#Noticias

Un ensayo audiovisual sobre nuestros actos

Hemos sido víctimas de violencia y hemos engendrado violencia. Pero eso también es parte de nosotros. Kendrick Lamar protagoniza su vídeo para el single "ELEMENT".

28.06.17
Frankie Pizá

El mantra que domina todo el disco es el mismo: «Nadie ha rezado por mi» y «Lo que pasa en la Tierra se queda en la Tierra».

A primera vista podría percibirse como un auto-exorcismo, un Kendrick Lamar exhumando y prendiendo fuego a sus pecados, pero en realidad se trata de una revelación, una aceptación.

Si en «To Pimp A Butterfly» había intrínseco el mensaje de «vamos a cambiar al mundo», aquí el rapero de Compton se dice a sí mismo: «no puedo cambiar el mundo sin cambiar yo primero». En «DAMN» observamos a Kendrick más Kendrick que nunca; el Kendrick real, consciente de sí mismo, de sus miserias y de sus virtudes.

«ELEMENT» es uno de los cortes más profundos del álbum, uno de los que el rapper se ve expuesto a voluntad; el visual, al igual que la canción, profundiza sobre nuestros actos, la repercusión de las decisiones, la culpabilidad, como la violencia engendra violencia y como somos un producto del miedo, antes de que supiéramos ni siquiera qué rostro tiene.

De nuevo, al igual que en «HUMBLE», la acción se llena de referencias autobiográficas y puramente poéticas; trozos, momentos y escenarios que vuelven a poner de manifiesto la simultaneidad que ha adquirido el discurso de Lamar.

Jonas Lindstroem se encarga de la dirección junto al propio Kendrick Lamar y Dave Free (The Little Homies).