#Noticias

Para Rush Hour, el Kwaito comienza en Senyaka

11.08.17
Frankie Pizá

El origen de un movimiento como el Kwaito, una forma de vida que alcanza no solo música o baile sino también una identidad y actitud, no puede reducirse a una sola figura de influencia.

Casi toda la música urbana de hoy y ayer en Sudáfrica tiene que ver con el Kwaito, una forma de música de baile que emergió en el país momentos antes de la transformación iniciada con la elección democrática de Nelson Mandela.

De él, antes de él y a partir de él surgió todo un universo sonoro que incluye desde el Tsonga Disco al Gqom que hoy en día se expande desde Durban al mundo.

En el momento en que los éxitos Bubblegum en Sudáfrica comenzaron a dirigir de forma prioritaria sus intenciones hacia la pista de baile aparece “Don’t Judge Me Bad”: año 1987, primer álbum de Senyaka Kekana titulado “Fuquza Dance”.

Con la inmersión de la escena de baile de los Países Bajos en la historia de la música sudafricana a partir del ecuador de los 80, Rush Hour reedita dos de los cortes que mejor representan las mutaciones de aquellos sonidos hasta llegar a una primigenia forma de Kwaito.

Los holandeses recuperan el mencionado “Don’t Judge Me Bad”, extraída del debut de Senyaka, y “Bayanyonyoba”, un corte sacado del álbum “Ma-Gents” (1993) que refleja a la perfección la sintonía del Kwaito con la incipiente música House occidental.

Con este 12″, primera vez que estos dos tracks se planchan en un vinilo de este formato, Rush Hour cubre los diferentes perfiles musicales de Senyaka: uno más cercano al R&B electrónico y otro posterior con el Kwaito ya popularizado en toda la Sudáfrica democrática.

El artwork corre a cargo de Stenze Quo. El 12″ se puede conseguir aquí.

Rush Hour acaba de lanzar una recopilación que cubre esta fructífera época musical sudafricana.

Etiquetas: ,