#Noticias

Relapse #02 Palais Schaumburg

29.07.13
Jordi Isern

La música de Palais Schaumburg me lleva a El Tambor de Hojalata de Günter Grass. Un niño desquiciado aporreando su tambor hasta más no poder, que no crece y que posee el poder de reventar cosas con la frecuencia tan alta de sus gritos. El paso de ese tambor, marchando por las calles bombardeadas de Berlin, podría ser el preámbulo perfecto para este grupo. Eso acompañado por la fauna que habitaba el Cabaret Voltaire en Zurich.

Letras dadaístas, trompetas esquizofrénicas y ritmos con ruidos de fondo con cosas en destrucción, en plan música concreta. Palais Shaumburg es una de las bandas de la Neue Deutsche Welle que más me gustan, con el permiso de los intocables Einsturzenden Neubaten; que por cierto, el batería fue parte de la formación original de este grupo.

En mi opinión, su mejor período es cuando estaba Holger Hiller, del 80 al 82; aunque en realidad cada vez estoy más convencida que esto se puede aplicar a casi todo lo que surgió del post-punk. A partir del 84 la cosa se empieza a pudrir.. ¿discográficas caníbales y sobredosis de laca?

El primer disco homónimo de Palais Shaumburg lo produjo David Cunningham de Flying Lizards, una verdadera joya intemporal. Lo mejor de todo es que hay un puñado de vídeos, de la mejor época del grupo, que me terminan reafirmando ese extraño paralelismo con el pequeño tamborilero de la novela de Gunter Grass.

Por: Monica di Francesco