#Noticias

«Fuck Donald Trump» es más que un himno generacional

03.02.17
Frankie Pizá

Si el disco final de A Tribe Called Quest ha sido el primero en ganar relevancia después del clima y cambios políticos en Estados Unidos,  “FDT” (“Fuck Donald Trump”) será para siempre recordado como el himno para todos aquellos americanos decepcionados que observan como su nación cambia drásticamente sin que puedan hacer nada.

El single del rapero californiano YG supone ya una pista generacional, tal y como lo fue «Straight Outta Compton» en su momento; si en aquel momento sus antepasados directos reflejaban los conflictos, la violencia y la nueva lucha de clases, «FDT» sirve como apoyo para que una nueva era de levantamiento anti-político comience.

Según algunas publicaciones estadounidenses, en los últimos días un grupo de hackers ha invadido la continuidad de algunas radios locales en estados de mayoría conservadora con la canción de YG y Nipsey Hussle en bucle.

Al parecer, el día de la inauguración del nuevo presidente, el single se reprodujo de forma continuada en algunas estaciones de Texas, Seattle o Carolina del Sur. Incluso en algunos casos se necesitó de ayuda técnica externa para solucionar el problema.

Como ya comentamos anteriormente, «FDT» también sirve como principal ejemplo de una nueva época en la que la música ya no sintoniza con el contexto político estadounidense y global.

Desde el auge laboralista en UK no se observaba una tan intensa reacción colectiva y artística hacia los cambios políticos en el primer mundo.

El último álbum largo de YG fue incluido entre los más importantes para nuestra revista en 2016; allí señalamos que «Still Brazy» es una llamada a la «acción»:

«En una época convulsa, en la que la música se ve obligada a ser interpretada como arma política además de cultural o estética, “Still Brazy” se salta el momento de reflexión. En el contexto de la comunidad afroamericana en los nuevos Estados Unidos de Trump, YG no es una llamada a la unión y la concienciación, es una llamada a coger los cócteles molotov y salir a incinerar la calle».