#Noticias

Internet como ágora: Recordando «Joy Of Humans» de Lenticular Clouds

27.05.16
Frankie Pizá

28 de noviembre de 2012: Lenticular Clouds lanza la experiencia html y pieza audiovisual «Joy Of Humans», 11 entornos virtuales diferenciados que daban vida a una banda sonora creada a partir de sonidos procesados y extraídos de Internet.

Casi 4 años después, escuchar el álbum al completo resulta toda una experiencia; percibimos un sonido que de alguna forma significa una transición entre los diseños sonoros multidimensionales de «Universal Geometry» (conservando algo del primer Lenticular Clouds más orientado al Dream Pop) y la obra «HEALTH GODS» (que representó en MiRA 2015 y que estaba «basada en 6 deidades de diferentes culturas de la antigüedad relacionadas con la salud y la curación»).

El artista ha dispuesto la totalidad de «Joy Of Humans» en SoundCloud recientemente; a continuación las impresiones que él mismo me hizo llegar en su momento, cuando una iniciativa así era todavía era algo singular:

Web Como Soporte.

“El formato digital se encuentra habitualmente con el handicap de no poder ofrecer una experiencia visual o gráfica como antaño ofrecían las portadas y libretos físicos que se distribuían con la música. Lejos de ser un impedimento, el formato web permite ser si cabe más visual y con más variables para interactuar que el formato físico.

«Con la aplicación web “Joy Of Humans” Lenticular Clouds pretende emular la esencia de las antiguas páginas web en html, con elementos como gifs en movimiento, canciones incrustadas que suenan automáticamente y esa dinámica laberíntica de nunca saber que te depara el siguiente click”.

Internet como ágora de la humanidad.

“Por otra parte las canciones del disco se nutren de sampler, muestras, sonidos, en definitiva recursos, extraídos de internet. Ya sean capelas de aprendices de cantantes, tutoriales para tocar instrumentos, interpretaciones de rap de gente anónima sin repercusión más allá de el video subido a youtube».

«Todo ese conglomerado de sonidos y recursos que están disponibles en internet y son sujeto de ser compartidos, manipulados, remanufacturados, por el aparato digestivo del artista que los regurgita de vuelta a internet siendo otra vez sujetos de ese mismo proceso cíclico».

«Con estas prácticas generalizadas no solo crecería la humanidad en el ámbito cultural o musical, sino que podríamos liberarnos de las redes que nos atrapan con los hilos de la propiedad privada».

Revisa aquí nuestra extensa charla con Albert en 2015.