#Noticias

Pandora Premium, tarde pero con opciones en la guerra del streaming

14.03.17
Frankie Pizá

Ya comentamos en su momento, viendo venir esta avalancha, que «cuantos más servicios de streaming, peor para la música».

En Estados Unidos la oferta comienza a ser asfixiante: Amazon Music Unlimited es de largo la mejor opción para los que ya son afiliados a la super empresa de Jeff Bezos, tanto por oferta como por modalidades en cuanto al precio, pero Pandora Premium quiere rivalizar con un nuevo aspecto y características convirtiendo parte de sus casi 80 millones de usuarios.

Como ya avisamos, Pandora Premium iba a estar basado en Rdio (servicio que Pandora compró en 2015 por alrededor de 75 millones de dólares, tras interesarse en su «tecnología y el diseño») y contaría con «un motor de recomendación muy potente basado en el largo historial de datos que la compañía ha acumulado con los años de experiencia».

El primer ensayo de la compañía fue con Pandora Plus, modalidad que a pesar de su buen precio tan solo se ha acercado a los 4 millones de suscriptores. Las características eran música sin anuncios, un catálogo menor de 2 millones de canciones y la posibilidad de reproducir canciones en cualquier momento.

Pandora Premium llega con un diseño elegante y simple, aumentando el catálogo a 40 millones de canciones y con el mismo precio que Spotify y Apple Music.

Las diferencias entre los tres son muy sutiles; basándonos en el análisis de TechCrunch, Pandora Premium destaca por su interface y modalidad de «reproducción en curso», donde el fondo cambia de color de forma dinámica para ajustarse a la gama del álbum o single que se está escuchando.

Según comentan en la publicación, Pandora quiere «superar» a sus competidores a través de un mejor y más afinado uso de las recomendaciones. Pandora Premium utiliza Music Genome Project como herramienta para facilitar la creación de listas de reproducción.

Spotify alcanzó la cifra de 50 millones de usuarios de pago hace pocas semanas y ya está amenazando con nuevas modalidades de escucha en «alta calidad».

Observando el desarrollo de las diferentes empresas nos damos cuenta que hay poco margen para ofrecer algo que realmente diferencie a un servicio de otro; ni el catálogo, ni las exclusivas, ni los precios, ni la experiencia de usuario parecen no poder ajustarse más.

La decisión de un usuario al contratar uno u otro está determinada por factores no musicales: la comodidad, el conocimiento previo de la empresa, su posición geográfica o la predilección por un artista concreto.

Pandora, por ahora, sigue tan solo estando disponible en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda.