trump-hillary-elecciones-americanas

#Noticias

Hillary, Trump, el artista y los memes

¿Qué papel tiene un artista dentro de la vida política de su país?

08.11.16
Aleix Mateu

En Estados Unidos lo tienen claro. A lo largo de toda la campaña electoral muchas celebrities se han convertido en prescriptores del voto y a la vez han incitado a hacerlo, motivando a sus fans y seguidores a seguir su ejemplo y apoyar a un determinado candidato.

Chance The Rapper, por ejemplo, lleva tiempo redactando twits incendiarios hacia Donald Trump y actuó en un meeting de Hillary. Hoy mismo, horas antes de conocer al presidente americano por los próximos 4 años, el rapero ha motivado el voto de su comunidad recogiendo a todo el público que esperaba después de su concierto gratuito, para guiarlos hasta las urnas en una marcha multitudinaria.

YG, por ejemplo, creó el explícito anthem anti Trump «Fuck Donald Trump» y hoy también está repartiendo bagels a los votantes para promover el voto para Hillary Clinton.

Recientemente nos preguntábamos por el papel del nuevo artista-pancarta e independiente y su función dentro del mercado actual. Esa notoriedad social que lleva al artista a ser carne de marcas es también esencial para unas elecciones que se han sumado a la lógica pirotécnica del media.

Si bien la singularidad de los candidatos de estas elecciones americanas prometía grandes anécdotas, el resultado no ha sido para menos: cuantos posts hemos visto al respecto de Hillary o Trump? Cuantos de nosotros no hemos dedicado alguna frase o pensamiento para expresar o valorar a quién votaríamos si viviéramos en Estados Unidos?

Jamás antes habíamos vivido unas elecciones de forma tan cercana y esto ha sido gracias a la sinérgica conexión entre el feed de Twitter y Facebook, las perlas de Trump y las continuas exclusivas de tramas de espionaje y perversión.

Ya sean las cintas de Trump o los mails de Hillary, hemos vivido la campaña a través de memes y locas actuaciones políticas. Hasta se dice que el equipo electoral de Trump esta sorprendido por haber llegado tan lejos.

Sea o no cierto, nos planteamos si realmente estamos asistiendo a unas elecciones reales o simplemente son un nexo de unión entre la realidad y la ficción.

La lógica del entretenimiento se ha comido el espacio que correspondía al de la información y la reflexión, y ahora las masas nos sometemos a la lógica de la ludificación y del espacio mediático regido por el poder simbólico. Por lo tanto, nos podemos preguntar si nuestra democracia toma la imagen del mundo del entretenimiento.

En este escenario nos encontramos a los artistas. Figuras mediáticas con el poder suficiente para influir en la decisión de los demás con una gran experiencia en aquello que ahora consigue guiar más las acciones: el entretenimiento.