#La mejor música de 2018

Las 50 mejores canciones de 2018

La redacción de TIUmag selecciona las piezas más relevantes de este año. A lo largo de las próximas semanas publicaremos siete listas con discos y canciones que merecen no ser olvidados.

28.12.18
Antoni Ripoll

Criterio de Antoni Ripoll, Aida Belmonte, Guillermo Estrada-Nora, Sara Valdés y Raul Almeda.
Texto de Antoni Ripoll.
Diseño de Kentaro Terajima.

Es esa época del año.

Discos, artistas, canciones, vídeos, y demás entidades creativas compitiendo para aparecer en listas ordenadas que refresquen su estatus, que les brinden una última oportunidad de llegar a nuevos públicos antes de que los algoritmos hagan su trabajo.

En la práctica no deja de ser un ejercicio sincero de síntesis para poner un año en perspectiva. Y qué año. 2018 ha sido memorable se mire como se mire.

En TIUmag hemos preparado dos listas fundamentales: las 50 mejores canciones y los 20 mejores discos de este ejercicio: dos categorías insalvables que también definen el ethos de un medio de comunicación cultural como este. Además, y con la intención de preparar el terreno, publicaremos una serie de listas previas que nos ayudarán a justificar las dos listas principales. Este es nuestro recorrido:

A lo largo de las próximas semanas haremos inventario de lo que, a juicio de la redacción de TIUmag, ha sido lo más relevante de 2018. Puedes escucharlo todo en nuestro Spotify. Una novedad: por primera vez desde los orígenes del medio las listas tendrán orden. Hay disco y canción del año. Creemos en la fuerza de este formato.

Tras cinco listas sectoriales publicadas a lo largo de estas últimas semanas, hoy presentamos la lista de mejores canciones de 2018 en términos absolutos. La gran mayoría de piezas han sido comentadas, reseñadas o citadas en nuestros artículos este año y la selección es coherente con nuestra línea editorial, por lo que no debería haber ninguna sorpresa. Así recordaremos este año:

50. Laraaji – Hare Jay Jay Rama II

49. Krystal Klear – Neutron Dance

48. Skee Mask – Rev8617

47. Sheck Wes – Mo Bamba

46. Tim Hecker – In Death Valley

45. Lechuga Zafiro – Agua Y Puerta

44. Drake – God’s Plan

43. Ploy – Ramos

42. Mr Eazi – Keys To The City

41. A$AP Rocky – White Tux, White Collar

40. Organ Tapes – Seedling

39. Jacquees – Inside

38. Quavo – Rerun

37. C. Tangana – Spanish Jigga Freestyle

36. Objekt – Secret Snake

35. Rosalía – Bagdad

34. Pedro LaDroga – Stalkeo Básico

33. Kelly Moran – Helix

32. Yung Beef – Un Corazón Y Una Flecha

31. Blood Orange – Jewelry

30. Ciel – Terracotta

29. Beach House – Lemon Glow

28. Serpentwithfeet – Bless Ur Heart

27. Travis Scott – Sicko Mode

26. Sophie – Faceshopping

25. Vril – Riese

24. C. Tangana – Cuando Me Miras

23. Desert – Sense Tu

22. Travis Scott – R.I.P. Screw

21. Oneohtrix Point Never – Last Known Image Of A Song


20. James Blake – If The Car Beside You Moves Ahead (Polydor)

James Blake se desprende esta vez de uno de sus mejores activos (su voz cristalina) en un ejercicio de experimentación pop que lo sitúa a años luz de su zona de confort. El mérito es precisamente este: destruir (en este caso, convertir) gran parte de su identidad para acceder a lugares desconocidos. El resultado es una obra mayor de un artista importante para el devenir de la música popular.


19. Playboi Carti – Long Time (Interscope Records)

Como acostumbra a suceder en los discos de este segmento, todo está en la intro. “Long Time” se basa en un mantra que se repite a lo largo de tres minutos y medio: “I ain’t felt like this in a long time”. El mérito de este track y del nuevo disco de Playboi Carti en general es recoger el flow y la estética del hip hop, y hacer con ello algo distinto, música sin contenido, completamente centrada en la transmisión de emociones a través de la repetición de ad-libs y líneas de sinte. Por eso Pi’erre Bourne (en la producción) juega un papel tan fundamental.


18. Oneohtrix Point Never – RayCats (Warp Records)

“RayCats” puede pasar desapercibida en un disco tan complejo y extenso como es “Age Of” (Warp Records, 2018). Pero una vez digerida, esta pieza contiene todo aquello que siempre nos ha cautivado en Oneohtrix Point Never: cuerdas, drones, psicodelia y silencios. Por su esencia podrías situarla en el medievo, en un futuro post-humano o en el amanecer del universo; es música que no puede morir nunca porque nunca ha vivido en un tiempo concreto.


