#Noticias

El futuro del almacenamiento está en el lenguaje ADN

Una empresa, en colaboración con Microsoft, consigue codificar en ADN sintético las grabaciones "Tutu" de Miles Davis y "Smoke On The Water" de Deep Purple.

02.10.17
Frankie Pizá

Si tenemos que imaginar a algún artista prestando su música para ser “codificada” en ADN, seguramente acabemos pensando en alguien contemporáneo con la mirada fija en el futuro de la distribución cultural y la biotecnología.

Pero nuestra civilización sigue empeñada en la “preservación” de siglos de historia y acontecimientos artísticos como fuente de información para el futuro a largo plazo; almacenar todos nuestros logros para que las futuras generaciones o los futuros visitantes comprenden cómo hemos llegado hasta aquí.

Por eso, las primeras grabaciones “codificadas” utilizando ADN han sido una de Miles Davis y otra de Deep Purple, algo que da al proyecto un aire parecido al de los discos de oro de las sondas espaciales Voyager.

Si se extingue la raza humana y un código ADN resiste el desastre, los nuevos habitantes de la Tierra sabrán lo importante que fue el grupo de Rock y el camaelónico trompetista. Lo más importante primero: esa es la lógica que suelen seguir proyectos de este tipo.

Twist Bioscience, una empresa especializada en la síntesis de ADN, en colaboración directa con investigadores de Microsoft y la Universidad de Washington han conseguido codificar las grabaciones del Montreux Jazz Festival del “Tutu” y el clásico “Smoke On The Water”.

El proyecto supone un hecho histórico al ser la primera vez que se consigue almacenar grabaciones de audio de calidad en el código ADN. Otra de las personas que jamás hubiéramos imaginado implicada en un proyecto de este tipo, Quincy Jones, ha respaldado la iniciativa desde el principio:

“Con la poca fiabilidad de cómo los archivos se guardan a menudo, a veces me preocupa que nuestras futuras generaciones se queden sin acceso a estos momentos musicales” comentó añadiendo que estaba “orgulloso de saber que el recuerdo de este lugar tan especial nunca se perderá”, al hilo de su estrecha relación con el Montreux Jazz Festival.

Esta hazaña genera cuestiones importantes de forma natural: la empresa encargada de realizarla comenta que hoy en día “los mejores medios de almacenamiento convencionales tan solo pueden conservar su contenido digital durante cien años y bajo condiciones precisas, mientras que el ADN sintético es capaz de preservar su contenido informativo durante cientos de miles de años”.

Aunque ninguno de nosotros tenga interiorizado el proceso de codificación necesario desde un código binario al lenguaje ADN, la investigadora de Microsoft Karin Strauss ha dado un ejemplo más gráfico y dimensional de lo que supondría este tipo de almacenamiento:

“La cantidad de ADN utilizada para almacenar estas canciones es mucho menor que un grano de arena. Increíblemente, el almacenamiento de la colección completa de grabaciones del Montreux Jazz Festival resultaría en código ADN algo más pequeño que un grano de arroz”.