#Noticias

Las «cuerdas de la vida» siguen hablando por sí solas

El himno "Strings Of Life", uno de los títulos fundamentales del Techno hecho en Detroit, de nuevo reeditado.

18.01.17
Frankie Pizá

Cualquier aficionado a la música electrónica ha tenido su propio momento con «Strings Of Life». Resulta obvio apuntar a que nos referimos al corte más popular de Derrick May, su obra más representativa, y también uno de los himnos del Techno hecho en Detroit, uno de los que le permitió al movimiento traspasar fronteras rápidamente.

Un disco sin bassline, con una fórmula simple pero imperecedera que ha recibido innumerables reinterpretaciones y remezclas; unas notas de piano que significan libertad, energía y decisión, una línea melódica que se traduce en motivación y pasión para el que la escucha, sea cual sea el contexto.

El disco fue producido por May como Rhythm Is Rhythm en 1987, y lanzado a través de su propio sello Transmat el mismo año; el nombre, en cualquier caso, lo puso Frankie Knuckles tras incluir una versión demo en una de sus sesiones en el mítico Warehouse de Chicago.

Junto a «Knights Of The Jaguar», «Clear», «At Les» o «Quetzal», «Strings Of Life» representa mejor que ningún otro disco el espíritu del Techno hecho en Detroit.

El vinilo en formato 12″ se ha reeditado y licenciado en decenas de ocasiones, tanto en sellos extranjeros como recopilaciones o ediciones no oficiales, aunque la versión original sigue despertando grandes sumas de dinero en el mercado de segunda mano.

Junto a «Nude Photo» o «It Is What It Is» resulta el clásico fundamental en el catálogo del sello.

Se puede conseguir aquí.