17. Jacquees – No Validation (Cash Money Records)

A veces parece que solamente el r&b clásico sabe capturar la poesía que subyace en el sexo. Es la sensación que produce “4275” (Cash Money Records, 2018) en general y “No Validation” en particular. Meses después de aparecer el track, Tyler, The Creator publicó un cover que acabó convirtiendo en himno el original.


16. Sheck Wes – Wanted (Cactus Jack)

Estaba cantado que el rookie del año entraría en este top de mejores canciones. “Wanted” es la auténtica perla de “Mudboy” (Cactus Jack, 2018), una declaración de intenciones contundente, cruda y coherente con la visión de Sheck Wes. “I’m a mudboy. I came from the mud, oozed out the concrete. I’m not a rose. I’m a mudboy, I came from nothing”.


15. Kanye West – I Thought About Killing You (G.O.O.D. Music)

Kanye eliminó la primera versión de «I Thought About Killing You» de todos sus canales después de que Bill Kouligas, el jefe de PAN, anunciara acciones legales por el uso indebido de un sample de su propiedad. Es una pena porque esa primera versión lo tenía todo: el hiper-narcisismo de Ye, el flirteo (¿involuntario?) con la escena experimental y una múltiple estructura que mostraba varios moods del megalómano. Disfrútala mientras no la borren de YouTube:


14. Ross From Friends – Don’t Wake Dad (Brainfeeder)

“Family Portrait” (Brainfeeder, 2018) es el resultado de casi dos años de intenso trabajo en el estudio, “de forma casi obsesiva”, según el label manager de Brainfeeder Flying Lotus. El mismo Ross From Friends reconoce que ha puesto toda la carne en el asador esta vez: «I tried to be careful with every single sound«. “Don’t Wake Dad”, que ya se incluía en su anterior EP, es la pieza más destacable del álbum, pura orfebrería electrónica.


13. Skee Mask – VLI (Ilian Tape)

“VLI” no tiene mucho que ver con el resto de álbum debut de Skee Mask para Ilian Tape. Lejos de experimentar con los breaks, aquí el autor se recrea con bleeps y capas de pads que van construyendo un build-up de casi seis minutos. Anatomía de la euforia.


12. Choker – Daisy (Jet Fuzz)

Se ha catalogado a Choker como un alumno de la escuela Frank Ocean pero quedarse solo con eso sería injusto. “Daisy” cierra su notable álbum debut, “Honeybloom” (Jet Fuzz, 2018), y es también una de las piezas r&b más expansivas, emocionales y creativas de este año.


11. Freddie Gibbs – Weight (ESGN)

A veces sucede que la vieja guardia vuelve para dar un puñetazo en la mesa y reclamar lo que es suyo. Y por norma general siempre sale mal. Pero este no es el caso que nos ocupa: el fluir y la explosividad de Freddie Gibbs en “Weight” (una oda al hustling y a la venta de cocaína al por menor) están fuera de toda duda y podrían dejar en evidencia a más de un newcomer. Además, la portada es un homenaje a Teddy Pendergrass que nos ha acabado de robar el corazón.


10. Playboi Carti – No Time (Interscope Records)

Este 2018 hemos visto a Playboi Carti llevar al extremo todo aquello que anticipó el año pasado: versos repetidos decenas de veces en la misma canción, un flow basado en ad-libs e instrumentales que suenan como la BSO de un videojuego antiguo a todo volúmen en un subwoofer reventado (bendito Pi’erre Bourne). El resultado es una cascada de dopamina y azúcar que no cesa en la hora que dura “Die Lit” (Interscope Records, 2018). En realidad podríamos haber incluido cualquier track del LP en esta lista, pero “No Time” (con Gunna) fue nuestro crush sonoro desde la primera escucha.


09. Nico Niquo – Timeless (Daisart)

Combinar free jazz, trance y ambient es una tarea tan pretenciosa como técnicamente compleja. Hacerlo de forma sublime, parece imposible. Pero Nico Niquo entiende el poder de la narración y la importancia de los silencios, y entrega esta pieza de orfebrería sónica justamente titulada “Timeless”. Códigos de nuestro tiempo ensamblados magistralmente en una estructura libre de clichés y prejuicios.


08. Jay Rock – King’s Dead (Top Dawg Entertainment)

Miss me with that bullshit”. El número ocho de nuestra lista está reservado para esta fantástica colisión de cuatro estrellas en los puntos álgidos de sus carreras: Kendrick LamarJay RockFuture y James Blake. Que nadie espere mensaje social o político aquí: se trata de una celebración de su potencial, de su posición en el juego. Un ejercicio de flexing llevado al paroxismo.

El track central de “Redemption” (Top Dawg Entertainment, 2018), y de la BSO de Black Panther,  tiene todo lo que un hit de rap necesita, amplificado por una superlativa instrumental de Mike Will Made It y por unos visuales que son pura euforia, y adornado con un epílogo a medias entre Kendrick y James Blake. Irremediablemente el hit del año en su segmento.


