#Noticias

Hay una forma de disolver la especulación en Discogs

La banda Psychic Lemon detiene la escandalosa revalorización de su álbum debut con un gesto de fair play ejemplar.

12.09.16
Frankie Pizá

Un coleccionista, de alto, medio o bajo rango, tiene el hábito de comprar con audacia copias de un material en vinilo que tiene tendencia a revalorizarse tras su salida al mercado. Lo hace no pensando en su colección, sino en duplicar su inversión tras la posterior reventa en Discogs.

Al margen de lo éticamente correcto o incorrecto: ¿Cuántas veces hemos escuchado esta historia? El mercado sujeto a Discogs sirve como indicador rápido y a menudo muy fidedigno de la demanda tras un artista, un sello o un disco en concreto.

A menudo, si una referencia de un sello está muy codiciada, suelen aparecer unidades al triple de su valor incluso antes de que se agoten las existencias en las tiendas o en la propia editorial.

Este gesto cabrea y sorprende a partes iguales entre el sector: muchos se expresan atónitos al ver uno de sus discos, aún a la venta en tiendas como Bandcamp, ascender a precios astronómicos sin razón alguna. La especulación parece haberse integrado como una costumbre inherente del propio mercado de Discogs.

Una banda llamada Psychic Lemon quiere tomar cartas en el asunto y ha decidido disolver esta tendencia con un simple gesto: al observar que aparecían copias (de las 250 prensadas en color transparente) de su debut en largo en Discogs, han decidido romper a la competencia introduciendo copias restantes propias a un precio corriente.

Concretamente, y como cuentan en Reddit, han decidido combatir los precios de entre 45 libras poniendo el remanente a unas 13 libras:

“I recently found a number of people on Discogs selling our album for a lot of money, up to $60/£45! My solution: Flood Discogs with our own copies of the album for $17.”

“It’s been a lot of work taking care of the logistics — people change their orders from 1 to 2 (or 3 or 4!) copies, some people want a signed copy, and I put a little handwritten note in every one — but I think it’s been for the best. Most albums end up on the scrapheap practically as soon as they’re out, so I imagine people will lose interest very soon.”

Si este tipo de fair play se convirtiera en algo unánime, es posible que el mercado de Discogs desapareciera tal y como hoy lo entendemos. En este punto, cabe cuestionarse si tanto esta acción de la banda como la subida de precios de algunos discos son utilizadas como simples estrategias de marketing para que la demanda se dispare.