#Noticias

Apple se apropia del “Ha” y por tanto de la cultura Ballroom

En un promocional para resumir las últimas novedades de la compañía, Apple utiliza el sonido sagrado para la comunidad Ballroom: el "Ha".

15.09.16
Frankie Pizá

Con la llegada del nuevo iPhone 7, llegaron también nuevos promocionales: uno de ellos, titulado Don’t Blink, se caracteriza por incluir una producción del artista Surkin, “Tiger Rhythm”. Para la comunidad Ballroom, lo que más llamó la atención es la aparición del “Ha”, el sonido más significativo para su cultura.

MikeQ, productor afiliado a Fade To Mind y fundador de Qween Beat, es el máximo representante de un modo de producción que gira alrededor del “ha” y enérgicas percusiones. Muchos aficionados y cercanos le llegaron a felicitar por la “incursión” de uno de sus tracks en el anuncio de Apple.

El artista mostró su descontento en Twitter comentando sobre la “apropiación indebida” de Apple y la nula intención de explicar el contexto en el que este sonido se ha enraizado. Para MikeQ (Michael Cox), éste es un gesto que indica la despreocupación por esta cultura y por tanto por los atributos culturales de la comunidad LGBT.

tiu-noticias-apple-ballroom-ha-mikeq-dont-blink-promo-2

Todo comenzó con un sample extraído de la cinta Trading Places (1983): una cara B titulada “The ‘Ha’ Dance”, producida por los Masters At Work, y toda una subcultura de baile que adoptó ese sonido tan característico como suyo.

Tal y como comentamos en un artículo especial sobre el track, uno de los más sampleados en la música de baile, el “Ha” es “un “crash” que termina cada compás de percusión, un “Ha” procesado, disimulado y alargado para decorar el bombo final crea en cualquier caso un efecto envolvente singular e inusual aún hoy”.

Es el mismo “Ha” que innumerables productores han utilizado en sus producciones, aunque su uso frecuente y distintivo proviene de la cultura Ballroom contemporánea. Ligada de forma indivisible a la comunidad LGBT, esta cultura hoy por hoy presente en todo el mundo está derivada de las houses y balls que germinaron en el Nueva York de los 70/80.

Para la cultura Ballroom, el “Ha” es algo cercano a lo sagrado, y que este sonido se utilice en una campaña de la empresa más influyente del mundo sin acreditar su procedencia real, ha desatado su indignación.