07. XOR Gate – Ellipse (Tresor)

Solo Gerald Donald podría ser capaz de construir algo tan luminoso y rico en matices con tan pocos elementos. El nuevo proyecto editorial de la mitad de Drexciya en Tresor nos recuerda que la vanguardia no es un campo forzosamente ligado a la experimentación y la transgresión. Alguien debería grabar esta pieza en un disco de oro y mandarla al espacio, que es donde pertenece.


06. Dwn2earth – Jodeci (Private Club Records)

Atlanta sigue siendo una factoría de talento y el newcomer Dwn2earth es el perfecto ejemplo. “Jodeci” es pura ensoñación pop, generosa en ad-libs y con una atmósfera nostálgica, casi fantasmal, que en cierto modo recuerda al primer How To Dress Well de la era Tri Angle. Debut impecable.


05. Gabber Eleganza – Total Football  (Presto!?)

Abanderar un revival no es algo que pueda hacer cualquiera. No se trata solamente de introducir un twist que permita actualizar un género. También es necesario ser una autoridad en la materia. Sumergirse en una cultura que murió hace décadas, explorar la estética, acercarse a la esencia, comprender el objeto, ser el objeto. Con “Never Sleep #1”, Gabber Eleganza se ha convertido en el epicentro de aquello que ya iniciaron Evian Christ, Lorenzo Senni o MssingNo: el crossover entre trance y vanguardia llevado a la excelencia.


04. Rosalía – Pienso En Tu Mirá (Sony Music)

Dos meses antes de que Rosalía liberara el segundo single de “El Mal Querer” (Sony Music, 2018), “Pienso En Tu Mirá” sonaba por primera vez en público en el escenario SónarHall como clímax del concierto más relevante de Sónar 2018.

Las decenas de vídeos que registraron ese nacimiento, en YouTube e Instagram, configuraron un mosaico que permitía hacerse una idea de lo que estaba por venir. “Pienso En Tu Mirá” ya se intuía una construcción pop atípica, con un ritmo inspirado en música tradicional española y una harmonía poco habitual en el universo pop mainstream.

Rosalía se recrea aquí en su identidad de cantaora, en el folclore y en la cultura popular española, llevando todos estos elementos a coordenadas que nunca antes conocieron, y barnizándolos con una pátina de solemnidad propia de artistas con mucha más trayectoria. Esta es, sin ninguna duda, la mejor canción nacional de este año.


03. Sophie – Infatuation (Transgressive Records)

La pieza central de “Oil Of Every Pearl’s Un-Inside” (Transgressive Records, 2018) es un clímax de casi cinco minutos sin percusión, puramente melódico, sobre la desesperación por intentar comprender a la persona a la que amas. Sophie lleva esta idea al extremo y construye un build-up interminable, una balada épica que proyecta emociones que todavía no existen.


02. Oneohtrix Point Never – Black Snow (Warp Records)

Cuando apareció “Black Snow” muchos core fans de Oneohtrix Point Never mostraron reacciones de confusión. Y es comprensible. El track, con vocales y una estructura clásica de pop electrónico, parecía un statement que alejaba al druida del ambient de su hábitat natural y lo acercaba a un espacio más concurrido, con menos libertad creativa.

Pero “Black Snow” no es lo que parece a simple vista. Si bien “Age Of” (Warp Records, 2018) es el disco más accesible del artista, la mecánica sigue siendo la misma que la de sus anteriores trabajos: centrarse en un concepto —en este caso la vida en un futuro postnuclear devastado— y llevarlo al paroxismo por la vía de la psicodelia y de la experimentación.

Esta es la mejor canción ambient / avantgarde de 2018. Es música que no puede morir nunca porque no tiene fecha de nacimiento. Está concebida en una ubicación que todavía no existe, en una línea temporal que no es la nuestra.


01. James Blake – Don’t Miss It (Polydor)

2018 no ha sido el año de James Blake. Sus creaciones se pueden contar con los dedos de una mano (dos tracks, un remix y un par de colaboraciones) y sus apariciones públicas, también (a destacar su presencia como telonero de Kendrick Lamar en su gira europea).

A principios de este año el crooner explicaba que pasó por una fuerte depresión en los inicios de su carrera. Una depresión que lo ha marcado para siempre y por la cual sigue acudiendo a terapia. Lo explicó en un simposio de salud mental y arte, y fue su grano de arena para visibilizar una leyenda tan tóxica como recurrente en la industria artística:

“There is a myth that you have to be anxious to be creative, that you have to be depressed to be a genius”.

Más o menos en esa fecha, James Blake colgó en su canal de YouTube “Don’t Miss It”, una canción que trata la tristeza y la soledad existencial de uno de los crooners más brillantes de nuestra generación. Esta es la mejor canción de este año, por su contenido, por su producción, por su contexto y por su significado.