#Galleries

La belleza de la música obsoleta

#Galleries

La belleza de la música obsoleta

pre-convergence-morgue.tumblr.com

24.05.16
Frankie Pizá

De 1992 a 1997 la tecnología aplicada al consumo musical invadió nuestras vidas con una renovación de conceptos antiguos y sobreproducción anclada a nuevos formatos que hoy observamos muy lejanos; el Discman nació en 1994, mientras que el MiniDisc, ese intento de Sony por recobrar la experiencia walkman aunque en discos ópticos, duró hasta 1997.

El sonido de la carcasa del Discman al cerrarse. Su pantalla LCD y aspecto futurista. Sus completas especificaciones técnicas: refuerzo de graves o normalización de frecuencias eran habituales en casi todos los modelos de estos reproductores de CD portátiles. Casi podemos escuchar ese sonido tan familiar cuando observamos estas solemnes fotografías.

Objetos, mecanismos y estética desfasada, muerta por inanición antes de lo esperado: un Sony D-EJ360, un Panasonic RQ-SX52 con sonido Dolby y más dispositivos que simbolizan la convulsa transición de la industria musical a las reproductores digitales y el abandono mayoritario de la música no grabada en un soporte físico.

Hoy, 25 años después, en la era del consumo a la carta, las tasa de reproducciones y los servicios de streaming online, nos encontramos paradójicamente en el umbral para la desaparición de las descargas; el proceso humano/digital capaz de conectar de forma directa y transparente al usuario con el artista, sello o autor de una canción.

Selección de fotos basada en pre-convergence-morgue.tumblr.com.