#Artículos

Lafawndah y Kelela, las nuevas voces de Warp

15.06.16
Aleix Mateu

Grandes sellos discográficos, reputados, y con enorme peso en la historia de la música electrónica como Warp Records, son aquellos que consiguen hacer llegar los nuevos sonidos a un público más amplio, dar repercusión a propuestas que quizá hasta el momento habían estado en pequeñas plataformas musicales mucho más difíciles de rastrear.

Un sello como Warp, lo que hace es conectar un altavoz a lo que serán los momentos del futuro de la música y, por lo tanto, conseguir que le llegue a la gente. La responsabilidad de los británicos, entonces, trasciende el mero hecho de editar música de calidad, pues, en cierta forma, lo que esta haciendo es enseñar al mundo qué tal van las cosas por los parajes electrónicos y, como tal, dar voz a distintas propuestas, divergentes entre sí.

El reclutamiento de Lafawndah y Kelela por parte del sello, o también el de Nozinja, es un paso importante de cara a reforzar la presencia femenina del rooster o de minorías, una forma de potenciar los grupos sociales pertinentes, muchas veces en posiciones desfavorables cuando se habla de las relaciones de poder, pues si ciertos grupos no están representados, automáticamente desaparecen.

La presencia de estas dos artistas en un sello como Warp, entonces, ayuda a acabar con la limitada diversidad que muchas veces presentaba el retrato de la música electrónica que, en este caso el sello podía presentar, añadiendo pinceladas de color que enriquecen el cuadro.

Lafawndah y Kelela

«El futuro reside en la adaptación, la creación de nueva diversidad a través de la hibridación y acto seguido la habitual “apropiación” de lo exótico por parte del primer mundo».

Es lo que decíamos en el artículo «África: pasado, presente y futuro de la música occidental«, cuando hablábamos, por ejemplo, de Nozinja, el productor sudafricano de Shangaan Electro ahora compañero de sello de Lafawndah y Kelela.

Lafawndah fue una niña que emigró de Irán con su familia para acabar estudiando en la Sorbonne de París, haciendo de galerista en México y editando música para Warp Records desde Nueva York.

Ella crea una mezcla genuina entre Pop, R&B, Zouk y experimentación electrónica, perfectamente ensamblados en su nuevo EP configurado por 4 canciones, “Town Crier“, “Ally“, el single homónimo “Tan” y “Crumb“.

Lafawndah se aleja del egotrip de sus experiencias trashumantes para apelar al sentimiento de colectividad humana, una respuesta a la sociedad anómica en la que la artista nos sitúa.

I don’t wanna be ‘exotic’! I actually want my music to be in your fucking vinyl collection forever.»

En un comentario de YouTube, en el vídeo de una actuación en directo de la artista, un usuario dice sobre el show registrado: «Ritual Club Music in progress.» Y así es como suena una actuación de Lafawndah, que podremos disfrutar el sábado 18 en el SonarDôme.

Presentado como si de una actuación de Hip Hop se tratase, el DJ detrás con la música, ella delante con el micrófono en la mano canta con fuerza y decisión, una mezcla de suavidad melódica alternada con violencia sacra; todo ello sobre patrones Zouk que entre abstracciones se adapta irresistiblemente al contexto club.

Con una actitud menos estricta, sería, Kelela también presentará su último trabajo, «Hallucinogen» en el Sónar Hall el jueves. Su R&B ha conseguido adaptarse a la perfección a las nuevas corrientes electrónicas que, tal como FKA twigs empezó a profetizar, están marcando y expandiendo su influencia a muchos otros géneros.

No en vano hay entre los productores del nuevo disco Arca, con quién twigs firmó tan buenas composiciones, y gracias a quién Kelela ha logrado firmar canciones como «A Message».

También aparecen productores como Boots, Kingdom, Nugget o NGUZUNGUZU, que dotan el disco de la cantante de origen etíope de un fondo instrumental equiparables al talento vocal de Kelela.

“It’s glossy, and it’s more hip-hop-based.”

Si «Cut 4 Me» ya resultó un gran trabajo que a través de Fade To Mind la hacía sonar en todo el globo, con «Hallucinogen» ha conseguido dar un salto adelante en lo musical y la concisión de su propuesta.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.