#Noticias

Kelly Moran debuta en Warp Records

La compositora y teclista de Nueva York lleva ya tiempo situada en la escena de vanguardia. "Ultraviolet" es un trabajo sofisticado que parte de la idea contraria: la naturalidad.

06.11.18
Aida Belmonte

Hace ya un tiempo que le seguimos la pista a Kelly Moran. Concretamente desde principios de año, cuando entraba a formar parte de la MYRIAD Ensemble de Oneohtrix Point Never y anunciaba su primer show en Barcelona, en el escenario The Warehouse del Primavera Sound 2018. Pero su trayectoria no empezaba aquí, ni mucho menos.

Su primer álbum, “Bloodroot”, fue la octava publicación de un pequeño sello indie de Brooklyn, Telegraph Harp. Gracias a las buenas críticas que levantó este primer LP, que fue un ejercicio de composición prácticamente matemática, le surgieron oportunidades de oro para seguir avanzando en su carrera. 

Kelly Moran entró en la escena neoyorkina colaborando con la bailarina y artista de performance Margaret Leng Tan, muy vinculada a John Cage, con quien se la ha comparado por sus métodos de composición con piano preparado, un piano modificado mediante la colocación de elementos materiales en las cuerdas. Otro de sus éxitos profesionales recientes, como hemos comentado al principio, ha sido su participación como teclista en la banda de directo de Oneohtrix Point Never. 

Pero entremos en materia. “Ultraviolet” nace de la forma más fortuita que nos podríamos imaginar. Moran se encontraba en Long Island trabajando en un proyecto que le estaba costando sudor y lágrimas sacar adelante. Ante la frustración, salió a pasear por el bosque, donde tuvo una revelación: escuchó “los sonidos del bosque, del viento y la fauna, y los ecos que me rodeaban. Entonces quise hacer música que fuera igual de natural, conectada y sin esfuerzo”. 

Después del paseo, Moran se sentó frente a su piano preparado y empezó a improvisar durante horas. Una vez lo hubo grabado todo, pasó dos meses editándolo y añadiéndole efectos, y el resultado es este LP con tanto jugo. 

Una combinación de influencias provenientes del jazz y el dream pop, con claras referencias a las composiciones clásicas y al black metal. Según cuenta ella misma, “gracias a re-examinar mi proceso como artista, me liberé y acabé haciendo canciones más sueltas, menos cohibidas”. 

Ciertamente, “Ultraviolet” se siente como un álbum honesto y de liberación, con elementos que nos recuerdan a Philip Glass y a Tim Hecker. Movimientos melódicos cíclicos que se van desviando para luego volver a su camino, mientras zumbidos drone van apareciendo desde debajo, todo envuelto de una textura electroacústica. Un LP cercano al minimalismo por su sencillez pero con gran influencia romántica que vemos a través de la expresividad de los patrones melódicos. 

Es precisamente el equilibrio entre la metódica precisión de su anterior “Bloodroot” y el flujo liberado de esa tarde en el bosque lo que conforma la magia de “Ultraviolet”. “Es realmente descabellado”, dice Kelly Moran, “que un día loco me haya conseguido un contrato con Warp Records”.

Tracklist:

  1. Autowave
  2. Helix
  3. Water Music
  4. Nereid
  5. In Parallel
  6. Halogen
  7. Radian