#Noticias

La música de Prince sigue comportándose como él lo hubiera hecho

Tidal demandada por 18 millones de dólares al introducir en el servicio 15 álbumes de Prince sin permiso.

17.11.16
Frankie Pizá

La música de Prince no necesita a nadie que la defienda y se sigue comportando a imagen y semejanza: persiguiendo a todo aquel que haya osado distribuirla o reproducirla sin permiso.

Prince fue en vida un neurótico artista en continua batalla con la industria; desde su pelea con Warner Bros. por los derechos sobre su obra a la obsesión por controlar el transcurso y presencia de su discografía e imagen en Internet. Su música, con él ya desaparecido, parece haber aprendido del deep learning del propio autor y se revuelve como lo haría el de Minneapolis.

La polémica entre el nuevo equipo gestor del patrimonio del músico y Tidal tan solo acaba de comenzar: a principios de semana informábamos que el supuesto acuerdo entre la empresa de Jay-Z y Prince para la distribución de música reciente no se cerró debidamente y además el servicio de transmisión cometió un grave error al dar acceso a sus usuarios a un total de 15 álbumes clásicos del artista justo después de su muerte. Sin permiso.

El feudo entre Roc Nation/Tidal y Bremer Trust/NPG parece oficializarse con una demanda impuesta el 15 de noviembre por las segundas partes: según Music Business Worldwide, los daños para Tidal ascenderían a 18 millones de dólares a pagar por una infracción del copyright.

Al parecer, Tidal tan solo tenía la exclusiva para disponer del álbum “Hit N Run: Phase 1” durante “90 días” y ni mucho menos tenía permiso para lanzar aquellos 15 clásicos después de fallecer el artista. Toda esa música sigue disponible únicamente en Tidal y no puede escucharse ni en Spotify ni Apple Music.

Los daños se calculan así: NPG denuncia que Tidal lanzó sin permiso más de 120 singles del purple one, y por cada uno debería pagar una cantidad de 150.000 dólares.

Puedes saber mucho más de Prince y de su relación con la industria en este artículo.