keru-not-ever-infinite-machine-tereza

#Noticias

Los susurros de «Tereza», el genial disco de Keru Not Ever

Otra muestra de la altísima calidad que Infinte Machine mantiene en su línea editorial.

20.01.17
Aleix Mateu

Infinite Machine es un sello que release a release se está labrando un carisma irreprochable. Entre los títulos que llevan el distintivo IM delante del número de referencia encontramos nombres como Santa Muerte, Abyss, Ziúr, WWWINGS o Tomás Urquieta, con quien hablamos en motivo de su último álbum.

Por citar algunos, los mencionados no son ninguna excepción de calidad si les juntamos con los otros que se encuentran en el roster. Pero tampoco respecto a los potenciales artistas: el hombre al frente de Infinite Machine consigue seleccionar aquellos que crean un sonido genuino y que además aportan un valor diferencial a la línea del sello.

Es el caso de Keru Not Ever, artista canadiense que ahora se estrena en el sello con «Tereza«, álbum de una belleza singular e inusual que abraza los detalles más pequeños de nuestro entorno y los sublima en construcciones frágiles y luminosas.

A lo largo de las 11 canciones encontramos grabaciones de ambiente que hacen de colchón para cada pieza. Es el caso de la pista de parquet de baloncesto que suena en «Airflow! Velocity» debajo de una atmósfera que va subiendo de intensidad hasta llevarnos a algún estadio místico.

Las atmósferas de las canciones de Keru Not Ever, como la emotiva «Dogville«, «Bleached Canons For Peace» o la conclusiva «Pink Chrome and the Smile of Karenine«, empiezan de un sonido ambiental casi cotidiano intensificándose hasta desvelar la belleza detrás de aquello que nos rodea.

A medida que avanza el disco una voz femenina nos susurra al oído de forma incesante. Quizá sea Tereza, la protagonista de uno de los releases de Ambient más interesante en lo poco que llevamos de 2017.

Escucha el disco de Keru Not Ever a continuación.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.