#Best of 2019

Best of 2019: 20 discos

TIUmag te presenta la mejor música de este año. A lo largo de las próximas semanas publicaremos siete listas con las canciones y los discos de 2019 que no deben caer en el olvido.

28.12.19
Antoni Ripoll
Texto de Antoni Ripoll. 
Diseño de Àlex Basalobre y Antoni Ripoll. 

Diciembre siempre será un mes especial para los medios. Discos, artistas, canciones, vídeos y demás entidades creativas compiten para aparecer en lo más alto de listas jerárquicas y obtener un último push antes de que los algoritmos hagan el trabajo sucio y les arrebaten el estatus de novedad para siempre.

Un año más, TIUmag vuelve a participar en este ritual colectivo y en esta ocasión hemos preparado dos listas fundamentales: las 50 mejores canciones y los 20 mejores discos de este ejercicio, dos categorías insalvables que definen la identidad del medio. Además, también hemos preparado una serie de listas específicas que nos ayudarán a justificar y contextualizar las dos listas principales. Puedes escucharlo todo en nuestro Spotify. Este será nuestro recorrido:

  • Best of 2019: 10 r&b jams 
  • Best of 2019: 10 avant-garde tracks
  • Best of 2019: 10 club tracks
  • Best of 2019: 10 hip hop bangers
  • Best of 2019: 10 canciones nacionales
  • Best of 2019: 50 canciones
  • Best of 2019: 20 discos

En la era de los singles y las playlists, el disco (LP, EP, etc.) parece convertirse gradualmente en un vestigio de otro tiempo, un formato cada vez más forzado que choca con la forma de consumo actual, inmediata y personalizada. La función del disco siempre ha sido la de encapsular una experiencia, la de proporcionar al receptor una narrativa que sea algo más que la suma de sus partes. Es un formato que no siempre ha existido y que no existirá para siempre; pertenece a un lugar y un tiempo determinados. Sin embargo este 2019 hemos seguido escuchando discos que han brillado tanto por su contenido como por su narrativa, y en TIUmag hemos seleccionado los 20 mejores, según nuestro criterio editorial.


20. Juice WRLD – Death Race For Love (Interscope Records)

Juice WRLD se fue demasiado pronto, evidenciando una vez más los graves problemas de salud mental que dominan el stardom de la música popular. Por eso parece irónico que a principios de este año el de Chicago entregara un disco extenso y variado, plagado de colaboraciones pero sin perder su esencia, siguiendo la estela de Lil Uzi Vert y su trap de cadencia emocional.


19. Rema – Rema (Marvin Records)

Rema está opositando seriamente para ser uno de los grandes nombres en el nuevo pop de 2020. El vocalista de 18 años ya es capaz de facturar bangers de pop nigeriano como “Dumebi”, con un flow que tanto recuerda a Swae Lee como a Wizkid. Por muchas más como esta.


18. FKA Twigs – Magdalene (Young Turks)

«Magdalene» ya está aquí y cumple con lo prometido: llevar la estética y el discurso de FKA Twigs a otro nivel. Tras un hiato de cinco años nadie daba por hecho que la que la diva del pop de vanguardia fuera capaz de igualar su LP debut.

Pero FKA Twigs se ha vuelto a rodear de la élite experimental para dar forma a un cosmos único, lleno de paisajes que nadie más sabe dibujar, o al menos no con este nivel de definición e intensidad. Además, es de las pocas artistas que ha publicado los créditos completos de las canciones en sus redes sociales (ArcaOneohtrix Point NeverNicolás Jaar), poniendo en valor el capital humano y el trabajo en equipo, imprescindibles para entender un artefacto tan complejo como «Magdalene».


17. Medhane – Own Pace (Grand Closing)

Colaborador habitual de Earl Sweatshirt y MikeMedhane forma parte de esa escuela que ha destruido el concepto tradicional de flow para inventarse uno muy distinto, sin esa energía impostada que ya es un estándar en la música urbana, mucho más natural y apto para narrar escenas cotidianas, próximo a la corriente poética del realismo sucio.


