#Noticias

Informe synth pop nacional (Parte 2)

07.02.14
Xavi S. Pons

En el primer especial del synth nacional se optó por glosar las diez propuestas que, siempre desde nuestro juicio, son las más destacadas ahora mismo en términos pop, con las omisiones propias a todo listado que no quiere ser un censo. Ahora, en esta segunda ocasión, listamos otras diez bandas más una reedición –entre comillas- que consideramos relevante. Esta vez la cosa va de formaciones más esquinadas, ya sea por la naturaleza de sus sonidos o por no ser consideradas en serio por sus apartados líricos o lo horrísono de los nombres que han escogido. Digamos que existe cierto componente reivindicativo o, al menos, de ofrecer una perspectiva distinta a según qué proyectos. Ahí va.

-LOS GANGLIOS

Mientras algunos siguen tomándose a chifla lo de Xoxé, Leli y Rafael en su cortedad de miras, parece que otros sí que les conceden a estos genios el mérito y análisis serio que merecen. Mapa Sonoro, sin ir más lejos, que les incluyó en la primera entrega de su nueva temporada. Y es que resulta difícil negar la grandeza del trío cuando facturan hitazos pegadizos surtiéndose de programaciones de ritmos de Casiotone archiconocidas (la del “Da Da Da” de Trio), sampleos de políticos, mitos de la cultura popular, anécdotas increíbles y cualquier cosa que se os ocurra y que otras formaciones menos válidas desecharían al instante. Sus dos discos publicados y las innumerables piezas audiovisuales –son videoartistas también- que pueblan su canal de Youtube les convierten en la mezcla perfecta entre Devo, Hidrogenesse y Derribos Arias, toda vez que en el mejor grupo que haya salido jamás de Extremadura. Cuidado con darle al play, que no habrá manera de que se os quite el “un buen vaso de leche, en uve hache ese”.

-FASENUOVA

Los asturianos Ernesto Avelino y Roberto Lobo igual pueden chocar enmarcados en la tipología synth -y razón no le falta a quien cuestione la inclusión en este apartado fundamentándolo en que lo suyo viene de lo industrial más enrarecido (Esplendor Geométrico, Throbbing Gristle) para ser en cierta manera el equivalente nacional a Demdike Stare-, pero sucediendo que, uno, son los mejores en lo suyo, y dos, que en ocasiones arrojan alguna línea de sinte, obviar a este dúo se antoja criminal. Máxime ahora que Gerard Donald (Drexciya, Japanese Telecom) y Legowelt han firmado sendas remezclas de “Cachito Turulo”, o lo que es lo mismo, que cuentan con la aprobación absoluta de dos nombres esenciales del electro.

-OREJA AGUIRRE

Aquí cuidado porque ni todo lo que factura este señor procede de sintetizadores y/o teclados ni hablamos de un sujeto normal al uso, si bien es cierto que lo segundo, el bien de la locura, le ha guiado por la senda de un disco sensacional sustentado en cacharraje. Se trata de Díselo Con Serpientes (Autoeditado, 2013), una genialidad de 28 piezas donde tienen cabida auténticas maravillas del sintetizador desvencijado, cuasi hauntological diríamos (“El Queso Maricón”, “Navidades Con Oreja Aguirre” y “Todo Lo Que Me…”), IDM accidental y enervante, aproximaciones al progresivo post rave británico casi a la Digweed & Muir y, ya fuera del tema, reconstrucciones a lo witch house de dos famosas canciones de Chayanne y Jon Secada con sutiles añadidos que ni Salem. Un disco de los que salen cada mucho tiempo y un individuo bastante perturbado este Oreja Aguirre, todo sea dicho.

-AFRIKA PSEUDOBRUITISMUS

Erik Hurtado Saura tiene una formación clásica como músico a sus espaldas que no queda reñida con los misterios del cosmos y la mitología. Sólo así se explican sus paisajes sonoros, kosmischen en forma de suites largas que parecen más las propias a Carl Sagan sobre un unicornio musicando alguna peli pionera de la sci-fi que a las de un ceutí futurista y devoto del formato cassette. Lo único que se nos ocurre es fantasear con una hipotética pertenencia de Afrika en otro multiverso a la BBC Radiophonic Workshop y recomendaros que escuchéis cualquier cosa suya ya mismo, que aunque elijáis de forma aleatoria vais a flipar.

