#Entrevistas

Paraleloan son simplemente 6 horas de música

"Apagar las luces cuando empieza la música y encenderlas cuando termina".

07.12.15
Frankie Pizá

Fotos de Penélope Cerezo

Han pasado un poco más de 3 años desde que el primer cartel presentado por la promotora Paraleloan en el País Vasco surgiera en redes sociales sin ningún síntoma de exageración o pretenciosidad. Nada ha cambiado prácticamente: con un símbolo sencillo y directo, un flyer en blanco y negro que mantienen hoy en día, que ya es parte de su discreta estética, y dando todo el protagonismo a las entidades artísticas.

Con una línea editorial ejemplar y delimitada tras casi una veintena de fiestas a sus espaldas, Paraleloan es sinónimo de constancia y buen gusto, pero también de riesgo y personalidad; instaurando su hogar tanto en el Kafe Antzokia de Bilbao o el Dabadaba en Donostia, Katza y Egoitz han contribuido a que artistas de talle internacional como Kode9, Actress, Powell, DJ Sotofett o Lena Willikens hayan pisado tierras vascas, siempre acompañados de algunos de los mejores selectores de nuestra geografía.

En una de sus escasas entrevistas, los fundadores de una de las noches club más influyentes de las celebradas en nuestro país hablan de sus precedentes en Euskal Herria, su ideología, el contexto actual de la programación electrónica y de cómo han construido un carisma único a lo largo de estos 3 años de actividad.

A pesar de que en Euskadi hay una gran tradición de propuestas culturales de vanguardia y experimentales (ERTZ y Audiolab en Donostia, Larraskito en Bilbao, Mugako junto a Artium en Gasteiz recientemente), la zona no suele generar propuestas club fuera de lo convencional y del mainstream. Históricamente ha faltado siempre ese punto intermedio, verdad? Dónde fuisteis a buscar vuestros referentes?

Paraleloan: Es cierto, que en lo que se refiere a música electrónica, ha habido de alguna manera dos polos opuestos. Uno más experimental, o si se quiere, académico (Ertz, Audiolab, etc…), que por su propia naturaleza tiene vocación minoritaria, y otro más ligado al ocio y al baile, con las grandes discotecas vascas, como el Txitxarro, Itzela, etc, que movían hace 15 años cantidades ingentes de jóvenes, y que era en si misma algo parecido a una escena. Entre estos dos mundos había pocas propuestas en la mitad, sí que las ha habido, pero no muchas.

En cambio, en la escena rock/hardcore vasca,en los 90 y principios del 2000, hubo esta especie de momento, en el que las propuestas de riesgo eran a su vez bastante populares. Nosotros venimos de esta tradición en particular, y se podría decir que nuestro referente más claro es ese.

Al comenzar, y aunque está comprobado (por ejemplo) que una cita como ERTZ ha reunido un público fiel durante sus más de 15 años de existencia, seguramente pensasteis que no habría público para vuestras propuestas…

P: Teníamos la sensación de que sí que podría haber público para nuestra propuesta, si no, no nos hubiéramos animado. Sentíamos que estaba ocurriendo algo así como un fin de ciclo en lo estético, donde la gente estaba reclamando propuestas de ocio más arriesgadas, relacionadas con el baile y la cultura de club. Quizás era una sensación guiada por nuestro entorno más próximo, pero para nosotros era evidente que en nuestras ciudades, faltaba este espacio, ese nicho que existe en cualquier otra ciudad europea.

Por qué no proliferan este tipo de propuestas en Euskadi? Porque las tendencias musicales imperantes son otras o por algún factor institucional?

P: Sí, sí que ha habido propuestas, y hace 10 años aún más, pero eran bastante minoritarias. No nos gustaría que la gente pensara que somos los primeros en programar música electrónica no-maintsream en el País Vasco, porque no sería justo. Lo que pasa es que en aquellos años nosotros estábamos probablemente escuchando Fugazi o Eskorbuto. No nos sentimos legitimados para hablar de la escena electrónica en Euskal Herria, no venimos de esa tradición, y nos perdimos bastantes cosas.

Hace unos meses, uno de los fundadores del festival Mugako en Gasteiz comentaba, en referencia al futuro del evento, que «había que hacer algo con mucha personalidad para conseguir que la gente se acercara aquí». Para Paraleloan, es un objetivo de más peso convertirse en una cita a la que peregrinar o más bien educar al público de Euskadi?

P: Nosotros programamos noches para la gente de aquí, ese es nuestro público. Si sube gente de Madrid o Barcelona, o baja gente de Biarritz, perfecto. Pero nunca pensamos en ello cuando programamos. Ahora bien, educar no es un término que nos guste mucho. Creemos que hay una tendencia a elevar a un altar las propuestas de este tipo.

En este mundillo se hace mucho hincapié en términos como “electrónica de boutique, música para connoiseurs” etc, como queriéndose distinguir de la plebe, y aparte de ser paternalista, nos parece tirar piedras contra tu propio tejado. La gente tiene mayor querencia por la música no convencional de lo que muchos se piensan.

La clave de Paraleloan es esa, la personalidad, una «ideología» que a mi modo de ver se percibe desde los artistas que contratáis a la forma en que anunciáis las fiestas en redes sociales o vuestros sobrios carteles. Reside para vosotros también la clave ahí? Qué factores creéis que han sido determinante para vuestro éxito y…, si realmente consideráis hoy por hoy a Paraleloan un éxito.