16. Kanye West – Jesus Is King (Def Jam Recordings)

Acumulando un retraso mucho más largo de lo previsto y un montón de pistas falsas y cambios en el tracklist (Kim K mediante), el nuevo álbum de Kanye West vio finalmente la luz este año. No se trata de un disco de gospel, a pesar de que así lo anunció el artista, pero el concepto es claramente religioso y la música se nutre de un gran número de samples y códigos de la música popular religiosa norteamericana.


15. Oneohtrix Point Never ‎- KCRW Session TX 23/10/18 (Warp Records)

No, este año no toca disco de Oneohtrix Point Never. Sin embargo sí podemos disfrutar de este EP de versiones en directo editado por Warp Records en motivo de su treinta aniversario como sello. A destacar la versión de “Love In The Time Of Lexapro”, música celestial que recupera ese vibe retrofuturista que Boards Of Canada hicieron suyo a mediados de los noventa.


14. Jacques Greene – Dawn Chorus (LuckyMe)

En tiempo de descuento llega «Dawn Chorus», el segundo álbum de estudio de Jacques Greene. El que fuera uno de los renovadores del UK garage en su día entrega su mejor disco en términos absolutos, plagado de joyas acid house como “Night Service” o “For Love”, entre muchas otras.


13. DaBaby – Kirk (Interscope Records)

Si vendieran acciones de DaBaby, en TIUmag recomendaríamos hacerse con un buen puñado de ellas.

Energía, ímpetu y un carisma desbordante: estas son las cartas de DaBaby. “Kirk” es el segundo disco que publica en 2019, tras el esencial “Baby On Baby”. La intro del disco es también su highlight y un excelente ejemplo de que la potencia sin control no sirve de nada (y él va sobrado de las dos).


12. Maxo Kream – Brandon Banks (RCA Records)

Estaba claro que alguno de los singles de “Brandon Banks” iba a entrar en las listas de lo mejor de este año. Tanto el contenido como el continente recuerdan a los clásicos del rap sureño, con ese inimitable aroma a genuino que desprende quien no necesita inventarse nada. Maxo Kream fluye encima de producciones de Zaytoven o D.A. Doman en el disco más sólido de su carrera.


11. Tyler, The Creator – Igor (Columbia Records)

Con Tyler ya se sabe: expect the unexpected. “Igor” es un disco maduro, sin hits evidentes (a excepción de “Earfquake”, que en principio fue escrita para Justin Bieber, nada menos) y con una coherencia interna y un magnetismo fuera de toda duda.


10. Floating Points – Crush (Ninja Tune)

Quién nos iba a decir que, además de ser un maestro en las disciplinas clásicas de la música de club, Floating Points sería también un auténtico orfebre de IDM, braindance y música electrónica horizontal. “Crush” es indudablemente uno de los discos del año.


09. Drake – Care Package (OVO)

Actor, judío y de clase media. Aislado en Toronto, lejos del peligro. Drake no lo tuvo fácil para encajar en una escena donde la falta de calle afecta directamente a la credibilidad. Pero es precisamente esta tensión permanente, esta frustración sublimada, lo que acabó introduciendo algo inédito en el rap: la validación de una nueva sensibilidad, ajena a las dinámicas del realness y del empoderamiento de una minoría oprimida.

Ahora, unos ocho años después, esta colección de unreleaseds que es “Care Package” llega como algo más que simplemente eso. Es un álbum con entidad propia concebido en la cima creativa del crooner (2010 – 2016). Y por esta regla de tres podría tratarse de uno de sus mejores discos.


08. JPEGmafia – All My Heroes Are Cornballs (EQT Recordings)

El rapero experimental vuelve a desplegar su personal discurso sobre relaciones personales en la posmodernidad con un innegable talento. JPEGmafia crea una atmósfera distópica que encaja a la perfección con su identidad de alumno díscolo de la escena estadounidense. Una combinación arriesgada y perfectamente ejecutada que sin duda merece estar bien arriba en el podio de 2019.


