#Artículos

¿Exorcizar el lenguaje de la dominación?

La evolución de NON Worldwide, su "activismo" sonoro, sus intenciones disruptivas y credibilidad sometidas a análisis.

23.05.16
Frankie Pizá

«A big part of NON is not being a part of mass culture as it is.»

Con tan solo un año de vida, NON ya es descrito como un «incipiente movimiento social» por Kevin Lozano en An Introduction to NON Worldwide para RBMA Daily. El colectivo ha gozado de su propio espacio en el Red Bull Music Academy Festival New York 2016; banderas con la oz y el martillo bordeada por laureles, banderas con el histórico símbolo comunista en el que el martillo se sustituye por una navaja, colores rojos, negros y blancos inundan el New Museum de Nueva York.

Desde la empresa ligada a la popular bebida energética, explican:

«The three co-founders of the NON collective came together for the first time ever at this year’s Red Bull Music Academy Festival New York, bringing their mission of “using sound to disrupt social binaries and examine reverberations of racialized violence” to two different spaces in Manhattan.»

«Their first stop was at the New Museum, where Chino Amobi, Nkisi and Angel-Ho proclaimed the NON State, complete with custom-made passports and boarding passes, startling visuals and a special collaborative performance.»

Se habla de «una misión», un «NON State», «pasaportes caseros» y «tarjetas de embarque ficticias» que en un momento del espectáculo, fueron quemadas por algunos de los miembros. Complementando a la función, y unos días antes, se presentó una tienda virtual especialmente dedicada a NON: la «NON Duty Free Zone —featuring an array of NON consumer products, limited edition fragrances, mix tapes, ‘designer’ goods and apparel, and other airport necessities.»

Otra descripción oficial comenta sobre la iniciativa:

«NON Records, the diasporic, hardto­define, borderless art collective has booked an extended layover at The Gift Shop. Deviating from their usual medium of expression (sound), they’ve crystallized some of their ideas into non­products, available for investment from May 18­-22, 12­-7.»

«No identity documents required for entry.»

TIU-articulos-NON-Worldwide-activismo-virtual-3

Según quién observe el desarrollo y crecimiento de la «marca» NON, y según sea la distancia de enfoque, podemos valorar entre varias consecuencias:

1) NON es el reflejo de una sociedad «no consciente» que ha construido una conciencia virtual y superficial que parece radicalizar nuestra necesidad de permanecer a algo mayor que nosotros mismos; no ser parte de la «cultura de masas» o no sentirse identificado por nada. La necesidad de compartir una bandera con otros iguales que compartan nuestra misma visión del desencanto con el mundo.

Esa necesidad de diferenciación  y a su vez de «negación» se traduce en la implementación de la mercadotecnia capitalista, la utilización de simbolismos y rasgos militarizados, además de la reinterpretación de logotipos y creencias que se han desfigurado con el uso o al entrar en contacto con Internet.

2) NON es un «movimiento social» que utiliza el sonido y la explotación de una identidad mucho antes de llevar su megáfono a la calle, reclutar a toda esa gente que pueda comulgar con sus «ideales» y establecerse como un «movimiento real» que responda a unas experiencias o sensaciones compartidas por aquellos representantes de las «diásporas» que dicen abanderar. NON es un sello discográfico o comunidad artística con complejo de movimiento social que utiliza la estética radical y elementos que ya fueron disruptivos para generar una realidad virtual y un storytelling propio.

3) NON es una reclamación: un grupo de gente que dice compartir una posición parecida ante ciertas experiencias y quieren hacerse oír. Luchan contra el «trauma corpóreo» personal y de los pueblos de los que descienden. Proponen «descolonizar la pista de baile», contestar a la violencia de nuestro entorno y todo lo establecido con más violencia, siendo el primer paso para superarla. «Interrumpir» el flujo de apropiacionismo occidental que ha borrado las señales dejadas por la música de los pueblos de la diáspora particularmente africana en nuestra cultura.

