#Entrevistas

Damian Schwartz: Una historia de fidelidad

La trayectoria del productor empieza en las noches del Soma a finales de los 90 y tiene un nuevo capítulo con "The Dancing Behavior".

07.04.16
Frankie Pizá

Fotos de Jorge López Conde.

Introducción por Frankie Pizá. Entrevista de Jonathan Rojas.

Agradecimientos: El Almacén de discos.

Epifanía como «revelación». Damian Schwartz ha estado toda su carrera actuando por el impulso de y detrás de una de ellas, persiguiéndola; ya fuera la sensación de que en su ecosistema creativo y musical estaba ocurriendo o gestándose algo, o por la búsqueda de un sonido que en todo momento representara lo que hay en su cabeza y en su interior. La historia de Damian es una historia de fidelidad, a sí mismo, a su lugar en el mundo, a la música y lo que ella conlleva.

Observándola de cerca, su carrera es también un relato que ha esquivado directa o indirectamente la corriente principal; el productor fue uno de los primeros exponentes Techno en adquirir resonancia internacional y estar presente en circuitos como la escena alemana, aunque jamás se abandonó tras el éxito.

Una carrera intermitente que comienza en las noches del Soma a finales de los 90 y tiene como más reciente capítulo «The Dancing Behavior», un nuevo álbum que intenta conglomerar toda la música que le apasiona; un título que rompe con 8 años de silencio editorial tras su nombre, un período que el autor ha pasado de un lado a otro, creando mucha música y disipando cualquier presión sobre sí mismo.

Antes de su actuación en La Casa Encendida este fin de semana, con ocasión de una nueva edición de Electrónica En Abril, Damian se cita en El Almacén de discos con Jonathan Rojas para charlar sobre orígenes, una escena en Madrid que nunca llega a explotar, su bien valorado proyecto paralelo Epiphany o su relación personal con la tecnología y la actualidad discográfica.

Cuál fue tu primera toma de contacto con la música electrónica? Qué música escuchabas en aquella época?

Pues es un poco lo típico que dice todo el mundo, pero fue en el Soma con 16 años (1998-1999) porque en el Soma no le pedían el dni a nadie. Lo que escuchaba fuera de la electrónica era el hip hop, la época que más molaba: escuchaba Boot Camp Click, Wu-Tang Clan, Nas, Mobb Deep, además de algo de West Coast.

Cómo empezaste a producir tu propia música?

Todo coincidió con un verano en que yo me rompí la rodilla, no podía patinar por lo que empecé a salir más, me flipé con el techno que escuchaba en el Soma. Fue también cuando empecé a comprarme los primeros discos que escuchaba en el tocadiscos de mi padre, aún recuerdo que algunos de esos primeros discos eran un Mosaic de Steve O’Sullivan y un Seven City de John Tejada. A la vez que empecé a comprar esos primeros discos, como solo tenía el plato de mis padres, un amigo me había dejado una mesa Akiyama. Enchufaba el plato a un canal y en el otro enchufaba el ordenador, entonces hacía ritmos con el Fruity Loops y los mezclaba con los temas que escuchaba..

Es en esta época en la que conoces a Alex Under y el resto de Net28?

Si, yo estaba metido en la movida del electro, había empezado a ir al Soma pero lo que realmente me flipaba era el electro, empecé a comprar todos los primeros discos del sello Bunker y Viewlexxx. La tienda que mejor electro tenía en Madrid en esa época era Tazmaniac, la tienda de Alex Under, fue allí donde también conocí a Serafín (Alek Stark) que en ese momento estaba metido en ese proyecto de electro, que luego derivó en algo más rollo electro-clash, el sello Star Whores.

Alex Under empezó a producir para ellos, él era la mitad de Woman Affair. Así que entablamos relación; estamos hablando del momento en el que se produce la explosión de toda la movida International Deejay Gigolo, en Star Whores también publicaría Groof antes de sacar su trabajo en Turbo como Robert Calvin.

Y en poco tiempo empieza tu carrera como productor con el sello CMYK, además de meteros todos de lleno en lo que fue Net28…

Si, en 2004 saco la primera referencia con CMYK y con el tiempo acabe siendo socio, llegamos incluso a formar una empresa ya hacía el final del proyecto NET28. Teníamos una estructura muy bien montada la verdad pero Alex se separo de Tazmaniac, la tienda pasó a ser CMYK music antes de existir NET28. José Villalobos era la persona que se encargaba de llevar todos los temas de management, hablar con Kompakt que era nuestra distribuidora; José montó la oficina en al tienda y Tadeo ya estaba con nosotros, entre todos remodelamos la tienda. Pero con el tiempo Alex cada vez pinchaba más y la tienda cada vez vendía menos por lo que acabó cerrando, esto sería por el 2006-2007, época en la que muchas o casi todas las tiendas de discos de Madrid empezaron a cerrar.

