#Noticias

El futuro después de Fabric

La comunidad electrónica londinense y algunas organizaciones se han tomado el cierre del club como un atentado real a la cultura británica.

09.09.16
Frankie Pizá

Aunque la decisión tiene pinta de irreversible, tanto la escena de clubes y electrónica londinense como algunas instituciones se niegan a desistir: el futuro de la cultura británica no puede continuar sin un sitio como Fabric.

Las muestras de protesta y decepción ante lo ocurrido se suceden desde la decisión de cierre definitivo: un apasionado Goldie ya vertió sus impresiones en la televisión, liderando a toda una comunidad que ha crecido con la influencia del club situado en Islington.

A pesar de que la decisión parece esconder otros muchos motivos (políticos, financieros y estratégicos, tal y como analizamos en este artículo), no está todo perdido.

En las últimas horas se ha sabido que el alcalde Sadiq Khan, máximo apoyo para la causa en estas últimas semanas, ha invitado a Four Tet para una comparecencia pública en la que el productor representará «la frustración colectiva» ante el acontecimiento y de alguna forma aportará su visión de la actual situación en la escena de clubes británica.

La propia comunidad londinense tampoco se está quedando parada: ya hay una protesta formal convocada para el 8 de octubre, donde bajo el eslogan «save our culture» y «save fabric», la salvación del club se está transformando colectivamente en una lucha «por la cultura». En el evento se pueden leer objetivos como «proteger el lugar sagrado donde nos hemos sentido libres o nos hemos enamorado».

Mientras, el club en sí mismo ha decidido que apelará la decisión de cierre ante el Islington Council. Para costear los gastos de lo que se prevé una batalla legal, tendrá el apoyo económico de una campaña de fondos impulsada por la Night Time Industries Association (NTIA) y su líder Alexander Proud.

El mismo Proud se ha referido al cierre como un «momento crítico» en la historia cultural londinense. Él mismo donará 10.000 libras de su bolsillo para los fondos; se esperan recaudar hasta medio millón de libras.