4) NON es un grupo de artistas que se identifican bajo la bandera de y denominación de «NON», un término que describe su lugar en el mundo: no se sienten parte de nada. Quieren encontrar un refugio donde las leyes sean equitativas, se escriban desde cero. Donde todos los implicados se muevan bajo la misma figura o signo; que no importen raza, nacionalidad, aspecto, estatus o creencias religiosas. Quieren utilizar el sonido como principal herramienta de expresión y denuncia.

5) NON es una entidad que ha ido multiplicando sus objetivos al mismo ritmo que iba aumentando su ritmo de reproducción sonora; un paraguas que protege cada vez a más artistas (todos con algo que criticar o denunciar más allá de la música), que usa la comunicación y distribución vía Internet (Chino Amobi, Angel-Ho y Nkisi han incubado NON en Internet.

Uno desde Richmond, otro desde Sudáfrica y la artista multidisciplinar desde el Reino Unido) y profesa universalidad a la vez que construye un armamento propagandístico que va desde las navajas suizas con la inscripción «exorcise the language of domination», cuchillos que rezan «IN DEFENSE OF THE PEOPLE», a las fragancias o perfumes corporativos. Una respuesta a la dominación global inspirada directamente y con trazos que recuerdan a un partido político. Los artículos se definen como «moralmente conscientes».

6) NON promete una especie de «sanación» para los pueblos y personas que son resultado de la huella del colonialismo a nivel «artístico», aunque no físico o mental; reclaman su propio «espacio público alternativo» (remitiendo o más bien tergiversando al filósofo británico Paul Gilroy) donde escribir sus propias reglas y aislarse de la sociedad corrupta y desigual en la que nos vemos enclaustrados. La forma de propagar su mensaje es vender antifaces o almohadas hinchables con su imagen; la ruptura o interrupción que propone NON es tan solo virtual, en ningún caso difiere de la que propondría una marca de ropa cualquiera.

TIU-articulos-NON-Worldwide-activismo-virtual-4

7) NON es un colectivo con actitud pseudo-confrontacional que combate «leyes» establecidas reutilizando las estrategias occidentales de evangelización, marketing y captación para teóricamente «alienarlas» como propondría el pensamiento afrofuturista, pero en realidad e inconscientemente pensando en expandirse como lo haría cualquier nación, creencia o multinacional.

8) NON parece un torpe resultado ante nuestra imperiosa necesidad por encontrar una nueva milicia del tipo Underground Resistance; una insignia con un poderoso carisma sonoro, connotaciones políticas derivadas del comunismo y que se resiste a perder «libertad», «independencia» y «pureza» bloqueando la colonización de la industria musical y educando a nuevas generaciones sobre un mismo culto. Una «resistencia» real que actúa de forma consecuente con su entorno desde su creación.

Antes de la llegada de una tienda virtual en la que una gorra alcanza los 37 dólares, NON ya se describía como:

«A collective of African artists, and of the diaspora, using sound as their primary media to articulate the visible and invisible structures that create binaries in society, and in turn distribute power.»

En teoría, NON daba y dará refugio y espacio a artistas que han sido testigos de una historia «that has systematically targeted and oppressed minority bodies», aunque sus intenciones pierden toda credibilidad tras formularse tal maquinaria comercial ligada a su símbolo. Hasta «pasaportes» que te declaran como un ciudadano NON pueden comprarse en la tienda.

A estas alturas, lo único que sigue sorprendiendo de NON es su revolucionario uso de SoundCloud: cada uno de los sonidos y obras que impulsan se muestran casi como un hilo de conversación y debate; la música tan solo es la puerta de entrada y en cada caso concreto un punto específico de una crítica permanente sobre nuestra realidad occidental.

Un mix del propio Chino Amobi ayuda a sumergirnos en el universo que NON ha ido perfilando en esta dirección. El co-fundador dice al respecto: «Designed for NON Citizens as they traverse through International Airports and Duty Free Shops. It is constructed as an alternative to the general background airport ambience.»

Anteriormente, ya analizamos a la plataforma NON en este artículo sobre la reconceptualización futurista de la música electrónica. También tocamos su visión de la herencia cultural afrodescendiente en esta pieza. Puedes saber más sobre NON Worldwide aquí.