En este momento es en el que tú empiezas a tener bolos fuera de España?

Primero fueron Alex y Tadeo, y yo empecé a partir del “Ruidos y Frecuencias” (Apnea 014) que funcionó muy bien y vendió de puta madre. Era curioso porque en ese momento yo quería pinchar, pero siempre que me llamaban era para hacer live. En ese momento nuestro sello empieza a funcionar de la hostia, Alex pega el megaboom pinchando por todo el mundo y todos pillamos el viento de cola de que a Alex le estuviera yendo tan bien. Como pasa siempre la gente se interesaba por los artistas que estábamos alrededor de Alex, los discos funcionaban y por tanto se vendían muy bien.

Y en 2008 decides sacar tu LP “Party Lovers”…

Esto justo coincide casi con el final de Net28, cada uno teníamos claro el camino que queríamos tomar y eran bastante diferentes. Pero bueno, el disco funcionó bien y la gente respondía siempre que hacia el directo. Ya en esa época estaba pinchando bastante además de hacer directos. Y como te he dicho yo ya tenía claro que no me interesaba el camino hacía el techno que estaba tomando Alex, por otro lado Tadeo quería también centrarse en el techno pero en una onda más espacial (Jeff Mills, etc), mientras que a mi lo que más me interesaba era el house y era un poco lo que había intentando con el álbum, acercarme a ese sonido.

En el momento en el que se acaba Net28, cuáles eran tus planes o proyectos?

Planes ninguno pero da la causalidad de que conocí en Buenos Aires a Federico (Molinari), el dueño del sello Oslo, que en ese momento aún no había empezado con el sello sino que era uno de los residentes del Robert Jhonson, a través de él empezaron a llamarme para pinchar en Frankfurt, yo empecé a sacar cosas en otros sellos más de house. Y de pronto en 2009 llegó «Holloway» (Oslo 015), Fede me la escuchó pinchar en un after en el Rober Johnson y acabamos poniéndola dos veces, ese verano Ricardo Villalobos no dejo de pincharla, el tema se publicó en septiembre y en una semana vendimos más de mil copias.

Después de eso acabé cansándome un poco del sonido del nuevo house, que nunca me había sentido del todo identificado con el, echando la vista atrás y escuchando mis producciones creo que yo siempre tendía a tirar a un sonido más crudo. Cosas no tan cercanas al microhouse sino a sonidos del house más clásico y fue el momento también (2009) cuando empezó a surgir el remember del “viejo” house, que era un poco lo que más me interesaba. Antes de esto yo ya había sacado otro Oslo que había vendido muy bien que era una especie de tema de chicago antiguo, así que encontré el momento perfecto para encontrar mi sonido.

Es cuando surge Epiphany?

Yo dejé de sacar referencias en Oslo porque su sonido ya no sentía que era el mío, después de lo de Net28 no me interesaba nada volver a tener un sello, pero tenía mucha música que me molaba y que no encontraba donde publicarla. Cuando saqué el primer de Epiphany en 2012 yo ya tenía hechas las siguientes referencias que salieron después. En ese momento hablé con Kasper, al que le había pasado algunos de esos trabajos, y le molaban; yo ya tenía un poco toda la idea del sello y Kasper tenía muy buenos contactos para empezar a funcionar y fue lo que hicimos. De hecho la referencia de Fred P la sacamos porque una de sus primeras referencias la había publicado en Esperanza Records (sello de Kasper y Papol).

Por esta época es cuando empiezas a sacar referencias también en Lovemonk, cual es tu relación con este sello?

Borja (Señor Lobo), el dueño del sello, era amigo desde hacía tiempo, además todo o casi todo lo que publicaba me molaba. Siempre ha sido un sello bastante ecléctico, y empecé a trabajar con ellos, publiqué una cosa que era muy garage que a Borja le había molado cuando se la enseñé y luego he ido sacando más trabajos con ellos incluso con otros nombres.

