#Noticias

SoundCloud: ojalá sea solo una transición

La plataforma no se ha adaptado a la velocidad que debería al nuevo paradigma del consumo musical; cuenta con 173 empleados menos en todo el mundo.

07.07.17
Frankie Pizá

Aunque depende de lo que entendamos por un «mal momento». Ya se sabe que uno de los secretos de la vida es «desestigmatizar» el mal y el bien: son posiciones relativas que solo ocurren y conviven en nuestra percepción, ya que todo puede ser bueno o malo por alguna razón.

En este caso concreto: SoundCloud está acentuando su transición y arrastrando las secuelas de no haber podido adaptarse a la velocidad adecuada al nuevo paradigma del consumo musical (cuando realmente lo tenía todo de cara: una amplia base de datos de usuarios y contenido, el beneplácito de casi el 100% de los usuarios, etc).

Una vez las grandes discográficas se dieron cuenta (y otras empresas tecnológicas con más poder y envergadura), SoundCloud comenzó a titubear a nivel financiero y logístico.

Comenzaron los problemas, las licencias, los malos ratos de los usuarios con su propio contenido, la sensación de libertad arrebatada y una fatal transición (por ahora) al modelo Spotify que ha provocado una aún peor tasa de conversión (de gratuito a prémium) de los usuarios.

Alexander Ljung ha declarado a Bloomberg que la reducción de plantilla del 40% en los últimos meses (así como haber cerrado sus oficinas en Londres y San Francisco) corresponde a algo así como un pit stop. «Una parada para asegurar el éxito independiente a largo plazo» ha comentado el co-fundador.

En un comunicado de Ljung se pueden leer sus intenciones a la hora de «ser competitivos en el campo del streaming musical»; en la carta agradece a los trabajadores que han dejado SoundCloud por su labor, así como reafirma el funcionamiento de las oficinas en Berlín y Nueva York.

SoundCloud ha dejado ir a 173 trabajadores en total, pero según el CEO, seguirá activo en 190 países en todo el mundo y mantendrá su énfasis intacto. «Ser el lugar para el presente y lo que vendrá en el futuro de la música», según sus propias palabras.