#Noticias

Tidal Waves: promesa truncada

15.12.14
Pau Cristòful

¿Sabéis esa sensación de descubrir una banda y pensar “vaya, esto mola, lo van a petar”? Esto es lo que le viene a uno a la cabeza al escuchar los cinco temas del casete que Tidal Waves publicaron la semana pasada en Famèlic Records. Desgraciadamente, ellos no lo van a petar porque llevan meses separados. Su “Spiderland” particular, salvando las distancias (Slint también se disolvieron antes de publicar su obra cumbre).

Siendo francos, seguramente Tidal Waves tampoco habrían llegado a fichar por Captured Tracks ni a ocupar ningún puesto destacado en algún festival que no fuera el Hoteler, pero sí que habrían dado de qué hablar entre su círculo más inmediato. Me refiero al mencionado Festival Hoteler de Vic, así como a bandas paralelas y próximas como Power Burkas, Puta, Brut o los también separados Piñata. Se trata de una nueva oleada de grupos catalanes que entienden el punk desde la perspectiva ecléctica que les proporciona el seguimiento de festivales como el Primavera Sound, lo cual provoca que suenen «más de allí que de aquí». Así pues, Tidal Waves adoptan el nombre de una canción de los Thee Oh Sees pero en cambio apostan por una clásica estética hardcore a la hora de diseñar la portada del casete. Ésta puede recordar a las de los discos de Japandroids, influencia palpable en los bajos robustos y distorsionados de las canciones de Tidal Waves. A diferencia del dúo americano, ellos sí tienen guitarrista: riffs y raspados acelerados que aportan frescura e inmediatez pese a tener también los graves saturados y distorsionados.

Tidal Waves grabaron estos cinco temas en el estudio Caballo Grande de Cristian Pallejà. Entre ellos se encuentran «This Years» y «Burning Places«, prólogo y epílogo respectivamente, dos pildorazos de verano en pleno invierno que a pesar de que podrán quedarse gravados en la memoria, merecerían quedarse gravados en nuestras carnes a base de moratones.