#Noticias

Delroy Edwards es mucho más que música para el club

Su álbum debut "Hangin' At The Beach" revela nuevas dimensiones dentro de su universo sonoro.

03.08.16
Frankie Pizá

Retrofuturismo es un término que aplicado a la música implica el gusto o el hábito por utilizar las tecnologías desfasadas. La aceleración con la que los dispositivos evolucionaron a partir de la década de los 80 generó que muchas herramientas y hardware quedaran obsoletas antes de que sus capacidades se volvieran anticuadas.

En concreto, en el ámbito de la música experimental éste proceso normalmente lleva implícito un comentario cultural: ya sea ironía o nostalgia, pocas veces observamos un discurso de este tipo que no lleve consigo un mensaje extramusical.

Aunque Delroy Edwards se ha ganado una reputación como ejecutor club capaz de balancearse entre el más rudo sonido Chicago o los instrumentales Hip Hop infectados por las tradiciones de Houston o Memphis, sus posibilidades como artista van mucho más allá.

Con su primer álbum bajo su propio nombre, «Hangin’ At The Beach», Edwards parece emparejar sus experimentos en baja frecuencia de «Teenage Tapes» (editados por The Death Of Rave en 2014) con sus mixtapes «Slowed Down Funk» para crear pequeños bocetos de electrónica en una fidelidad que recuerda a Ariel Pink.

Este tipo de texturas tratadas y desmejoradas están presentes en todo el material que lanza L.A. Club Resource, sea enfocado al club o no. Edwards reveló en una entrevista que detrás de esta estética no hay ningún objetivo secundario o segundas interpretaciones.

El álbum, de 30 cortes, consigue trasladarte a un escenario imaginario entre la fantasía y la melancolía.