07. Denzel Curry – Zuu (PH Recordings)

Tras una década perfilando su identidad (bendita época Raider Klan), queda demostrado que Denzel Curry no necesita grandes colaboraciones ni beatmakers mediáticos para escalar bien arriba en los tops del año. Pocos álbumes facturados este año desprenden la energía y la frescura de “ZUU”, tu nuevo disco favorito de hip hop contemporáneo.


06. Mike – Tears Of Joy (10k)

El rapero del Bronx compila una veintena de tracks de apenas dos minutos de duración cada uno, en un disco musicalmente tan maduro que parece imposible en alguien que acaba de cumplir veinte años. Una de las sorpresas de esta temporada.


05. Amnesia Scanner & Bill Kouligas – Lexachast (PAN)

El capo de PAN y el dúo experimental Amnesia Scanner entregan un disco que literalmente nadie estaba esperando y que es una de las sorpresas electrónicas más gratas de la temporada.


04. Barker – Utility (Ostgut Ton)

Imaginar el futuro siempre ha sido un recurso habitual en la producción de música electrónica. Intentar adivinar cómo va a sonar ese género que nos gusta dentro de treinta o cincuenta años, con otra tecnología, con otra sensibilidad. Una fantasía abstracta que puede guiar todo el proceso creativo.

Pero lo cierto es que en muy pocas ocasiones la realidad acaba superando nuestra imaginación. Es lógico: no podemos construir un artefacto del futuro con los medios y la perspectiva del presente.

Por eso, cuando uno escucha “Utility” por primera vez se da cuenta de que está delante de algo especial. El enfoque ambient-techno de Barker es único porque no hay nadie más pensando de este modo ahora mismo. Podríamos trazar un paralelismo con los interminables build-ups de Lorenzo Senni pero, a diferencia de este, Barker no se sirve de ningún concepto ni referente estético: aquí la música está completamente al servicio de la imaginación del receptor. Y el resultado es inevitablemente intemporal.


03. Octavian – Endorphins (Black Butter)

Parecía que “Endorphins” iba a ser un release menor pero ha acabado siendo el mejor disco de Octavian hasta la fecha. “King Essie” o “Lit” ya suenan con poder en sus directos, tal y como pudimos comprobar hace nada en Sónar. El LP en su conjunto tiene pocos puntos débiles, encontrando el equilibrio entre hits y construcciones pop menos convencionales.


02. Blood Orange – Angel’s Pulse (Domino)

“Angel’s Pulse” fue anunciado por el mismo Dev Hynes como una colección de descartes de su reciente LP “Negro Swan”. Pero, ¿qué pasa cuando un trabajo presuntamente menor acaba superando ampliamente otro que ha sido presentado como principal?

Blood Orange parece haberse librado de toda la presión que supone un “regreso” editorial y “Angel’s Pulse” aparece como su disco más completo desde “Cupid Deluxe”. Funk moderno, sonido Memphis, r&b hipersexual (y también melancólico), bedroom pop, todo fluyendo de forma orgánica y justificada. Poesía negra contemporánea.


01. Caterina Barbieri – Ecstatic Computation (Editions Mego)

Escribe James Rhodes en “Instrumental” (Blackie Books, 2015): “Me metí en la cama. Me puse los auriculares. Madrugada. Todo oscuro y silencioso a más no poder. Le di a la tecla de reproducción y escuché una pieza de Bach que no conocía, que me llevó a un sitio de tal esplendor, de tal abandono, esperanza, belleza y espacio infinito que fue como rozarle la cara a Dios. Juro que en ese preciso instante viví una especie de epifanía espiritual”.

La psicodelia synth de Caterina Barbieri suena más poderosa que nunca en “Ecstatic Computation”. Piensa en un huracán de líneas de sintetizador (algunas de inspiración trance, otras herederas de la new wave) que transporta al receptor a ese paisaje que describe Rhodes y que con tanta precisión ha sabido plasmar Ruben Spini en el artwork y las visuales para Barbieri.

TIUmag solo es posible gracias a tu apoyo económico: suscríbete a nuestro Patreon y accede a contenido exclusivo.