#Noticias

Las subculturas y las plataformas musicales

04.04.17
Frankie Pizá

En el hervidero del Nueva York de los 80, hace unos 40 años, había los que transitaban el Mudd Club y los que asistían religiosamente al Paradise Garage. Todos formaban parte de la misma comunidad.

Compartían el mismo gusto musical, una estética y seguramente valores similares, al margen de su identidad, cultura, género o raza. La música es y ha sido siempre un elemento de cohesión, con su propio poder social.

Hoy en día las cosas apenas han cambiado; podemos reconocer a un artista de un sello determinado o saber que un grupo pertenece a una escena concreta, pero la entrada de plataformas universales como SoundCloud, Bandcamp, Spotify o YouTube están proporcionando nuevas y naturales formas de identificación.

Existen propuestas creativas que conviven entre sus muros, los de los servicios como SoundCloud; basan como otros tantos su actividad siguiendo las líneas y límites que propone la compañía o sus planes de suscripción.

Allí, como en cualquier nicho compartido con millones de personas, surgen por probabilidad las coincidencias y los detalles comunes, ayudando a crear un retrato robot del «artista» que «publica su música en este sitio».

Las personas aportan al entorno virtual su propio carácter. Una de las muestras más peculiares y gráficas a la hora de representar esta realidad ocurrió este fin de semana, cuando el usuario @jsmithyeet comenzó a proponer un cara a cara de supuestos usuarios de SoundCloud y Bandcamp, enfrentándolos visualmente.

Un meme tan simple como acertado se extendió en la red en cuestión de horas: comenzaron a brotar identidades relacionadas con micro movimientos que han tenido su «hogar» en las diferentes plataformas, tales como el emo-Rap en SoundCloud o la música electrónica en baja fidelidad en Bandcamp.

Si hacemos un ejercicio sin apenas rigurosidad visualizaremos al ejemplo básico de artista que suele pasear por Beatport.

Al margen del meme, hay otro tipo de identificaciones que empiezan también a coger fuerza: los artistas del género House que basan su método de promoción y comunicación en YouTube. Aquí una pieza que desgrana parcialmente este tipo de «comunidad».