Ubaldo

#Noticias

Ubaldo nos descubre sus influencias

La presentación será este jueves 13 de julio en El Pumarejo y allí también actuarán Esperit!, Rayo-60, Lloret Salvatge y Vietnam.

11.07.17
Pau Cristòful

Con “La pèrdua de l’estat?” (Bubota / Plug In The Gear, 2017), Ubaldo ha firmado uno de los trabajos nacionales más personales y cautivadores de este 2017.

Como os explicamos en la entrevista que publicamos el pasado mayo:

«Sus 38 minutos comprimen 13 cortes protagonizados por una guitarra eléctrica que toma vías inusuales, abruptas y escurridizas para transmitir emociones con una honestidad brutal y llena de imperfecciones.

Con este trabajo Ubaldo se reafirma como uno de nuestros mejores guitarristas experimentales, ideal para aquellos aficionados a músicos de culto por lo que se refiere a la deconstrucción como son Jim O’Rourke o Bill Orcutt.

Se trata de un trabajo profundo y lleno de matices en el que las tensiones armónicas y las alteraciones de los pedales de expresión sirven para esculpir piezas de una belleza enrarecida pero cautivadora, abrazada por las ambientaciones y el ruido y puntualmente también por destellos de piano y por una voz difuminada y ahogada en un segundo plano.»

El concierto de presentación del disco será este jueves 13 de julio en El Pumarejo y allí le acompañarán el hombre orquesta psicodélico Esperit!, los drones ambientales de Rayo-60, la abstracción digital de Lloret Salvatge y el ruido guitarrero de Vietnam.

La música empezará a las 19h y la entrada tendrá un precio de 10 euros (los que no sean ya socios del Pumarejo deberán abonar 2 euros más para la cuota anual).

Para la ocasión, Andreu Ubaldo ha recopilado algunas de sus principales influencias en la lista de reproducción que nos ocupa: más de 2 horas en las que se suceden el exquisito minimalismo electrónico japonés de Hiroshi Yoshimura, referentes como Terry Riley, Aphex Twin y Eno & Fripp y diferentes artistas nacionales, además de su compañero de aventuras en Lisboa, el joven músico inglés Kiran Leonard.

Como el mismo Ubaldo lo explica, son «más de dos horas de viaje» acompañadas por «guitarras hiperactivas que buscan el error, momentos de Ambient lúgubre y otros más luminosos, repeticiones, alguna melodía de piano y voces que se esconden».