#Noticias

Datos para los artistas, el nuevo terreno de los servicios de streaming

Spotify for Artists quiere dar más control a los autores, aunque su destino final puede ser ponerle "precio" al espacio en el servicio.

21.04.17
Frankie Pizá

Los artistas quieren saber lo que está ocurriendo con su música. La sensación de desconfianza ante los servicios de streaming, ante el enorme índice de reproducciones y el supuesto retorno “injusto” que reciben los creadores, se está comenzando a disipar.

Internet y el consumo musical online ya no son vistos como una amenaza sino como una oportunidad por la mayoría de los artistas; lo que en un comienzo era reticencia, ahora se ha convertido en ilusión.

Dado el diseño de la industria musical y la poca transparencia de la misma, los autores quieren saber qué está ocurriendo con su obra “exactamente”. Es por eso que han aparecido ya servicios como AWAL, una app que entrega a los artistas un “análisis exhaustivo” en cuanto a reproducciones; dónde se escuchan más algunas canciones, quienes las escuchan, etc.

Spotify ya tenía un recurso así, llamado Fan Insights (se remonta a noviembre del 2015), y ahora acaban de lavarle la cara con una nueva actualización, Spotify for Artists. Una “forma de auto-servicio de los artistas para comprender lo que está pasando con su público en Spotify” dicen.

“Manejar y auto-gestionarte tu presencia en Spotify” con información “privilegiada” que aporta Spotify a los artistas; información demográfica, sobre la edad, género o tipo de gente que escucha tus canciones, números exactos de reproducción, etc.

Spotify está reservando un espacio propio para los creativos, algo que recuerda mucho a SoundCloud, pero lo más importante es que está “poniendo precio al espacio”, algo que probablemente en el futuro veremos convertido en una monetización al estilo YouTube o Facebook.

Si Spotify es capaz de brindar este tipo de información “valiosa” para los artistas, pronto desvelará sus propias herramientas y “ayuda” para los artistas que deseen mejorar esos datos; más sitio, más protagonismo, más dinero.

Los artistas “verificados” podrán manejar todos los aspectos de su página oficial; desde las fotos a las canciones que se encuentra el usuario en primer lugar, etc. Podrán controlar incluso en qué listas de reproducción aparece su música.

“Lo que estamos viendo es que los artistas de todos los tamaños necesitan la ayuda”, dice Troy Carter, Jefe Global de Servicios de Spotify. Y enfatiza en la palabra “ayuda”.

“Alguien que es uno de los 50 mejores artistas en el mundo todavía están tratando de averiguar un montón de cosas acerca de sus fans en relación con datos demográficos específicos, cómo llegar a ellos, cómo vender más entradas, cómo alcanzar audiencias que no necesariamente se sienten atraídas a la radio típica”.

Carter concluye las declaraciones apuntando a la reciente especulación de que el servicio pueda tener planes de ejercer como una discográfica: “no podríamos estar más lejos de eso” comenta, apuntando que “lo importante es ¿cómo podemos apoyar a nuestros socios en todos los extremos y permitirles utilizar Spotify como una plataforma de distribución, un lugar donde puedan llegar a más aficionados, y ser el aliado más valorado que van a encontrar?”

Spotify desveló hace unas semanas un acuerdo sin precedentes con Universal Music Group que, entre otras cosas, restringirá contenidos a los usuarios gratuitos amplificando las “clases” dentro del propio servicio. Lo que ellos observan como una estrategia para tener más usuarios prémium puede convertirse en un regreso a las descargas.

Etiquetas: