#Noticias

Boreals «Antes no nos matábamos para encontrar el sonido»

26.11.13
Jordi Isern

Faltaba muy poco para que saliera el disco que tanto habían esperado, el ansiado debut Antípodas (Irregular, 2013) pero para Xavi Paradis y Miquel Serra – falta Victor Paradís, ausente esa tarde- de Boreals, los nervios ya terminaron. Los deberes están hechos y vuelven a pasar las tardes en su casa/local de ensayo tocando y enseñando nueva música a sus amigos. Todo sigue más o menos igual que en 2011, cuando entré por primera vez en el piso de avenida Roma que comparten (De ahí lo de Rome EP, ¿lo ven ahora?). Ceniceros llenos, los escritorios tapados por instrumentos, teclados y pedales, cables por los suelos, ropa de chándal y los posters y flyers de sus conciertos en el comedor. Pero ellos han cambiado. Hay una evolución en su manera de trabajar, y por ende, de sonar, con la que han logrado acercarse un poco más a la madurez de su proyecto.

Aún con esos cambios en la manera de trabajar y en el hacer, su esencia de chicos sencillos que se alejan de conceptos raros sigue intacta. Xavi aclara el nombre del disco, Antípodas, que son dos puntos opuestos, muy relacionados con el momento actual de su carrera, pero no va por ahí. “El nombre sale de las dos canciones que abren el disco ‘Antípoda I’ y ‘Antípoda II’. Están construidas con el mismo tono, con armonías parecidas, pero a la vez son muy distintas, así que un poco sí que se podría buscar la analogía, pero lo cierto es que no era por el cambio nuestro. Tampoco es que sean la más importantes, pero nos pareció bonito”. Decíamos que siguen sin complicarse la vida, algo que Miquel resume con su punto de vista sobre el asunto. “Le llamamos Antípodas por estética. Sí. Por estética”.

Pero volvamos a los cambios. A la evolución. ¿En qué punto se ve más marcada? Miquel, quien ejerce de alguna manera de balanza entre los hermanos Xavi (teclados de formación clásica) y Victor (guitarra y alma de hardcoreta), va directo y sin dudar. Siempre seguro: “Hay una evolución en el sonido. Está más buscado. Antes era ‘esta melodía, y ahora esta otra…’; ahora es ‘esta melodía pero con este sonido’. Debe sonar bien, deber ser algo que nos guste. Una melodía y un sonido juntos. Antes no nos matábamos con el sonido”. Algo que Xavi también ve claro e introduce la figura de su anterior productor, Jano Gómez aka Monki Valley. “Antes era a saco sí. Con el Rhodes fue con los sonidos de serie. Jano nos hizo trabajar eso, pasar más horas…”. ¿Hasta que punto hay de Jano en Boreals? “Yo aprendí a producir. A ver la parte técnica. A fijarme más en el sonido. En ese aspecto me lo ha enseñado todo”. (Miquel) “La manera de pensar y la manera de trabajar” (Xavi).

Con la determinación de esas palabras sobre el que fue su productor,y que sonrojarían al más creído, uno se pregunta por que entonces esta vez han prescindo de su figura. Y la respuesta vuelve a ser cien por cien Boreals. (Miquel) Las canciones ya sonaban bien en casa, llevamos tiempo con ellas, y solo era que Lasers tuvieran tiempo para grabar, ya que lo hemos hecho todo en Newton Studio. Algun consejo nos han dado, pero la última palabras la teníamos nosotros”. Eso lleva a pensar de la madurez como grupo a la que ya llegan. El público lo ha visto, los programadores también y ellos… más o menos. “La madurez de Boreals está por venir. Donde se ve más es en ‘No te metas las manos en los bolsillos (-primer single ndr-). Y de hecho fue la última que hicimos. Quisimos romper con todo y es la que personalmente más satisfecho estoy”. Es Xavi ahora quien habla sin un segundo para pensar. Es todo espontaneidad. Como lo es cuando les pregunto de dónde nace esa comparación que siempre se les ha hecho, esa que dice “Boreals son como Fuck Buttons meets Mogwai”. “Nunca nos parecimos a Fuck Buttons” parece incluso harto de ello. “Quizás por tener una mesa llena de cacharros, algunas influencias como el post-rock de los noventa, pero nada más. De etiquetas nos gustaría que fuera, ya puestos, ‘post-electro’. Llevar la electrónica a donde nadie ha hecho”. No obstante, reconoce alguna influencia concreta: “The Album Leaf, porqué vienen del piano clásico como yo”, pero Miquel sigue en sus trece. “En la manera de hacer puedes usar elementos en común con otros grupos, como trocear las baterías como Four Tet, pero no en algo concreto”.

Acaban de sacar disco, tienen una gira por delante de la que hay que estar muy atentos ([Xavi] “Nos gusta más nuestro directo que el disco”) pero en el piso de la avenida Roma el bullicio es constante. “Ya tenemos muchas canciones que nos gustaría revisar y ver que se puede hacer con ellas. Un EP para febrero, marzo de 2014 sería ideal”. Son Boreals, una de las bandas que más prometía cuando aparecieron hace tres años largos, y que ahora están llegando a las cimas que ni se habían planteado con una entereza inusual. Ya no hace falta que apunten su nombre, ya lo saben, ahora siganlos.