#Noticias

Todos deberíamos tener una copia del álbum homónimo de Arthur Verocai

04.11.16
Frankie Pizá

Fotos de Fernando Bergamaschi.

Muchos piensan exactamente lo mismo que expresa Madlib: «Podría escuchar este álbum cada día por el resto de mi vida». No hace falta tomar un contacto especial con el primer álbum de Arthur Verocai para darnos cuenta de su grandeza y propiedades.

Se trata de una de las cumbres en la experimentación musical del Brasil de los 70, unas sesiones de grabación que llevaron la música tradicional del país a nuevos caminos por explorar, desde la integración orquestal del tipo David Axelrod a la intervención del Funk o el Soul.

Verocai, guitarrista, arreglista, compositor y productor originario de Río de Janeiro, comenzó su carrera en 1966 siendo impulsado tímidamente por Leny Andrade; en 1969 comenzó su carrera como músico de sesión y supervisor instrumental para trabajos de figuras como Jorge Benjor, Elizeth Cardoso, Gal Costa, Quarteto em Cy, MPB 4, Guilherme Lamounier, Marcos Valle, entre otros.

Como productor, destacaron sus trabajos para Anamaria e Mauricio, Lucinha Lins o la influencia que dejó en el recordado «Agora» de Ivan Lins, un año antes de encaminarse a su esplendoroso disco homónimo.

tiu-noticias-arthur-verocai-mr-bongo-1972-reissue-14

Aquel trabajo dejó una huella determinante en la canción brasileña para toda la década: los álbumes que Jorge Ben editaría durante ese período de tiempo son también una muestra de los arreglos de cuerda configurados por Verocai, inspirados en parte por otros productores norteamericanos como Charles Stepney.

Tras producir a la cantante Célia para Continental en dos álbumes, en un 1972 donde Brasil estaba sumido por una represiva dictadura militar, Verocai fue invitado por el presidente de la compañía para grabar un disco completo con sus propias composiciones.

«The idea of mixing strings with contemporary sounds came from my desire of searching for new paths. I think this album was very rich in terms of both quantity and quality of musicians.”

–Arthur Verocai.

Reeditado ya en varias ocasiones (Luv N’ Haight lo hizo en 2003, mientras que Kindred Spirits lo hizo en 2011), Rappcats comentan que el nuevo prensado de Mr. Bongo es la «reedición definitiva» del clásico.

El álbum actualizó el diccionario y léxico de la música tradicional brasileña, demostrando nuevas posibilidades y protestando sutilmente sobre la situación política y social que en aquel momento asolaba Brasil.

Algunos de los singles más conocidos del álbum son «Caboclo» o «Na Boca Do Sol».