#Artículos

¿Qué significa el fichaje de Drake por parte de Boy Better Know?

29.02.16
Frankie Pizá

Cuando en 2015 Kanye West se arropó por algunas de las más jóvenes estrellas británicas de la escena Grime en su actuación en los BRIT Awards, interpretando un single que contra pronóstico quedó fuera de su nuevo álbum («All Day»), la sensación era que aquel tipo estaba funcionando como amplificador para todo ese talento todavía desconocido para el gran público, todavía con cierto aire subversivo. Él estaba utilizando su posición privilegiada para brindar a aquellos chicos un escaparate sin igual y en su propio suelo. Aquel acontecimiento ya desencadenó un análisis por nuestra parte.

Otro punto de vista sería el de apuntar que a Kanye West no le gusta llegar tarde a los sitios, y casi siempre quiere dar la sensación de que puede comprar todo aquello que desea; no solo Drake se le había adelantado en los guiños y señales de sensibilidad con el Grime británico, también chicos como A$AP Rocky o A$AP Ferg ya se habían decidido a colaborar con algunas figuras de la escena anteriormente.

En un arrebato de su particular bravuconería, West quiso que quedara bien claro que si quería, podía comprar el Grime y hacerlo suyo. Igual que pasa con los beats de otros, la producción de otros, la asistencia de otros y los consejos de otros.

«El juego ha cambiado definitivamente» comentaba Lady Leshurr unas horas después de que Drake asaltara el escenario de un concierto de la crew Section Boyz en Londres y se desvelara su fichaje por Boy Better Know, el sello y agrupación fundada en 2005 por Skepta y JME . Si la sorpresa invadía a la joven MC británica, imaginemos qué sintió el grupo del sur de Londres; en una reciente entrevista para The FADER, ya comentaban sobre lo paradójico del impulso y confianza que líderes como el mencionado Skepta les están brindando:

«We’ve grown up listening to Skepta, now he’s listening to us».

En vez del escenario de algunos grandes premios musicales estadounidenses, Drake escogió el pequeño Village Underground de Shoreditch para irrumpir con su presencia en un modesto concierto de una de las crews con más proyección dentro del género, tras la parcial «disolución» de Lweisham The Square.

A muchos les sorprendió, pero lo cierto es que tanto la presencia del canadiense encima del escenario y el anuncio del fichaje por Boy Better Know es un nuevo paso natural y creativo para un artista tan seguro de sí mismo como es Drake; en 2012 ya congenió con Wiley en un concierto en Londres (el mismo británico ya insertó un sample del propio Drake revelando que él era su MC favorito en el comienzo de su álbum «The Ascent»), en su hombro se puede leer «BBK» y han sido repetidas las veces en que Skepta y Drake han sorprendido con sus elogios o presencia en diferentes actuaciones. El interés de la estrella por el género no es nada repentino, y su progresivo acercamiento a la comunidad ya vaticinaba un movimiento de tal envergadura.

Las preguntas tras el anuncio son muchas:

¿Podrá Drake solucionar la confusión en Estados Unidos sobre la naturaleza del Grime, aquel que sigue etiquetándose o considerándose una forma de Hip Hop británico? ¿Necesita algo así el pequeño movimiento nacido en Londres para establecerse completamente en el mercado internacional? ¿Puede sentar un precedente el hecho de que Drake haya decidido no «comprar» sino «dejarse comprar» por el principal sello actual dentro del territorio? ¿Podrá Drake «decir más con menos espacio» adaptándose a los 8 compases clásicos del Grime? ¿O más bien será el Grime el que tenderá puentes más sólidos con el formato R&B, convirtiéndose en un pastiche más accesible?

Podemos estar ante una verdadera revolución, una simple anécdota o el comienzo del fin para la «integridad» del Grime; una revolución que bajo un disfraz «simbólico» deja en paños menores las intenciones y ansiedad del antagonista West por mostrar «transparencia» en sus procesos y reclamar toda la atención que sea posible (por ejemplo); una revolución capaz de intrigar verdaderamente a los aficionados de ambas partes, deseosos de saber qué consecuencias tendrá el acuerdo.

Una revolución que se puede percibir como una actualización de la siempre inteligente colonización de Drake a otras figuras artísticas más jóvenes (Fetty Wap, ILoveMakonnen, The Weeknd y muchos más en el pasado), aunque en esta ocasión invirtiendo la acción para así demostrar que un artista no debe perder jamás la conexión con sus verdaderas pasiones si quiere seguir manteniendo la inspiración real, aquella honestidad capaz de mover mucho más que cualquier otra cosa.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.