#Entrevistas

La importancia de la improvisación: la experiencia de Zero y Chelis en Sónar Festival

El aragonés y el catalán adelanta algunas impresiones y detalles sobre su próxima gira conjunta y el mano a mano que tendrá lugar en Sónar Festival.

11.05.16
Frankie Pizá

«El set va a ser 100% improvisado, como siempre» comenta DJ Chelis, quien como DJ Zero, celebra cualquier oportunidad de elaborar una sesión sin limitaciones de tiempo y en la que se pueda desarrollar una narrativa. Al margen del tiempo que dure de la actuación, la improvisación es parte del ADN del veterano aragonés y una virtud que actualmente está en peligro de extinción.

«Este cambio de tendencia también puede hacer desaparecer o adaptarse a muchos DJs que preparan sesiones cortas y no dejan lugar a la improvisación».

–DJ Chelis.

Dentro del rol de un DJ y la recepción por parte del público se ha perdido el factor sorpresa; sets comprimidos, poca elasticidad y unos oyentes ya totalmente educados asisten a veladas con un formato en el que pueden pasar por cabina hasta un DJ por hora.

Carteles muy poblados pensados para contentar a un mayor número de público que obligan a los que ponen música a casi elaborar una rutina o coreografía más que una sesión de DJ libre e imaginativa en la que exista una interacción en ambas direcciones. El término DJ es hoy fast food, un omnipresente título que se utiliza para servir y cubrir necesidades.

En cualquier caso, Raül G. Pratginestós piensa que «los sets de duración limitada son interesantes en el sentido de acotar la propuesta y exprimirla al máximo», observando en la compresión una posibilidad para enfocar mejor y no dar pie a la dispersión.

«Tengo que decir que el compartir cabina es un poco como el sexo… con unas personas funciona de maravilla y con otras no tanto» comenta el influyente selector y coleccionista catalán sobre el hecho de compartir acción con otros DJs. «Más que individualismo, el trabajo del DJ ha sido casi siempre solitario» argumenta Raül ante la pregunta de si llega un momento en una trayectoria de dos décadas en el que se olvida el ego y se está más dispuesto a este tipo de iniciativas.

Ambos coinciden en que lo más importante es «tener el control sobre el proceso y el resultado»:

«Es dificil encontrar a alguien con quien sin preparar nada consigas crear un discurso coherente, dos mentes funcionando en paralelo como una sola».

–DJ Chelis.

«Entre los dos existe una química, tanto a nivel personal como musical, que creo interesante explorar y este proyecto se me antoja una ocasión inmejorable para hacerlo» confirma DJ Zero sobre la gira, que surgió tras una actuación sorpresa en Zaragoza:

«Ambos nos quedamos con muy buen sabor de boca después de la sesión conjunta del pasado Magma, así que cuando me propuso la idea de darle continuidad a través de esta gira, no lo dudé ni un instante».

–DJ Zero.

«La gira con Raül es algo que hace 20 años, cuando visitaba Wah Wah y me dejaba aconsejar por esta eminencia, no me hubiese creído» relata Chelis, que además está seguro que esta iniciativa será una ocasión para «disfrutar juntos de nuestra otra pasión que es la gastronomía»: «Los viajes que son la peor parte de esta profesión van a adquirir un plano más lúdico y divertido».

Ante tal unión de experiencia y perspectiva tras los platos, con dos DJs como Chelis y Zero en los que el eclecticismo y la técnica son virtudes y propiedades compartidas, Pratginestós alerta sobre la necesidad de que acudamos libres de «cualquier preconcepción»:

«La idea es ofrecer un freestyle set totalmente improvisado mas allá de géneros o estilos. De todos modos, cualquiera que nos conozca medianamente bien, sabrá que somos cualquier cosa excepto predecibles en cuanto a la selección musical».

–DJ Zero.

Cómo no había surgido antes la idea de planear una gira y sesión conjunta? Era ahora el momento más adecuado creéis?

Chelis: La verdad es que plantear una gira me cuesta, imaginar una gira conjunta con alguien, en el caso de Raül fue algo casual aunque buscado ya que el año pasado en el festival Magma, Raül montaba un stand y aprovechando su presencia dejé un pequeño slot de 40 minutos que se llamaba b2b para pinchar juntos, fue una sorpresa que no se desveló hasta el momento de la actuación. La experiencia fue increíble, mucha conexión y buenas vibraciones por lo que se me ocurrió proponerle este plan y aquí estamos.

Zero: Como bien dice Chelis, la idea surgió de un modo casual. Ambos nos quedamos con muy buen sabor de boca después de la sesión conjunta del pasado Magma, así que cuando me propuso la idea de darle continuidad a través de esta gira, no lo dudé ni un instante. Entre los dos existe una química, tanto a nivel personal como musical, que creo interesante explorar y este proyecto se me antoja una ocasión inmejorable para hacerlo.

El oficio del DJ es muy individualista, y vosotros sois dos grandes individuales respetados de forma unánime dentro y fuera de nuestro país. Llega un momento en que se olvida el ego y hay más facilidad para este tipo de iniciativas?

CH: En mi caso no se trata tanto de individualismo como de querer tener el control sobre el proceso y el resultado, es difícil encontrar a alguien con quien sin preparar nada consigas crear un discurso coherente, dos mentes funcionando en paralelo como una.

Con Diego Mwëslee pasaba aunque a veces se nos iba la castaña, otras personas con las que he hecho b2b y he estado cómodo han sido Der, Funkforward, Pau Roca o Sweet Drinkz. Creo que la clave es que las formas de pinchar no difieran mucho, no podría pinchar b2b con alguien que haga mezclas larguísimas porque parecería una sesión coja ni con alguien que no tenga una actitud ecléctica a la hora de ponerse a los platos.

