#La mejor música de 2018

Los 10 mejores club tracks de 2018

La redacción de TIUmag selecciona las piezas más relevantes de este año. A lo largo de las próximas semanas publicaremos siete listas con discos y canciones que merecen no ser olvidados.

18.12.18
Antoni Ripoll
Criterio de Antoni Ripoll, Aida Belmonte, Guillermo Estrada-Nora, Sara Valdés y Raul Almeda.
Texto de Antoni Ripoll.
Diseño de Kentaro Terajima.

Es esa época del año.

Discos, artistas, canciones, vídeos, y demás entidades creativas compitiendo para aparecer en listas ordenadas que refresquen su estatus, que les brinden una última oportunidad de llegar a nuevos públicos antes de que los algoritmos hagan su trabajo.

En la práctica no deja de ser un ejercicio sincero de síntesis para poner un año en perspectiva. Y qué año. 2018 ha sido memorable se mire como se mire.

En TIUmag hemos preparado dos listas fundamentales: las 50 mejores canciones y los 20 mejores discos de este ejercicio, dos categorías insalvables que también definen el ethos de un medio de comunicación cultural como este. Además, y con la intención de preparar el terreno, publicaremos una serie de listas previas que nos ayudarán a justificar las dos listas principales. Este es nuestro recorrido:

A lo largo de las próximas semanas haremos inventario de lo que, a juicio de la redacción de TIUmag, ha sido lo más relevante de 2018. Puedes escucharlo todo en nuestro Spotify. Una novedad: por primera vez desde los orígenes del medio las listas tendrán orden. Hay disco y canción del año. Creemos en la fuerza de este formato.

Hoy presentamos los diez club tracks que más nos han impactado este año, siempre bajo un sesgo de calidad y creatividad. La definición de club track será siempre imprecisa ya que el concepto de clubbing va cambiando con el tiempo. Entendamos, pues, esta categoría como un cajón de sastre para todas aquellas producciones de ADN físico, de espíritu horizontal, sin importar el cosmos estético al que pertenezcan. Del dub techno mutante de Timedance a la ballroom music deconstruída de Naafi, esto es lo que mejor que hemos escuchado en el club este año:

10. Neinzer – Horus (Timedance)

Uno de los recopilatorios más importantes de este año en materia club ha sido “Patina Echoes” (Timedance, 2018), una colección de tracks que explora los vértices del dub techno, los breaks y la deconstrucción. En esa selección destaca “Horus” de Neinzer, que suena a ritual africano pasado por un filtro de ciencia ficción.


9. DJ Lilocox – Fronteiras (Príncipe)

Es todavía indiscutible la influencia de Príncipe y su revisión del kuduro en la escena club actual. “Fronteiras” es posiblemente una de las pistas más accesibles de DJ Lilocox pero también una de las más directas y que mejor suenan en un soundsystem de club.


8. Objekt – Secret Snake (PAN)

Este fue el primer single de “Cocoon Crush” (PAN, 2018) y también el highlight de Objekt en 2018. Básicamente son seis minutos en una rave interestelar. A partir de ahora, cuando usemos el adjetivo “mutante”, pensaremos en “Secret Snake”.

https://youtu.be/0zUAoHc4eZc


7. Chevel – The Call (Different Circles)

Este año Chevel publicó LP en Different Circles, el sello de Mumdance y Logos. Habitual en sellos orientados hacia el techno, como Stroboscopic Artefacts, el italiano entregó esta vez un híbrido entre IDM y techno que no solamente conserva la energía de ambos universos, sino que la multiplica.


6. DJ Existential Crisis – Raised By Wolves (autoeditado)

Detrás de este acertado nickname humanista se esconde Paul Woolford, autoridad en house y hardcore old school que nunca deja de sorprender. “Raised By Wolves” es house de corte clásico con vocales y pianos que nos traen de vuelta al origen de la música de club. Podría colar como track de la época si no fuera por ese bajo demoledor.


5. Krystal Klear – Neutron Dance (Running Back)

Es imposible saber cuántas veces sonó “Neutron Dance” el pasado verano pero nuestra intuición nos dice que muchas, quizás demasiadas. De todos modos estamos delante de un track imbatible por su calidad y por su intención de recuperar el vibe de la edad de oro de la house music. Intenciones nobles y resultado indiscutible.


4. Lechuga Zafiro – Agua Y Puerta (Naafi)

Aunque Lechuga Zafiro no se ciñe a ningún género específico, su cosmos sonoro y estético suele seguir las directrices de la filosofía Naafi; eso es, recoger los códigos de la música popular de baile (reggaetón, cumbia o, en este caso, la ballroom music), retorcerlos y darles una nueva vida. “Agua Y Puerta” lleva esta sofisticación al extremo mientras conserva su ADN club. Una perla negra en el catálogo de Naafi.


3. Ploy – Ramos (Timedance)

Quizás el foco más interesante en la electrónica de club actual es, a nuestro entender, las intersección entre dub techno, breaks y experimentación. Hablamos de sellos como Livity Sound, Astral Plane Recordings o Timedance, espacios donde la línea editorial permite que la creatividad florezca y que una brillante generación de productores hagan historia. “Ramos” es el justo represente de este foco creativo este 2018.


2. Ciel – Terracotta (Discwoman)

“Terracotta” no tiene nada que ver con la estética y el sonido a los que nos tiene acostumbrados Discwoman. Se trata de un track extenso de techno ambiental que alguien decidió incluir en la irregular compilación “Physically Sick 2” (Discwoman, 2018). Ciel aprovecha su slot para esbozar un increíble ejercicio de ambient con un desarrollo que tiende hacia el dub techno con poquísimos elementos. Dan ganas de que no termine nunca.


1. Vril – Riese (Giegling)

Técnicamente “Riese” no deja de ser un loop de seis minutos, sin apenas modificaciones en los elementos ni en la estructura. Al fin y al cabo así era el techno en su estadio original: la repetición como herramienta para generar una atmósfera única e intransferible en cada receptor.

El lugar al que busca llevarnos Vril solo puede construirse mediante este tipo de estructura monoloop. Y de todos los tracks publicados por el artista ese año, “Riese” es el que mejor representa este espíritu.

En la era de las hibridaciones, de la creatividad desatada y de vivir constantemente en el futuro, en TIUmag también nos enamora aquella música que sabe retroceder en el tiempo y explorar de forma noble los orígenes de un género como el techno. Por eso, y por su innegable belleza, “Riese” ha sido nuestro club track de cabecera este 2018.