La primera gran recopilación sobre el sonido GQOM ya se puede escuchar íntegramente

#Noticias

La primera gran recopilación sobre el sonido GQOM ya se puede escuchar íntegramente

GQOM OH! lanza "The Sound of Durban Vol.1" .

02.02.16
Frankie Pizá

«The Sound of Durban Vol.1» ya se puede disfrutar al completo a través de SoundCloud. Se trata de la llegada de la primera gran iniciativa con el objetivo de abordar e ilustrar al mundo occidental sobre el sonido electrónico nacido en Durban, la ciudad sudafricana.

Como ya hemos explicado en varias ocasiones, el GQOM deriva de un término del zulú que significa «tambor» o «percusión»; el género se ha ido desarrollando a través de la red social KasiMP3 en los últimos 5 años; algunos de los jóvenes exponentes del movimiento son DJ LAG, Rudeboyz, Cruel Boyz, Emo Kid o Mafia Boyz. Es el sonido club germinado en los suburbios de Durban con poquísimos recursos y herramientas; un intenso, apocalíptico, hipnótico sonido que conecta con el House tribal, las bajas frecuencias, el Kwaito sudafricano o el UK-Funky, entre otras cosas.

Nan Kolè y Lerato Phiri son los encargados de dar forma a la compilación para el sello Gqom Oh!; Kolè comentaba sobre la carga social y política implícita en el GQOM diciendo que “you can feel the troubled history of South Africa. It’s riot music.»

«Tied to a specific dance called bhenga, gqom happens in a DIY-oriented universe, grafting organic and homemade samples on sourced software to create this wholly unique sound. The label’s greater aim is to invest in much needed technology to help build a local creative infrastructure.»

Julz Da DeeJay (en la foto), Cruel Boyz, Citizen Boy y Formation Boyz son algunos de los proyectos que aparecen en la recopilación, a la venta en formatos físicos y digitales desde el pasado 29 de enero.

«South Africa is a unique case in the African continent, a place of the soul that has no equal: so strongly western and so deeply African at the same time. With its mix of ethnic tradition and urban tension it has been a cradle of cultural phenomena. In its own way it is a country of great wealth, particularly rich of contradictions, yet 20 years after the end of apartheid little appears to have changed for the millions of black people that live in its notorious townships. It is from this background that innovations are continually being injected into the living body of the local music culture. The heartbeat of Durban is gqom.»

El corte «Africa’s Cry» de Dominowe ya se pudo escuchar en 2015.