#Noticias

La letra pequeña de Coachella

Beyoncé, The Weeknd y Eminem son los cabezas de cartel, pero queremos fijarnos en esos nombres que casi no se pueden leer sin la ayuda de una lupa o la ampliación de la foto.

03.01.18
Carles Novellas

Los responsables de Coachella han aprovechado el arranque de 2018 para dar a conocer su cartel completo antes de que empiece a filtrarse por la red y se expanda como un virus.

La tipografía más grande este año es para los nombres de The Weeknd, Beyoncé y Eminem, y a simple vista también se leen rápido los de SZA, Vince Staples, Tyler The Creator, Post Malone, Migos, Miguel y Cardi B. Mucho hip hop y r&b en las primeras filas, lo cual no tiene ya que extrañar a nadie.

A partir de la tercera o cuarta línea (según el tamaño del ordenador y la capacidad visual de cada uno) ya es necesario ampliar la imagen o acercarse a la pantalla para leer con calma que viene a continuación. Es ahí donde queremos fijar nuestra atención: Coachella, nos guste o no, marca tendencia, y un análisis rápido de ese grueso no tan visible de su programación nos puede ayudar a entender en qué punto se encuentran artistas, proyectos y escenas.

Primer día: sorprende un poco que Kelela no esté un poco más arriba (donde si vemos al newcomer Daniel Caesar y los mexicanos Los Ángeles Azules, por ejemplo), pero también podemos pensar que su ambición de consolidarse como una diva moderna del r&b, alternativa al mainstream clásico, va por buen camino con esta posición; mientras el sudafricano Black Coffee se beneficia del espaldarazo que le ha dado Drake este año para subir posiciones y colarse cómodo en la zona intermedia. Justo por debajo destacan los nombres de TroyboiPerfume Genius y Moses Sumney (fino estilista r&b entre Frank Ocean y Sampha); y ya en con letra más pequeña aparece el nuevo proyecto de Detroit Love (ni más ni menos que Carl Craig, Moodymann y Kyle Hall: quizás merecían un poco más de brillo), el sinpar y siempre interesante Helado Negro y Avalon Emerson, una de las pocas figuras interesantes de la nueva hornada techno y pistera en la jornada de arranque del festival.

Segundo día: Chromeo, Chic y Jungle están en el sitio que les toca, no hay mucho que discutir. Pero quizás BROCKHAMPTON podrían haberse metido en ese espacio: lo merecen por frescura, por creciente popularidad y porque han sacado nada menos que tres discos este (ya pasado) 2017. Pronto hablaremos de ellos por aquí con un poco más de calma. Por debajo de ellos varios nombres a tener en cuenta, que pueden marcar de alguna forma este 2018: los de Jorja Smith y Yaeji, por ejemplo, dos vocalitas con madera de estrellas del underground con posibilidades de dar el salto; y -aquí sí- varios djs y proyectos dance de postín, como The Black Madonna, Pachanga Boys (hace poco entrevistamos a Rebolledo por aquí), ChloéJackmaster.

Tercer día: King Krule y Kamasi Washington se leen bastante bien y son apuestas lógicas y esperables; también se puede más o menos decir lo mismo de Ibeyi, Jesse Ware, Jamie Jones o Kamaiyah, que ha subido varios enteros últimamente tras la mixtape «Before I Wake» (aún resuena en nuestros tímpanos su estupendo debut, «A Good Night At The Ghetto»). De hecho, es curioso que el nombre de la MC de Oakland aparezca antes que el de Princess Nokia, que sin duda estaría más arriba si Coachella se celebrara en Europa. A destacar en la parte baja del cuadro a Motor City Drum Ensemble, John Maus, Omar-S (Detroit bien representado este año en el festival) o el curioso dúo neoyorkino de origen latino Buscabulla, que editaron hace unos meses un segundo EP en el que también participó, precisamente, Helado Negro.

Aquí el cartel completo del festival: