#Noticias

This is (still) America

El nuevo track de Meek Mill, interpretado en directo el pasado lunes en los BET Awards con el featuring de Miguel, es otra denuncia de los abusos policiales y la represión que sufre la comunidad afroamericana. 

28.06.18
Antoni Ripoll

Texto de Guillermo Estrada-Nora. 

El pasado 25 de junio tuvo lugar la 18 edición de los BET Awards, creados en 2001 por la cadena Black Entertainment Television para reconocer a las personas afroamericanas y de otras minorías étnicas que destacan en el ámbito musical, deportivo y cultural.

En el certamen, Meek Mill presentaba en primicia su single “Stay Woke” (con Miguel en el featuring), tras salir de la cárcel hace unas semanas. El artista cumplió cinco meses de encarcelamiento por violación de libertad condicional después de ser sentenciado en 2008 por temas relacionados con drogas y armas.

“Stay Woke” enfoca sus lyrics en el uso de las armas en Estados Unidos y cómo en las últimas semanas, artistas como XXXTentacion o Jimmy Wopo fueron asesinados con armas de fuego. De hecho en el outfit que Meek eligió para la ocasión, pudimos ver a los dos raperos recientemente asesinados en el frontal y el reverso de su hoodie.

En los BET Awards, donde en el pasado han actuado artistas como Migos, Cardi B, Kendrick Lamar o Drake, (algunos de ellos más comprometidos con este tipo de causas y otros que hacen referencia en sus letras a la venta de drogas y el uso de armas) Meek se atrevía a llevar a cabo un tipo de presentación más polémica que de costumbre, cargada de simbolismo y teatralidad.

La puesta en escena representaba una calle de suburbio donde los niños están jugando rodeados de violencia, tráfico de drogas y brutalidad policial. Al final una niña muere a causa de un disparo y la policía la arropa con una bandera de USA, justamente en el verso que Meek dice “How I pledge allegiance to the flag, when they killin’ all our sons, all our dads?”. Después de esto vemos a todos los implicados en esa operación policial entre rejas y con su atuendo carcelario, un poco en la línea de la actuación de Kendrick Lamar en los Grammys del 2016.

En un país liderado por Donald Trump donde la división racial está patente debido a las políticas de inmigración que pretende imponer, y con el movimiento Black Lives Matter más activo que nunca, Meek va mas allá y dice que esto no es suficiente si no hay apoyo entre las personas de la misma condición.

“We scream, «Black Lives Matter,» but we still toting ladders

Watching our own brothers trying to get at us

Dreams get shattered when a scene full of crackers

And they charge you with some shit you ain’t do

You Like, “what happened?””

También se han visto ejemplos parecidos en los últimos meses como el “This Is America” de Childish Gambino donde el músico carga contra el uso de armas y las abusivas formas con las que la policía sigue tratando a este colectivo.

La lucha sigue. Muchos artistas que deciden obviarla o proyectar su talento hacia otras temáticas no tan intensas. Otros, ya sea por experiencias personales o por consciencia de minoría, usan su posición para lograr un cambio social. Es el caso de Meek Mill, que además ha creado una pieza excelente desde un punto de vista estrictamente musical.