#Noticias

La industria musical ataca contra la práctica del ripeo ilegal de archivos en streaming

Ante las primeras señales de crecimiento, la industria musical se observa con fuerzas para combatir uno de los últimos malos hábitos que quedan: ripear audio directamente de YouTube.

27.09.16
Frankie Pizá

La industria musical está haciendo dinero después de casi dos décadas de recesión. Así lo confirmaban los números publicados por la Recording Industry Association of America (RIAA) hace una semana, unos datos en los que se extraía una conclusión principal: los servicios de streaming generan más de la mitad del beneficio.

De entre las muchas cifras que se barajaban, se comentaba en panorámico el porcentaje de esos beneficios que los principales servicios de streaming derivaban a sellos discográficos o intermediarios: tanto en el caso de Spotify como el de Apple Music, estamos hablando de más de la mitad.

Aún así, la industria musical está dispuesta a acabar con uno de los malos hábitos que aún persisten y han sobrevivido al auge de las suscripciones: los ripeos de YouTube u otras plataformas como SoundCloud.

Con herramientas online como offliberty.com es posible convertir cualquier audio en streaming en una descarga directa a nuestro ordenador: la aplicación se encuentra en un terreno muy difuso, ya que han sido los propios usuarios los que han popularizado este método.

Según se asegura en Pitchfork, la propia RIAA, la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI) y la British Phonographic Industry (BPI) han demandado de forma colectiva a Youtube-mp3.org, uno de los portales más visitados del mundo por esta práctica.

tiu-noticias-youtube-discograficas-ripeos-org-mp3-denuncia-1

La denuncia se presentó ayer en California, y lleva consigo el apoyo de los principales sellos discográficos: UMG Recordings, Capitol Records, Warner Bros. Records, Warner Music Latina, Sony Music Entertainment, Sony Music Entertainment US Latin, Arista Records, Atlantic Recording Corp., Elektra Entertainment Group, Fueled by Ramen, Kemosabe Records, LaFace Records, Nonesuch Records, WEA International y Zomba Recording.

La demanda acusa a PMD Technologie UG, la empresa alemana detrás de la página web, por infringir el copyright. Las alegaciones del conglomerado editorial recuerdan a cuando todas las discográficas atentaron contra Napster: dicen que «la prestación de este servicio tan fácil de usar y preparado para infringir los derechos de autor ha causado un daño significativo e irreparable».

En los comentarios se puede leer que la industria musical quiere agarrarse a la ligera mejoría que le han aportado las suscripciones y desembolso millonario de compañías como Spotify, dando un ejemplo en contra de los ripeos y a su vez criticando las prácticas de exclusividad que se llevan a cabo en Apple Music.

Las multinacionales quieren que los usuarios paguen y de ese dinero, el máximo posible llegue a sus bolsillos. Los artistas y el contexto económico de la población no importan: hace muy poco analizamos que la gran mayoría de jóvenes no puede acceder a pagar mensualmente las cuotas que algunos servicios están implantando. Y la idea no está precisamente en unificar lo que éstos ofrecen, sino diversificar la oferta aún más en el futuro.

Youtube-mp3.org tiene 60 millones de usuarios únicos al mes, y según la denuncia es la responsable del 40% de los ripeos ilegales que se cometen.