#Entrevistas

Lanoche: Una atmósfera, un ritmo, un sonido que te envuelve

"Lo que te lleva a acercarte a una música determinada no tiene que ver con la identidad de género, sino principalmente tu gusto y sensibilidad, la manera en que sientes la música".

15.02.16
Olivia Moreno

Fotografías de Fátima Ruiz.

Lanoche se ha introducido de forma sutil pero firme en el panorama musical estatal con sus producciones bien cuidadas y evocadoras sobre el patrón House/Deep House.

Si bien hace unas semanas hablábamos sobre su próximo lanzamiento, el EP «Inmensamente» a través de So Unreal, hoy nos hemos sentado a charlar un poco sobre colaboraciones, próximos planes y distintos aspectos de su proceso creativo.

La mayoría te conocimos por tu colaboración en el paquete de remixes en torno a temas de Desert que preparó el sello catalán Modern Obscure Music, ¿cómo surge esta colaboración?

Conocí a Cristina y Eloi en Berlín cuando yo vivía allí y ellos estaban de vacaciones, si no me equivoco en el verano de 2012. Me los presentó un amigo común. Volví a verlos cuando tocaron en La Casa Encendida en el verano de 2014 y después del concierto fuimos a tomar algo. Allí fue cuando surgió la idea del remix.

Pensé que su música tenía muchas posibilidades para ser remezclada y se lo comenté a Cristina, quien a su vez me dijo que estaban en proceso de hacer el EP de remixes en Modern Obscure Music y que habían pensado en mí como una de las opciones. Luego ya estuve en contacto con Pedro Vian y terminó de tomar forma unos meses después.

Ahora acabamos de recibir tu último lanzamiento, «Inmensamente EP», que hayas escogido este título, me hace pensar en el vídeo de tu track «Sombras en mi corazón», ya que se retrata el mar y de algún modo me remite también a «la inmensidad». ¿Por qué escogiste este título, tiene algún significado especial para ti?

No hay una razón especial. A veces vienen a mi mente palabras o conceptos que pueden gustarme para títulos de canciones, o me imagino un posible LP con un nombre determinado. Hace casi 10 años escribí un breve texto para un flyer y en cierto momento decía ahí «en tus brazos me sentí inmensamente feliz». Lo recuperé hace poco y lo posteé junto a una foto en Instagram. Desde ese momento la palabra «inmensamente» me estuvo rondando en la cabeza y al ir a elegir los títulos de los temas para el EP decidí ponérselo a uno, aunque es precisamente un tema sin un componente romántico.

Continuando con el EP ¿Puedes hablarnos un poco sobre tu proceso creativo, y sobre qué equipo utilizaste?

Utilizo Ableton Live como base principal para hacer cualquier proyecto, por todas las posibilidades que ofrece y lo cómodo que es para trabajar. Además, a día de hoy es el programa que más he utilizado y con el que mejor me manejo. No siento especial interés por todo el debate que existe sobre si es mejor hacer música con hardware o software. Todo es válido si te permite llegar a algo interesante. No obstante, me gustaría trabajar cuando pueda de manera diferente y por supuesto que me encantaría poder trabajar también con hardware.

En cuanto al proceso creativo, aunque a veces me pongo a pensar en conceptos finales como «un EP de música de club» o «un EP ambient», lo habitual es ponerme a trabajar hasta que doy con una atmósfera, un ritmo o un sonido que me dice algo y de donde pienso que podría salir quizás un tema interesante. Luego es cuestión de desarrollar ese concepto hasta tener un tema que se pueda considerar que tiene feeling y merecería la pena que viera la luz. A veces aparece algo como por arte de magia, pero normalmente me cuesta bastante y por eso tardo tanto en sacar adelante las cosas.

Viendo tu blog personal, y tu cuenta de Instagram, parece que lo visual tiene un gran lugar en tu espacio creativo. ¿Hay interacción entre esto y tu proyecto musical? ¿Podrías llegar a entenderlo como un todo?

No tengo claro si es realmente un todo, porque la música siempre puede y quizás también debe ser considerada de manera aislada, pero sí lo considero muy importante. Me encanta lo visual, especialmente la fotografía en los últimos años, y siempre me ha atraído la imagen asociada a la música. Desde que tenía unos 20 años y compraba discos de Siouxsie & The Banshees, The Cure o Grace Jones, por ejemplo, las portadas eran un elemento que me atraía mucho y me hacía más fan de esos artistas. Eran parte de una propuesta que trascendía lo musical y así es como yo también entiendo mi trabajo. Creo que es un recurso expresivo muy importante y a veces incluso fundamental de una propuesta.

«Inmensamente» es el primer EP de So Unreal y mi intención es que haya en un futuro próximo más lanzamientos, que en la medida de lo posible me gustaría que fueran acompañados de un artwork bonito y potente, y el formato en vinilo se presta especialmente a ello. Ésa siempre fue una de las ideas que más me atraían de tener un sello: tener el control sobre el artwork. Lo malo ha sido comprobar cuánto encarece una edición querer tener una carpeta con portada, más aún a color.

