#Noticias

Realmente, YouTube está muy lejos de contribuir de forma equitativa a la industria musical

12.12.16
Frankie Pizá

El revuelo comenzaba hace menos de una semana; un post en el blog oficial de YouTube firmado por Robert Kyncl (en la foto) venía a resumir que «YouTube estaba cumpliendo con la industria musical». En concreto, se afirmaba que en los últimos 12 meses, YouTube había desviado 1 billón de dólares de su beneficio a pagar a sellos discográficos.

Los datos, en cualquier caso, no se ponían ni en contexto ni se contrastaban con lo que otros servicios que actúan de forma similar están pagando a las multinacionales y editoriales. La IFPI, The International Federation of the Phonographic Industry, ha respondido al post de Kyncl diciendo que «hay muy pocas razones para celebrar».

La federación pone los datos en contexto, simplemente: con 800 millones de usuarios interesados en la música en todo el mundo, la compañía tan solo genera algo más de 1 dólar de beneficio por cada uno.

Si trasladamos los resultados a Spotify, por ejemplo, empresa que en 2015 desvió más de 2 billones de dólares a las discográficas, el servicio está generando 18 dólares por usuario destinados a la industria.

Según la IFPI, YouTube «no está pagando una tarifa justa a los artistas y productores musicales», aunque sin incidir en los intermediarios que existen hasta que la retribución llega a los propios «autores»; como ya hemos comentado con anterioridad, las vías de comunicación en la industria musical están lejos de ser transparentes.

YouTube por su parte se ha reforzado en su posición diciendo a Pitchfork que «a medida que más dólares de la publicidad pasan de televisión, radio y prensa a los servicios en línea, la industria de la música va a generar más ingresos por los anuncios».