Youtube

#Noticias

«Si toda la música desapareciese de YouTube…»

Un informe encargado por Google intenta promocionar el supuesto "impacto positivo" de la plataforma en la industria musical.

15.05.17
Frankie Pizá

El impacto de una plataforma como YouTube en la industria musical es uno de los debates más recurrentes de la actualidad.

Las diferentes partes del ecosistema sostienen opiniones contrarias: mientras las grandes empresas tecnológicas, incluida Google, observan una importancia clave en YouTube, artistas y sellos discográficos siguen criticando su funcionamiento y la injusta repartición del beneficio por contenido.

Un informe encargado en Europa por Google (empresa propietaria de YouTube) a RBB Economics expone que YouTube ha impactado positivamente en la industria musical. Entre otras cosas, comenta que «si toda la música desapareciese de YouTube, los usuarios se pasarían la mayor parte de su tiempo desplazándose a otros canales de menor valor como la televisión o la radio en Internet». 

Se comenta también que «habría un regreso significativo hacia las descargas digitales y el pirateo», además de especular que tan solo «el 15% de los grandes consumidores musicales se trasladarían a un servicio de streaming de pago».

YouTube es esencialmente el mayor servicio de música bajo demanda del mundo y a pesar de sus dimensiones, aún no presenta una política justa en cuanto al reparto de beneficios a los artistas y sellos discográficos.

Simon Morisson, en un post del blog oficial de Google, habla de un «efecto acumulativo» en los millones de búsquedas que genera YouTube y no entiende la plataforma como un «caníbal» para el mercado, sino un amplificador del mismo que contribuye a «expandirlo».

María Ferreras, Directora de Alianzas de YouTube para el Sur de Europa & Turquía, ya nos comentó al respecto de la ética de la plataforma en este sentido:

«YouTube se toma muy en serio la gestión de los derechos de autor y estamos en constante desarrollo para garantizar que los titulares de derechos reciban ingresos y para que exista una transparencia absoluta en el reparto de los mismos, mediante la identificación exhaustiva de las composiciones/canciones utilizadas en la plataforma y los ingresos generados por las mismas».

Algunos organismos como la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI) ya han respondido el informe encargado por Google diciendo que «se trata de una cortina de humo que trata de desviar la atención del hecho que YouTube está negando una retribución justa para los creadores de música y contenido».

YouTube puede suponer una plataforma necesaria para que cualquier artista o proyecto musical pueda dar a conocer su obra o producto, pero existen cuestiones éticas y económicas que desnivelan la balanza.

Joseph, artista independiente asentado en Barcelona, ya nos habló en este ensayo sobre las contradicciones de la plataforma y su impacto y condicionamiento social en nuestro país:

«Culturalmente, YouTube ha creado un impacto social tanto en la población general como en el colectivo artístico musical. Ha generado el sentimiento de que el no aparecer de manera amplia en su plataforma es el no existir como artista. Su formula es clara y ampliamente documentada: no dejes de subir contenido de calidad. Así, en España, se puede observar como el ritmo de generar contenidos por parte de los artistas ha llegado a rozar, en algunos casos, un nivel extremo».

«Haciendo que la creatividad sea una carrera donde prime la cantidad es muy difícil ser original. Además, aparecen sentimientos como la frustración y la desmotivación al ver que tu trabajo no alcanza unos mínimos de visitas marcados por una empresa privada de manera multinacional, dejando la calidad de tu trabajo en manos de cifras que no miden tu capacidad creativa, si no que están sujetas a especulación por oferta y demanda. Después de esto, podría calificar de ingenuo y en cierta manera de infantil la creencia de que YouTube permite que el artista llegue e interactue libremente con su público».