#Noticias

Hit of the Week #32

05.11.13
Jordi Isern

No hace falta situar a Pick A Piper como supergrupo, porque tampoco lo son y ya lo valen de por sí. No obstante, y para poner el anzuelo, allá van las tres señas necesarias y que les acompañan siempre. El grupo lo forman el batería de Caribou, Brad Weber, y miembros de Tenth of May y de Clint Scrivener, así como de Ruby Suns. Electrónica de instrumentos, o psicodelia de baile, lo cierto es que se han marcado un primer LP, más bien disco corto, de lo más chispeante. Hay mucho de batería que cabalga sin cansancio, y espirales de loops con syntes. Se nota la mano de los caleidoscopios sonoros y los viajes. Pero con un cierto afán de comedirse y tratar de no aburrir al oyente. Las canciones no pasan los 4 minutos (excepto en una), y el gran punto de éxito llega, de hecho, con una la más cortas del homónimo: “Zenaida”, de dos minutos y cuarenta y siete segundos. Es como un subidón controlado, una pastilla cronometrada en la que se pasa del fogueo repetitivo de un bajo modulado, a una voz femenina que nos lleva de paseo a la catarsis en un santiamén. Una maravilla  de disco que justo ve la luz ahora (salió oficialmente en Europa ayer por City Slang), y que podremos ver en directo en la Lo.Li.Ta de Razz, el próximo 7 de diciembre. La electrónica tan bien hecha solo nos puede hacer sonreir y con algo tan recogido y bien hecho, la felicidad más merecida. Pick a Piper.