#Noticias

Todas las virtudes de un DJ puro están en Antal

El cofundador de Rush Hour Recordings comparte un DJ set de más de cinco horas que es un perfecto ejemplo de su talento como selector.

22.06.18
Antoni Ripoll

Cuando se trata de valorar a un DJ únicamente por su faceta de DJ pocas veces hay un consenso amplio. Cada selector tiene su propia forma de entender las mezclas, el ritmo o la ecualización. Y cada usuario tiene su propia percepción del artista, según sus valores y su propia experiencia.

Por eso sorprende cuando un DJ puro (es decir, sin actividad editorial como productor) se cuela en el top of mind de la comunidad clubber solo por su sensibilidad como selector y mezclador. Y todavía sorprende más cuando esta credibilidad y este respeto siguen creciendo con los años. Es el caso de Antal, cofundador de un sello imprescindible en la historia reciente del house europeo, Rush Hour Recordings.

El de Amsterdam acaba de compartir un set de cinco horas que es un perfecto ejemplo de lo que un virtuoso es capaz de crear con dos platos y unas cuantas maletas de vinilos. Antal no sigue una progresión lineal ni tampoco mantiene un volumen constante. Además algunas mezclas son abruptas y si escuchamos la sesión en diagonal nos dará la sensación de que el DJ intenta conectar estilos muy alejados entre si.

Pero si tenemos la ocasión de escuchar la sesión en su totalidad (o al menos un buen tramo), nos daremos cuenta de que justamente todas estas irregularidades que el contexto digital nos ha enseñado que debían corregirse, acaban siendo la principal virtud del selector.

La sesión, grabada en el club OHM de Berlín hace quince días en una fiesta Altered Soul Experiment, es un viaje por la música de baile en todo su esplendor y contiene pasajes de boogie primigenio, house tardío, italodisco, deep house noventero e incluso algo de techno. Parece fácil y ahí está la gracia.