También, extramusicalmente, o quizás no tanto, he observado que en tus fotos hay una gran ambigüedad de género. ¿Puedo preguntarte cómo experimentas el concepto de género? ¿Crees que esto te influencia a nivel artístico?

No juego premeditadamente con ninguna ambigüedad de género. Soy como soy y la imagen que muestro de mí es la mía, la que llevo en cada momento y mejor me hace sentir. A veces me he planteado hasta qué punto la cuestión de género, que ha sido y es determinante en mi vida, me ha podido encaminar hacia el espacio artístico en el que me muevo actualmente y creo que me inclinaría a pensar que no especialmente.

Creo que lo que te lleva a acercarte a una música determinada no tiene que ver con la identidad de género, sino principalmente tu gusto y sensibilidad, la manera en que sientes la música. Suena obvio, pero reconozco que yo a veces he llegado también a planteármelo. Cualquier cualidad personal que tengas puede influir en tu vida, en la elección de los caminos que acabas tomando, pero a nivel musical lo que más cuenta es, como decía, el gusto y la sensibilidad de cada uno.

Lo que sí que pienso es que la ambigüedad de género te puede afectar artísticamente si implica que se te cataloga de determinada manera. Existen muchos prejuicios y demostrar que haces una propuesta artística seria quizás es en un principio más difícil para mí que para otras personas. Sin embargo, como una vez me dijo una amiga a este respecto, se te pueden cerrar muchas puertas por ser de una determinada manera, pero también se te pueden abrir otras muy interesantes precisamente por ello, así que quizás el balance no termine por ser negativo.

Lo que me aburriría es que se me pudiera catalogar junto a otros artistas por meras cuestiones de género. Que yo sepa, no se presenta a los artistas varones heterosexuales como un colectivo al que se deba prestar atención por esas cualidades. Me gustaría que se hiciera lo mismo conmigo, y no se me metiera en ningún cajón de sastre por razón de mi imagen, identidad de género u orientación sexual.

Volviendo al terreno musical, ¿nos puedes hablar de algunos artistas que sean referencia para ti ahora mismo?

Referencias fundamentales para mí desde hace mucho tiempo son clásicos como Brian Eno, Harold Budd, Wolfgang Voigt, Jan Jelinek o Terre Thaemlitz (DJ Sprinkles).

En los últimos años me ha influenciado mucho el sonido de artistas americanos como Fred P, Aybee, Jus-Ed, Joey Anderson, DJ Qu, Nicuri, Dakini9 o DJ Spider. Cada uno con un estilo personal, han sido capaces, a mi parecer, de mostrar un camino donde música de club extraña y underground y atmósferas capaces de emocionar se combinan de manera brillante. Dentro también del ámbito americano, destacaría a artistas aún relativamente emergentes como Aurora Halal, Jordan, Generation Next o Jay Daniel.

En el ámbito europeo me gustan mucho XDB, Rai Scott, STL, Mura Oka, Sculpture, Tolouse Low Trax o el sello Northern Electronics y, a nivel nacional, destacaría a Dubbyman y su sello Deep Explorer, Uanamani, Rumore y el trabajo de su sello Discomaths, DJ F aka Ideograma o el sello Atrocious Symphonies, por decir unos pocos ejemplos. Hay mucho talento en España y grandes artistas a mi juicio no todo lo valorados y reconocidos que deberían ser.

Por último, te hemos visto actuando en Madrid recientemente ¿Cuáles son tus proyectos de futuro y en qué momento te ves ahora?

Va a salir en los próximos días un EP de música ambient que hice para el sello Envelope Collective, en una edición muy limitada en Cassette y también en digital. Se suponía que iba a salir en noviembre, pero se fue retrasando. Se llama «Constelación» e incluye dos temas de 20 minutos cada uno. Conozco a Ann Deveria desde hace unos cuantos años y siempre quedó en el aire la idea de hacer algún tipo de colaboración. Cuando me propusieron sacar un cassette en su sello, me gustó la idea y le di forma a esos dos temas ambient tan largos, uno para cada cara de la cinta. Tengo cierta cantidad de temas ambient que me gustaría que en cierto momento vieran la luz.

Hace un par de semanas fui a Colonia con Captcha (donde colaboro) e hice ahí un live en el club Jack Who. Me gusta tocar en directo y resulta muy positivo para mí preparar los conciertos, ya que me fuerzan a trabajar y casi siempre tienen como resultado que surja nuevo material del que luego poder sacar posibles temas.

Es lo que ocurrió en el concierto de Colonia y mi intención es ahora ponerme a trabajar a partir de ese punto de partida. Quiero también seguir tocando en directo y pinchar siempre que sea posible, aunque parece que en lo que más voy a centrarme ahora es en producir material nuevo y promocionar mi EP «Inmensamente», que me ha costado mucho tiempo y esfuerzo sacar adelante y sale ya oficialmente a finales de mes.