Z: A mi más que individualista, siempre me ha parecido un oficio mas bien solitario. Percepciones subjetivas aparte, coincido con Chelis en que el control del proceso y resultado es un factor decisivo a la hora de no querer compartir los platos con cualquiera.

Con todo, mi experiencia personal tras cerca de veinte años de carrera es que, de un modo u otro, el compartir platos es casi siempre una experiencia enriquecedora en donde la unión de dos personalidades, a menudo antagónicas o al menos diversas, crea algo nuevo.

En este sentido creo que es básico escuchar mucho lo que hace la otra persona, establecer una especie de diálogo musical entre ambos y tener la voluntad de crear algo común a través de dicho diálogo. Disquisiciones teóricas aparte, también tengo que decir que el compartir cabina es un poco como el sexo… con unas personas funciona de maravilla y con otras no tanto así que hay un cierto componente instintivo que muchas veces se escapa al análisis de corte mas racional.

Por último, añadir que mi experiencia personal al respecto ha estado siempre mas marcada por motivos prácticos, en su mayoría slots o residencias demasiada largas como para afrontar en solitario, sin dejar de lado esta vocación de proyecto común entre dos profesionales. En ese sentido guardo muy buenos recuerdos de las sesiones compartidas con Omar, Vicknoise, Djd! (las noches In The Moog For Love) o más recientemente, un improvisado mano a mano (reivindico de paso este concepto en contraposición al anglicismo back-to-back) con Djohnston que esperamos dar continuidad también en un futuro evento.

Dada la vasta experiencia de ambos y la diversidad de vuestras colecciones, habréis pensado de forma exhaustiva qué incluiréis y qué no en vuestras actuaciones, verdad? En qué términos girarán las sesiones? Habrá más enfoque sobre las rarezas? Se pasará por muchas etapas progresivamente?

CH: La verdad es que no hemos pensado demasiado, la intención es ofrecer sets largos a la carta, es decir la persona que nos contrata nos puede pedir donde quiere que empiece y donde quiere que acabe el set. Los sets serán mayoritariamente en vinilo no tanto por fetichismo sino porque es el formato en que tenemos la mayoría de la música y posiblemente con el que nos sentimos más cómodos. Queremos que cada set de la gira sea diferente al anterior.

Z: Como dice Chelis, la idea es ofrecer sets a la carta, adecuados a cada local donde actuemos y abiertos a sugerencias de índole temática y/o estilística. A partir de esos parámetros, desarrollaremos el concepto de sesión que esperemos nos lleve por diferentes resultados y derroteros. La idea es acotarnos pero no encorsetarnos.

Últimamente se está reivindicando por parte de festivales y promotoras una vuelta al djing tradicional, las largas sesiones y los desarrollos con más fundamento; parece que se comienza a ver el ocaso del DJ sometido a breves tiempos y a tener que incluir cada vez más material en el menor tiempo posible. Qué impresiones tenéis sobre esto?

CH: ALELUYA!!!

La verdad es que como DJs de la vieja escuela que estamos acostumbrados y celebramos las sesiones largas nos parece una magnífica noticia. Contar algo o desarrollar una sesión en una hora era algo de locos, me parece que la duración mínima de una sesión deberían ser 3 horas, yo de hecho cuando más disfruto es en las sesiones de 6 horas y más. Este cambio de tendencia también puede hacer desaparecer o adaptarse a muchos DJs que preparan sesiones cortas y no dejan lugar a la improvisación.

Z: Yo por mi parte, voy a extenderme un poco más. Ambas opciones me parecen válidas, mientras que los sets largos ofrecen las posibilidades ya conocidas de un mayor desarrollo y amplitud musical, los sets de duración limitada me parecen interesantes en el sentido de acotar la propuesta y exprimirla al máximo. En este sentido, nuestro slot en el pasado Magma puede ser un buen ejemplo: 40 vertiginosos minutos entorno al difuso concepto “rave / old school hardcore” donde ambos forzamos al máximo nuestros skills/selección.

Chelis, tu ya has hecho varios B2B con otros DJs muy versátiles, como por ejemplo Mwëslee. Qué opinas de ese concepto y qué crees que te aportará esta gira con Zero?

CH: La gira con Raül es algo que hace 20 años, cuando visitaba Wah Wah y me dejaba aconsejar por esta eminencia, no me hubiese creído. Esta gira estoy seguro que me va a hacer crecer como y vamos a disfrutar de nuestra otra pasión que es la gastronomía. Los viajes que son la peor parte de esta profesión van a adquirir un plano más lúdico y divertido.

Cómo debe venir preparada la gente que se acerque a vuestra sesión en Sónar Festival? Habrá alguna sorpresa que podáis adelantar?

CH: Lo primero que tiene que hacer es darse prisa ya que abrimos escenario, tenemos una hora en la que vamos a intentar hacer un warm up coherente pero muy variado que prepare a la audiencia para el concierto de Anohni. Seguro que hay muchas sorpresas pero las viviremos todos juntos ya que el set va a ser improvisado al 100% como siempre.

Z: Por mi parte recomiendo a todos aquellos que se acerquen a nuestro set que dejen de lado cualquier idea preconcebida sobre lo que va o no a sonar (valga la redundancia)… la idea es ofrecer un freestyle set totalmente improvisado mas allá de géneros o estilos. De todos modos, cualquiera que nos conozca medianamente bien, sabrá que somos cualquier cosa excepto predecibles en cuanto a la selección musical.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.