P: El hecho de que llevemos ya 3 años y 20 eventos organizados nos parece ya en si mismo un éxito. Nunca imaginamos que podíamos llegar tan lejos, y además con ganas de seguir haciéndolo. Si, creemos que una de las claves de que nuestra propuesta funcione reside en el aspecto comunicativo. Seguimos pensando que nuestro activo más importante es la programación y la línea editorial, pero es verdad que la manera en la que presentamos nuestras noches tiene también su peso.

Más que personalidad, hemos querido hacer lo contrario y presentarlo de manera impersonal, casi como si no hubiera nadie detrás, vaciándolo al máximo y prescindiendo del contenido superfluo. Pensamos que esto puede ayudar a que la gente sienta Paraleloan como algo suyo.

Pregunta básica: cuál es el concepto inicial de Paraleloan?

P: El concepto inicial es el mismo que el que seguimos teniendo 3 años después. Es sencillísimo; Contratar artistas que nos gustan y nos parecen relevantes, 2/3 artistas por noche, que tengan tiempo para desarrollar. Traerlos a una sala pequeña, nada de visuales, no nos interesan. Apagar las luces cuando empieza la música y encenderlas cuando termina. Paraleloan es básicamente eso, esas 6 horas de música.

Habíais tenido contacto con la programación o promoción cultural antes de Paraleloan? Después del recorrido has ahora, haríais todo exactamente igual? Cambiaríais algo?

P: Sí que hemos estado siempre cerca de la programación y promoción cultural, de distintas maneras, pero no es muy relevante en el asunto que nos toca. ¿Si volviéramos a empezar? Lo haríamos todo exactamente igual.

En la primera edición de Paraleloan, apostasteis por un invitado de excepción. Hoy por hoy Actress se me asemeja como el artista que mejor define a la promotora, el que volvería a un cierre hipotético de la misma a cerrar el círculo…

P: Es curioso que menciones esto, pues tras nuestra primera noche con Actress pensamos: “Bueno, ya podemos dejarlo”. Sí que es verdad que es un artista que sintetiza muy bien todo lo que nos gusta de esta música, esa tensión que existe entre música negra y música del espacio exterior, entre tradición y vanguardia, entre introspección y hedonismo.

Nos interesan mucho las cosas que no están perfectamente definidas, donde los límites se distorsionan y se redefinen. Odiaríamos que alguien se refiriese a nosotros como una noche de House o de Techno. Obviamente, hay nexos de unión entre todos los artistas que hemos traído, pero nos gusta pensar que las conexiones no son tan obvias.

En la descripción, remontándonos a 2012, comentabais que «Paraleloan sería una propuesta que se desarrollaría en espacios íntimos y aforos reducidos». Contempláis un Paraleloan para 500 o 600 personas en el futuro?

P: No es algo que descartemos por ahora, pero sí que es verdad que a nivel usuario, tenemos predilección por los espacios pequeños y oscuros. Nos interesa mucho el conflicto entre lo anónimo y lo comunitario que se crea en los espacios así, son lugares donde te sientes protegido y liberado a la vez, todas estas contradicciones nos interesan mucho.

Qué directo, bolo o actuación recordáis con más cariño? Y qué edición os ha enseñado más? Tanto a nivel negativo como positivo…

P: No sabríamos con qué actuación quedarnos la verdad, ha habido grandes noches de música, sobre todo, lo que en nuestra cabeza perduran son momentos concretos; la hora y media de free jazz de Sotofett, cuando Marcellus Pittmann se puso a poner Basic Channels, cuando los Pender Street Steppers cerraron con Kendrick Lamar, la extraña cadencia que llevaba el set de Madteo, la intesidad con la que terminó Lena Willikens, cuando Powell pinchó temas gabber…

Paraleloan es ya una influencia en Euskadi y en España. Mugako y otras fiestas en Euskadi han sido motivadas por la constancia y persistencia de vuestro trabajo. Al menos yo lo creo así. Vosotros compartís esa percepción? Habéis observado vuestra influencia en algún otro lado o de algún otro modo?

P: No creemos que esto sea del todo así, la gente tras el Mugako es gente con muchos años de recorrido que ha terminado cristalizándolo en un festival. Tampoco es que busquemos ser influyentes en este sentido, nos conformamos con crear un espacio en el que por unas horas, no exista el mundo exterior. Nos gustaría que nuestro esfuerzo calara de alguna manera entre nuestro público, pero en un plano más personal y privado, no tanto a nivel de ser un referente para una hipotética escena.

A menudo es difícil traer según qué artistas a Bilbao o Donostia. De qué modo inciden las agencias internacionales y la buena relación con las mismas en este trabajo?

P: La dificultad de traer un artista a un lugar como este, reside únicamente en tu capacidad de hacer frente a un caché y de recuperar el dinero. Aparte de esto, no creemos que exista una dificultad especial, estés en Bilbao o en Teruel. Sí que es verdad, que a medida que te vas abriendo camino, y las agencias de booking te identifican como una noche sólida, donde el público se entrega y los artistas son bien tratados, te vas volviendo parte de un circuito en el que es más sencillo operar.

Para una promotora tan pequeña como la nuestra, y funcionando en clubs pequeños de ciudades también pequeñas, el factor humano es primordial para poder destacar entre tanto Club prestigioso. Utilizamos los pocos recursos que tenemos para que los artistas se sientan cómodos y den lo mejor de sí mismos. La mayor parte de nuestro esfuerzo suele ir encaminado a crear condiciones favorables tanto para las agencias, como para los artistas y el público.

La última noche de Paraleloan en este 2015 tendrá lugar el próximo 26 de diciembre en Donostia y tendrá como invitada principal a Helena Hauff

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.