#Noticias

MailChimp y su nueva forma de usar la música

27.02.17
Frankie Pizá

Disimuladamente. «Queríamos dejar lugar a la intriga y que el interés se generara de forma natural» ha dicho un directivo (Mark DiCristina) de MailChimp a Pitchfork sobre el proyecto VeilHymn, inicialmente lanzado como un resultado de los «años de colaboración» entre Bryndon Cook y Dev Hynes.

Nos asombraríamos al saber la implicación de algunas marcas o compañías en proyectos musicales; el márketing de hoy consiste en infiltrarse en una comunidad concreta sin llamar la atención, hacerlo de una forma «poco o nada intrusiva».

El «proveedor de servicios de marketing por correo electrónico» MailChimp está dejando ver una estrategia poco corriente en este 2017; primero conocimos el sintetizador interactivo inspirado en los ruidos de las ballenas y ahora sabemos a ciencia cierta que están detrás del último movimiento creativo de Blood Orange.

Cuando se presentó el single «Hymn» ni siquiera imaginábamos que MailChimp podía estar promoviendo una creación de este tipo; también en Pitchfork apuntan sobre la extensión de la campaña, que busca «conectar con la subcultura digital» con «propuestas que riman con el nombre de la compañía».

Así, citan (además de VeilHymn o WhaleSynth) a MailShrimp, KaleLimp y MaleCrimp como parte de la misma campaña.

El dúo VeilHymn ha creado el single «Hymn» exclusivamente para esta iniciativa, obra conjunta entre MailChimp y la agencia publicitaria Droga5. La canción se puede comprar como single en Domino Records y se puede disfrutar a través de un vídeo interactivo.

Aunque no resulta ninguna revelación, la actitud de MailChimp y la forma de integrarse dentro del contenido que consume su público potencial resulta ejemplar para percatarse de las nuevas formas de márketing musical que algunas empresas ejecutan sin que apenas nos demos cuenta.