#Noticias

Una muestra más de que los gigantes tecnológicos son las nuevas discográficas

El poderoso ejecutivo musical Lyor Cohen dejará su compañía 300 Entertainment para ponerse al frente del futuro musical de YouTube.

30.09.16
Frankie Pizá

«Lyor Cohen es un león de la industria musical» dice Robert Kyncl, director financiero de YouTube, sobre el ejecutivo norteamericano. Lo hace en un comunicado que anuncia que Cohen dejará a finales de año su empresa 300 Entertainment para pasar a la plantilla del servicio de streaming propiedad de Google.

Lo hará en calidad de «director musical global» para la compañía. Cohen lleva décadas en la industria musical y parte del éxito de Def Jam, Island Def Jam o Warner Music Group se debe a su experiencia. Además, es uno de los causantes del éxito internacional de figuras como Young Thug, Fetty Wap o muchos antes, Jay Z.

Cohen ha decidido dejar su compañía de éxito para ingresar como pieza indispensable en el futuro del gigante tecnológico: las señales de que YouTube se prepara para entrar en el nuevo negocio musical son inequívocas. Los intentos fallidos de promover servicios musicales bajo suscripción y la reciente denuncia colectiva de la industria contra los ripeos ilegales son tan solo anécdotas.

YouTube sigue el patrón de Tidal, Spotify y Apple Music contratando a un empresario de prestigio en el negocio musical: Tidal tiene a Jay Z (aunque por ahora este hecho sea un sinónimo de abundantes pérdidas), Spotify cazó a Troy Carter (responsable de lanzar la carrera de Lady Gaga, entre otras estrellas) y Apple Music tiene a Jimmy Iovine, Dr. Dre o Trent Reznor.

El síntoma es claro: el futuro de la industria musical pasa por los servicios de consumo en streaming y el papel de las discográficas actuales se reducirá a dar o no dar licencias de los productos que aún les queden.

El gran problema está en que el contenido a distribuir, independientemente de la cantidad de ofertas, es el mismo.

En este artículo de Billboard puedes leer íntegras las cartas que Cohen ha escrito tanto para el equipo de YouTube como el de 300 Entertainment.