En 2014 como Epiphany publicas “Last Gasp AHD008” que es con el que creas más repercusión, este era una de esos temas que tenías guardados desde hacía tiempo? Pasa lo mismo con los temas que van a aparecer ahora en tu nuevo LP “The Dancing Behavior”?

Si, los temas de ese 12” tenían ya uno o dos años terminados, supongo que no soy el único al que le pasa, acabo un tema y no me mola pero pasan unos años y de pronto me flipan. Y si con el nuevo álbum pasa lo mismo, el tema que menos tiempo lleva acabado tiene por lo menos un año.

Epiphany era con quien volvías un poco otra vez a hacer ruido para público y medios, pero has tomado la decisión de sacar el disco como Damian Schwartz, que te ha llevado a este camino? Sobre todo sabiendo que puede que parte del público de más de 30 años que escuchan Damian Schwartz pueden asociarlo a ese sonido Net28 que nada tiene que ver con lo que publicas ahora.

Básicamente es porque con Epiphany costó un poco que saliera a la luz, a sido todo como muy a posteriori. La idea inicial si era sacarlo como Epiphany pero realmente yo he tenido la suerte de que me pillo toda mi explosión como artista super joven y tuve la suerte de tener una plataforma como Net28 que dio soporte al trabajo que yo hacía, mi evolución como artista ha estado expuesta al público. Hay mucha gente que tiene suerte, produce o pincha muchísima música durante toda su vida, pero un día suena la flauta, sacan algo que se hace conocido pero no sabes nada de lo que han hecho antes.

En mi caso es al revés, yo empecé muy joven, tuve la oportunidad de recorrer medio mundo con mi directo y con mi maleta gracias a Net28, pero tampoco me arrepiento de nada, de hecho ahora escucho cosas antiguas y aunque pienso que estaban muy verdes para haberlas publicado, veo que tenía ideas que ahora mismo me gustaría tener. Con Epiphany yo nunca escondí en las notas de prensa quien era, lo que también es verdad es que mi nombre llega a muchos más sitios que el de Epiphany, que es algo que hablé con mi agencia de prensa. Que saque el disco como Damian tampoco quiere decir que vaya a dejar de sacar referencias como Epiphany. Siempre me ha interesado las distintas caras de un mismo artista que publica cosas totalmente distintas bajo distintos sobrenombres, como Terrence Parker o Bluemoon Productions por poner un ejemplo.

Las expectativas que puedes llegar a tener con este disco, se parecen a las que podías tener a la hora de publicar “Party Lovers” ? O los años y la experiencia hacen que todo sea totalmente distinto, y no me refiero solo al aspecto comercial, sino también a otros aspectos como tu forma de producir en el estudio.

Es totalmente distinto, yo ahora he publicado un álbum por el simple hecho de que era lo que me apetecía, porque me gusta hacer música y porque quería tener una excusa para publicar algo que no fuera un maxi de tres temas. Ahora no tengo todos los bolos que tenía antes, tampoco tengo esa presión que te meten los agentes cuando estas dentro de una agencia para que hagas un álbum y así poder vender un tour de ese álbum; ahora simplemente me apetece y si me sigue apeteciendo el año que viene haré otro.

En cuanto a la producción pasa lo mismo, yo dejé de usar el ordenador bastante rápido, básicamente porque me resultaba bastante aburrido y fue así como empecé a trabajar con MPCs y con hardware. Lo que si es cierto es que cada vez me he ido haciendo menos técnico, a la vez que mi carrera como músico, yo he ido haciendo también muchos trabajos como ingeniero de sonido, que es realmente lo que me da de comer hoy en día. Cuando más he cerrado en estudio para otros, más vago me he vuelto yo con mi música, no me apetece estar perdiendo tiempo en cosas técnicas. Me interesa que suene lo mejor posible dentro de lo que cabe pero es mucho más importante el factor creativo.

Como funciona A Harmless Deed y qué podemos saber del futuro del sello? Y como dueño de un sello como vives toda esta “burbuja” que vive el vinilo, la especulación desmedida con referencias tan recientes y la nueva ventana que ha supuesto Discogs?

El sello funciona bastante bien dentro de los estándares de hoy en día, hemos hecho represa de algunas referencias y luego momentos de locura como con la referencia de Fred P que ha llegado a las 2000 copias. Justo ahora estamos cambiando de distribuidora para publicar el nuevo álbum, luego para septiembre esperamos sacar un EP de remezclas del mismo, con GB (Gifted & Blessed) y probablemente con Moon B, aunque del segundo estoy esperando sobre todo la confirmación de lo que nos va a pedir. También están Pajaro Dune que queremos sacarles una referencia que se ha ido retrasando pero que saldrá seguro, además tengo temas de DJ F que también van a salir y luego escucho todas las demos que nos envían y hay algunas cosas que si creo que encajan con el sello.

