#Artículos

Llegar al éxtasis montados en un Taxi

TLC Fam son un colectivo de 23 artistas que ha adaptado el Gqom todavía más a su entorno a través de una forma de creación comunitaria.

31.05.17
Aleix Mateu

TLC Fam son 23 vecinos del municipio de Newlands West, en la cara opuesta de las colinas de Durban en las que habita otro productor de Gqom, Dominowe, última referencia del sello GQOM OH!

Ahora el sello cruza la colina hacia el oeste para publicar un nuevo EP de la familia TLC, «Isbethelo seGqom«, que en Zulú significa algo así como «El golpe Gqom«.

Como narra el propio sello, «su sonido representa una fuerte y poderosa cultura Zulú a través de los sonidos, letras y los propios títulos«.

Zulú es un grupo étnico centenario de Sudáfrica que actualmente cuenta con una población de 10 a 11 millones de personas y cuyo idioma, derivado originalmente del bantú, es el oficial en el país junto a una decena más (después del Apartheid).

La TLC fam se creó en 2011 como un grupo de baile hasta que en 2014 conocieron al grupo Distribution Boys, que les enseñaron a producir sus propias canciones Gqom para que bailaran.

«En Durban, la segunda ciudad más poblada del país, los taxistas actúan como filtros naturales a la hora de seleccionar lo que suena en su vehículo y, por tanto, lo que se extiende por la ciudad», decíamos tras ver el documental Woza Taxi – Gqom Secret Stash Out Of The Locations.

Ellos, los TLC, son los creadores del estilo Taxi Kick, la vertiente del Gqom que incorpora un bombo distorsionado a través de unas técnicas concretas en el Fruity Loops, superponer capas de bombos unas encima de las otras.

Este bombo, que se ha expandido rápidamente por la comunidad de productores del género, se crea específicamente para sonar en los taxis de Durban, vehículos que ven nacer el Gqom a través de sus batallas de potencia sonora.

Otro elemento distintivo de su sonido son las voces. Su Gqom no es solo instrumental, si no que da un paso más allá para añadir vocales de algunos de los miembros de su familia, uno de los elementos básicos para comprender el ADN de su propio sonido.

«Nuestro Gqom es tan diferente del resto porque tenemos un estilo personal donde ponemos más vocales en nuestras canciones y tenemos nuestros propios bombos (Taxi Kick) y nuestro propio estilo de Gqom donde hemos desarrollado estos bombos duros para que puedas reproducirlos en los Taxis y altavoces grandes».

A pesar de que Resto y DJ Magic sean los productores principales, en GQOM OH! insisten en el sentimiento de familia que reside entre todos ellos, ayudándose los unos a los otros en cada una de las tareas que desarrollan.

Cada uno tiene su propia función. DJs, productores, bailarines o MCs, pero también promotores y taxistas, el hábitat natural del Gqom.

El vídeo que acompaña el EP y que da nombre al trabajo, «Isbethelo seGqom», muestra de forma gráfica cual es su forma de trabajar y crear. La pantalla del ordenador con el Fruity Loops como si fuera la televisión y unos cuantos miembros de la familia decidiendo como ir creando la canción en conjunto.

Otros tantos sentados en un sofá cantando juntos, uno pregunta, el coro contesta, para crear las vocales que después aparecerán en la canción.

Grande como es el colectivo y viendo su forma de crear las canciones encontramos en la familia TLC lo que puede ser una muestra de como operan más allá de cualquier idea de autoría occidental. Su música se acerca más a la música ritual y para la comunidad que no una expresión artística elitista y, a pesar de ello, su sonido se ha convertido en una de las últimas revelaciones globales de la música de Club alternativa.

Explicábamos en un artículo sobre la espiritualidad de Internet y el proyecto artístico de Bogosi Sekhukhuni que según Anacleto Olo Mibuy, la filosofía bantú “se concentra en la normatización automática de los comportamientos grupales y en la conducción de todos hacia un objetivo común cuyo camino no se hace, necesariamente, desde ninguna individualidad”.

Esto, si bien no se reivindica explícitamente, deja entrever un poso de este pensamiento ancestral en su forma de producir y entender la música.

«Mientras que el Gqom se ha generado a partir del caos digital«, explicábamos en el artículo de introducción al género, «archivos sin etiquetar, pistas sin información ID3 almacenadas en reproductores de mp3 usados, plataformas online de modelo arcaico como kasimp3 y pequeñas comunidades en redes sociales como Facebook«, su nacimiento es en el seno de la comunidad.

Jóvenes con ganas de bailar crean entre todos un sonido que les lleve al éxtasis a través de unos medios y un contexto muy determinado: el de Durban, sus Clubs y sus taxis.

Descubre más sobre este género en: Una introducción al Gqom: El amenazante sonido del tambor.

El disco verá la luz el 19 de junio en forma de edición limitada de 12″ con una portada en 3D para mirar con las gafas que vienen con cada disco.

Descubre los adelantos a continuación y reserva tu copia a través de su Bandcamp.

Tracklist:

01. Bridge Lase London
02. Ndanda Yethu
03. Da Power (Main Mix) feat. Bhunu Da Deejay
04. Tribute to Nomfundo (Ladlal’iDark)
05. Baleka (Theme)
06. Yash’impempe
07. Izulu_lama
08. Isthakazelo_saResto
09. Ama_ZULU (Core Tribe)
10. Gida Mjita (African Resto)