-DIEGO GARCIA

Este asturiano enamorado de los Farfisas tiene un diez pulgadas (Estela Discoidea, Sonido Muchacho) en el que cohabitan sonidos propios a los Stereolab más electro yeyés con –y he aquí una interesante peculiaridad- no pocas alusiones a cultos paganos, algo por lo general más propio al dark folk. En todo caso un disco que contó con los parabienes de Edwyn Collins, con hits claros –ahí queda la muy Emilio Jose “Himnos”- que entran de inmediato y con la deferencia de titular  la última canción “Hasta Pronto Amigos”. La educación ante todo.

– PILA

Aquí damos con la prueba de que ser admirador incondicional de los Kinks no excluye que suceda lo mismo con la electrónica. Jonston, bien conocido cuando factura pop en la línea de los citados en primer lugar, usa este seudónimo cuando maquina otras composiciones que van por lo segundo. De momento ha sacado tres canciones, algunas con tramos rollo experimentaciones en la sede de la BBC a cargo de Delia Derbyshire, y una de ellas ya es un hit claro con unos sintes enormes. Ahí va.

-MERCEDES

De Súper Cadáver salen estos dos chicos, ambos cursando una FP de electrónica. En realidad sólo tienen una canción que use sintes, “Ultraviejo”, aunque eso sí, su presencia aquí está más que justificada porque es sublime y, además, ellos se encargan de aportar remezclas que les delatan como grandes conocedores de los códigos de géneros como el witch house o el electro punk. “Ultraviejo” es lo más y puede que incluso hayan creado el electroclash denuncia con ella, ya que se trata una problemática en primera persona escalofriante: que los ancianos hacen lo que les sale de los cojones. No perderse nadie el remix que les hace Teché, que es ya mezclar synth lo-fi con la música del Monkey Island y es el acabose.

-C.I.A.N.U.R.O.

Este trío lo mismo se casca remixes quemasuelas –el tramo final del que han hecho para el “Niño” de Gatopersa es oro- que, ya con composiciones propias, se aproxima a corrientes foráneas tangenciales al electro punk y post rave que no terminan de popularizarse aquí. Y todo bien, claro; no en vano acaban de sacar un siete pulgadas –compartido con los asturianos HUIAS- con Autoplacer Sindicalistas como justo premio a su posición en el certamen de maquetas que hicieron. Bueno, eso y que han tocado con Adult, importantísimos en toda esta mandanga.

-CICLOS ITURGAIZ

Este dúo son Eskorbuto solo que con teclados y sillas de ruedas, elementos clave en sus directos. Antes tenían una banda de rock al uso, a la Sonic Youth, pero un buen día decidieron hacer algo por la senda de la electrónica y ya se han plantado en dos discos donde todo es despiporre en las primeras escuchas –sobre todo por ese don que tienen vara la descalificación- y en las subsiguientes ya se aprecia que subyace un festival de verdades. Todo, claro está, con esos teclados gitanos tan marca de la casa. Ciclos Iturgaiz al Sonar ya.

-MILAGROS

Resulta que una de las chicas de HATEM imparte clases en el Colegio Pío XII de Madrid y, junto a doce de sus alumnos, han grabado cinco canciones. Y es una maravilla, se mezcla electrónica de andar por casa, con mucho teclado y demás, con toda la muchachada cantando a coro. En teoría se iba a publicar un vinilo, pero nunca más se supo. En todo caso aquí están las cinco canciones, que a buen seguro gustarán hasta al más mezquino de nuestros lectores.

-LA RUBIA MONTOYA

De un tiempo a esta parte –y gracias a la labor de Domestica Records y Atemporal Records- se vienen reeditando joyas synth nacionales de los ochenta del calibre de Grupo Q o Funeraria Vergara. Bien. Aun molando, que lo hacen, no es nada en comparación con la subida de todo el material de La Rubia Montoya a bandcamp. La formación participó en el primer certamen del  FEA Festival, y grupo y evento, a diez años vista, resultan esenciales para comprender a muchas de las bandas aquí mentadas. Igual no, puede que sea mera mitificación nuestra y que nadie supiese entonces -ni quiera saber ahora- de La Rubia Montoya, pero de una u otra forma ahí queda lo suyo a vuestra disposición.

Por José Sanz Gallego