#Artículos

Sunny Graves crea el sonido que hay en nuestro interior

"Erosion EP" es el segundo del artista en Disboot y un mensaje sonoro capaz de representar tanto lo que convive en nosotros como en las entrañas de nuestro mundo.

06.10.16
Frankie Pizá

Fotos de Javier Tles y Ariadna Serrahima.

“Erosion EP” muestra ambos lados del artista: la intensidad y el esplendor, el poder y la adversidad.

Su sonido tiene más vigor y definición que nunca y notamos que sus composiciones no son algo estático, sino orgánico: van a seguir transformándose en los directos y más allá. Es el sonido que representa esa fuerza que nos afecta a todos sin saberlo.

Sunny Graves regresa a Disboot con su material más oscuro y también el más real, el que mejor concuerda con su mundo y el mundo que todos compartimos.

Instintivamente, su sonido ha intentado recrear la fortaleza de la naturaleza desde el comienzo. Con sus composiciones nos traslada los grandes estruendos de nuestra tierra: aquellos que presentimos pero no percibimos. Se trata de la materia removiéndose, de unos estratos sobre otros, de la energía que emana del suelo.

Según cuenta la nota de prensa, en un reciente viaje al Himalaya Simon Williams comprendió profundamente esos mecanismos y contradicciones que nos envuelven como seres humanos y como especie. Son los mismos que se representan en su sonido.

«Erosion EP» estará disponible el 7 de octubre, aunque puedes encargarlo desde el Bandcamp de Disboot

De una forma natural, nosotros imponemos otra percepción sobre el estado real de las cosas. Se trata de un proceso similar a la obstrucción del mundo moderno sobre la ya inherente erosión en la naturaleza y nuestra propia intervención sobre un sonido cualquiera. Se trata esencialmente de fuerzas que chocan: una acción-reacción.

Meses atrás, aquella experiencia que le dejó a solas rodeado por la hostil belleza de la cordillera redujo a tan solo una imagen las sensaciones que en él convivían.

Una forma artificial matemáticamente perfecta se interpone entre nosotros y la pureza del entorno: el artwork es la respuesta visual de Ariadna Serrahima a aquella escena y representa la desconexión con la naturaleza y la imposición endémica de nuestro mundo sobre ella.

Tras ese viaje, un Sunny Graves cargado por la energía de aquel lugar y aquella revelación, se reafirmó a sí mismo de esa dualidad interna y externa que le impulsaba.

Volvió al estudio y capturó de una forma más visceral el momento en el que las frecuencias chocan, cuando la fricción ocurre: el resultado es “Erosion EP”, un título que es un retrato conciso de su propia batalla y la que libra nuestra Tierra.

No solo nuestro mundo está construido sobre ese proceso geológico que representa las dualidades del entorno natural en contacto con la tecnología y la imposición del ser humano, también los procesos creativos funcionan así: las ideas van erosionándose, al igual que unos elementos caen sobre otros y van sepultando los significados, alterando nuestra perspectiva constantemente.

La erosión está en todo: las montañas mutando y transformándose, una civilización aplastando a otra, la información digital que quemamos en un CD o imponemos en el surco del vinilo. Son los loops que William Basinski fue dejando que se degradaran poco a poco o las «capas de sonido» que Les McCann utilizó en su esencial «Layers» (1972).

El sonido de Sunny Graves es justo eso, una representación: materia viva, que seguiría cambiando y cambiando física y conceptualmente si dejáramos el reloj correr hasta la eternidad.