#Entrevistas

Univers: “es bonito que las cosas conserven un cierto misterio”

28.08.14
Xavi S. Pons

Sin duda alguna es el grupo que ha firmado uno de los mejores debuts de la temporada. L’Estat Natural (Famèlic, 2014), disco que estrenamos en exclusiva en nuestra web, es una clase maestra de ruido y melodía que mira a los años dorados del C-86 y los relee a base de frescura y descaro. Gracias a su primer álbum, Univers ya ha estado de gira por Estados Unidos y México, y ahora nos hemos decidido a tener una charla con ellos. Este ha sido el resultado.

TIU: Con “La Pedregada” (Famélic, 2013) ya nos pusisteis en aviso: cinco canciones con costuras noise en garganta catalana que sacaban a pasear el shoegaze, el rock con reverb y el pop ruidoso. Las críticas (positivas) no se hicieron de rogar y fuisteis elegidos por alguna que otra prestigiosa revista patria como mejor single nacional, ¿supuso esto aún más presión a la hora de grabar vuestro debut?

Univers: Lo cierto es que nos sentimos muy afortunados por el trato recibido por todo el mundo que ha acogido nuestra música. Tanto desde la crítica como desde los promotores y el público siempre nos ha parecido que la gente veía el proyecto y la forma de hacer las cosas con una ilusión maravillosa o mejor aún, con una pasión inmensa. La elección que comentas nos pilló totalmente por sorpresa como tantas otras cosas que han ido sucediendo, pero tal vez ésta resulta algo más especial por la gente con la que compartíamos la lista. Algo así te llena de ilusión, no vemos cómo puede presionar a uno. 

Por cierto, a cuento de la portada ¿cuál es el “estado natural” al que os referís? ¿Hay alguna connotación política en el título?

No tiene ninguna intención política. De hecho nos aborrece mucho que lo creativo se mezcle con lo político, de algún modo lo creativo pierde algo clave al meterse en política.

Por los títulos y las letras del álbum uno puede ver por dónde van los tiros en el disco. Es una pregunta triste de responder porque uno tiene que desenmascarar su propuesta, explicar en tres líneas lo que ha costado meses, es bonito que las cosas conserven un cierto misterio, una tarea que encomiendas al espectador en cierto modo. Eso en nuestro caso, en que cedemos mucho al oyente para su interpretación resulta difícil, pero ya otras veces hemos apuntado que se trata de una especie de paisaje metafórico/psicológico que deambula alrededor de la memoria reciente, las relaciones y la vida nocturna.

Mientras que algunos grupos rehúyen de sus influencias vosotros no solo las reivindicáis sino que incluso os subís al escenario para hacer versiones de The Jesus & Mary Chain, como bien demostrasteis en la sala Apolo ¿vivimos, como apuntan algunos críticos, en un continuo estado de reciclaje musical?

Sí y no. El pop es eso en esencia, reciclaje, desde todas sus vertientes. Pero también tiene cabida la novedad. En el caso musical uno se encuentra de golpe con un genio, una figura que puede ser capaz de construir un nuevo molde o reinventar algo y deformarlo hasta un sonido personal y particular, cuando eso ocurre es maravilloso y seguramente se habla de una leyenda o alguien que será recordado o marcará profundamente una época. De todos modos, dentro de ese devaneo de novedades también existen los géneros y los lugares en común que de hecho, constituyen el verdadero grosor del mundo de la música. Miles de proyectos se han movido ahí y de hecho gran parte de la música que se denomina de culto forma parte de este segundo grupo, menor si se quiere en cuanto a riqueza estética, pero igualmente poderoso e influyente y no necesariamente ligado a la idea de novedad sino a la idea de lo que es precisamente lo pop.

Teniendo en cuenta que no todos cantabais en catalán en vuestros anteriores proyectos, ¿por qué habéis decidido hacerlo ahora? ¿Os ha animado el éxito de otros grupos?

Jamás tomaríamos una decisión persiguiendo éxito. De hecho, ¿qué es verdaderamente el éxito? Esa es una palabra muy fea que tiene la culpa de muchos males que azotan nuestro mundo. El catalán es nuestra lengua, la usamos los cuatro para comunicarnos entre nosotros, con la mayoría de amistades y con nuestras familias. Al empezar el proyecto nos hicimos la pregunta del idioma y nos pareció bonito hacerlo así. Una vez tomada la decisión hay que decir que resulta un reto en cuanto a la escritura de las letras. Lo cierto es que del mismo modo en que es más difícil escribir también se desarrolla mucho más el discurso. 

Entiendo, por lo tanto, que priorizáis el estilo sobre la lengua, ¿sigue siendo el rock el vehículo musical más popular sin importar corsés lingüísticos, a priori, más limitadores?

No entendemos esta pregunta, parece que se obvie la respuesta anterior. No acabamos de ver como lo lingüístico puede ser un corsé, a algunos nos encanta el synth pop alemán y no entendemos nada de nada. Le vemos en realidad una estética. En realidad por eso hay tantas bandas que cantan en inglés. Escuchamos muchísima música en esa lengua, casi toda, ¿no? Para nosotros resulta muy difícil aparentar o engañar (si se prefiere) al oyente. De algún modo una canción o un disco es una puesta en evidencia, si uno se desnuda de verdad, en un acto de belleza, difícilmente su música no lo será. 

Y por último, y teniendo en cuenta el auge de la escena electrónica de la Ciudad Condal, ¿habéis pensado en colaborar con gente como John Talabot o bRUNA, por decir solo algunos nombres?

Es una alegría ver que sonidos y proyectos de Barcelona se están dando a conocer o incluso triunfando por el mundo. Sigue siendo triste que a algunas bandas les cueste tanto jugar en casa o dicho de otro modo, que a mucha gente le cueste tanto apoyar a una escena local y luego envidie las escenas de otros países. Barcelona vive un momento popular pero no necesariamente mejor que otros momentos.

En cuanto al cruce de nuestra música con la electrónica, lo vivimos una vez y lo cierto es que nos sorprendimos muchísimo. Es algo complejo porque los parámetros y estructuras que mueven esos mundos (el pop y la electrónica) son muy distantes. Sería bonito a veces acercar esos dos mundos, desde lo musical y desde los movimientos de escena. En todo caso los artistas que apuntas son maravillosos, sería seguramente precioso poder ver trabajar gente como esa, pero tal vez también podría quedar algo rarísimo o peor, verse como algo oportunista.  

Por Rubén Acevedo

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.