El tema de la “burbuja” yo lo llevo bastante mal, lo que tengo claro es que esto va a explotar, porque lo que no tiene sentido es que haya gente comprando discos cuando no tiene tocadiscos en casa, o que la gente mida el valor de un disco por su precio y no por su contenido, pero el verdadero problema es que ya muchos sellos y artistas han entrado en el juego de la especulación.

Luego está el tema de la gente que paga precios desorbitados por discos que se han sacado en el mismo año, que los escucho y estoy seguro de que en dos años nadie va a pagar nada por ellos, creo que ya llevo varios años en esto para tener un poco de perspectiva con esto, pero bueno, es como funciona hoy en día la industria.

Todo esto hace que recuerde la época final de Apnea, cuando sacamos la referencia de Hieroglyphic Being (2007) o la de Lerosa con Donato Dozzy (2009), desde la distribuidora Kompakt nos llegaron a decir que ellos preveían que para 2011 iban a dejar de vender vinilo para concentrarse solo en el formato digital, y lo que son las cosas, todo ha ido justo al revés.

Y hablando de Hieroglypic Beaing, es justo con Jamal Moss con quien presentas en primicia tu nuevo directo dentro de la programación del festival Electrónica en Abril, que celebra una nueva edición en La Casa Encendida, como afrontas el directo?

Pues parto desde cero, porque he jubilado la MPC y he apostado por lo que yo creo que me va a simplificar la vida, que es la Oktratrak. Que creo que la usa mucha más gente pero he de confesar que no me está gustando demasiado. Realmente ha sido complicarme más porque ya tenía todo más o menos claro con mi anterior set up, pero con la MPC no conseguía las transiciones que yo buscaba, problemas siempre con la RAM, cuestiones técnicas de las que la Oktatrack te libera. Además de la Oktatrak voy a llevar una 303, un OP-1, unos efectos y algún teclado.

Y por último, echando un ojo a tu trayectoria no deja de sorprender que nunca te hayas movido de Madrid, cuando salta a la vista que podrías haber trabajado muchos más mudándote a Berlín por ejemplo. Y en que punto encuentras la ciudad ahora mismo?

Si y ha sido una cagada (risas) no, bueno, realmente llevo mil años queriéndome ir. He tenido habitaciones alquiladas en Berlín y al final he estado más tiempo aquí que allí, en los momentos en los que lo más fácil hubiera sido mudarme ya tenía una vida aquí montada. Supongo que todo hubiera sido distinto si me hubiera mudado, o quizás no.

Evidentemente en cuanto a contactos no tiene nada que ver pero tengo la sensación de que Berlín es más un sitio en el que viven los DJs para irse a pinchar fuera, que un sitio en el que realmente haya algo cociéndose, últimamente en Madrid encuentro cosas más especiales por llamarlo de alguna manera, incluso en las tiendas de discos.

Soy un poco escéptico. He visto muchas veces Madrid en puntos en los que parece que molaba lo que estaba pasando, pero después se ha diluido todo. Es un poco la historia de siempre, siempre parece que va a pasar algo; quizás por eso al final siempre me he ido quedando, es parte del encanto por llamarlo de alguna manera, aunque al final nunca pase nada. Cuando yo empecé a salir era la época en la que Madrid estaba llena de tiendas de discos y muchas muy buenas, habían garitos que abrían de lunes a lunes o que por ejemplo a Silvania les hacía un remix Autechre, pasaban cosas.

Y veo que ahora se está tejiendo algo que me recuerda un poco a aquello salvando las distancias, empiezan a abrir tiendas de discos que es donde realmente se cuecen las cosas, donde conoces a la gente de la escena si es que existe, además hay productores de calidad, hay sellos como Semantica que hoy es uno de los más respetados del mundo, tienes a Downbeat donde ha publicado gente como Marcellus Pittman o Specter, el sello de F (Prayers For The Long Life), Caustica, Odio, Frigio o Titan’s Halo entre otros que están situando a Madrid a un nivel realmente alto.

Damian Schwartz actuará en el próximo Electrónica En Abril en La Casa Encendida.