#Route 2016

Un recorrido con los Sellos discográficos del 2016

13 editoriales que siguen enseñando con su labor que los sellos serán siempre necesarios.

22.12.16
Frankie Pizá

Este año no ponemos numeración. Hemos dejado de creer en los rankings. Nuestra ruta por los grandes acontecimientos musicales del 2016 no tiene jerarquías, tan solo protagonistas y títulos concretos. Rostros y sonidos; una ruta creada a partir del contenido que más congenia con nuestra personalidad como revista.

De todo un año de información, música y análisis surgen 31 álbumes fundamentales; 26 singles y EPs; 12 artistas que han dominado los focos y la industria a nivel internacional y local; 28 nuevas promesas que han dejado claro que seguiremos hablando de ellos; 13 editoriales que siguen enseñando con su labor que los sellos serán siempre necesarios; 25 reediciones esenciales; 17 recopilaciones y 20 canciones que no han parado de sonar en nuestra oficina.

En 2015, los números y cantidades fueron similares.

Tras conocer lo que nuestros lectores piensan sobre algunos de los mejores discos del año, nos toca a nosotros exponer nuestra opinión sobre un año musical en el que a pesar del luto casi permanente, no han dejado de ocurrir cosas.

No hay ni ganadores ni perdedores, tan solo momentos y música; diferentes historias artísticas que han marcado lo que pensamos de este excitante 2016.

Warp Records 

Grandes sellos discográficos, reputados, y con enorme peso en la historia de la música electrónica como Warp Records, son aquellos que consiguen hacer llegar los nuevos sonidos a un público más amplio, dar repercusión a propuestas que quizá hasta el momento habían estado en pequeñas plataformas musicales mucho más difíciles de rastrear.

Un sello como este, una institución, lo que hace es conectar un altavoz a lo que serán los momentos del futuro de la música y, por lo tanto, conseguir que le llegue a la gente. La responsabilidad de los británicos, entonces, trasciende el mero hecho de editar música de calidad, pues, en cierta forma, lo que esta haciendo es enseñar al mundo qué tal van las cosas por los parajes electrónicos y, como tal, dar voz a distintas propuestas, divergentes entre sí.

El reciente reclutamiento de Lafawndah y Kelela por parte del sello, o también el de Nozinja, es un paso importante de cara a reforzar la presencia femenina del rooster o de minorías, una forma de potenciar los grupos sociales pertinentes, muchas veces en posiciones desfavorables cuando se habla de las relaciones de poder, pues si ciertos grupos no están representados, automáticamente desaparecen.

La presencia de artistas como GAIKA y Lorenzo Senni en un sello como Warp ayuda a acabar con la limitada diversidad que muchas veces presentaba el retrato de la música electrónica que, en este caso el sello podía presentar, añadiendo pinceladas de color que enriquecen el cuadro.

Son los dos grandes éxitos del año para una editorial que tras un lustro transitorio, vuelve a unificar tanto innovación como calidad musical; el planteamiento electrónico del italiano es uno de los más singulares y coherentes con nuestro presente hiperconectado, y el joven narrador londinense ejemplifica con su música oscura y transcendente la turbulenta atmósfera que los últimos acontecimientos sociales y políticos han generado en el Reino Unido. (AM/FP)

Halcyon Veil

Adulteradas y agresivas estructuras electrónicas. Halcyon Veil, con su rabioso enfoque nihilista y proyectos que tiñen sus programaciones de crítica política y social se convierte en uno de los sellos imprescindibles para conocer el estado actual de la electrónica.

Un sonido que parece haber monopolizado el sello junto a NON y que con algunas excepciones, vamos escuchando recurrentemente: ruidismo, capas y capas de texturas, detallismo, patrones entrecortados y un omnipresente militarismo siniestro y tétrico.

Los elementos rotos, distorsionados o deconstruidos, o las líneas independientes que, en determinados momentos, coinciden y construyen melodías y patrones rítmicos coherentes hasta que se vuelven a disgregar.

El sello comandado por Rabit recibe elogios con cada release y ha sido quizá con el de Mistress, “Hollygroove“, un proyecto que viene desde Nueva Orleans capturando la intensidad del Grime (utilizando a menudo sus estructuras y sonidos) y la tensión/amenaza de los recursos melódicos del drill o el Trap. (AM)

Disboot 

Disboot ha servido otro año como altavoz para algunas de las voces más inquietas de la electrónica de nuestro país.

Sin embargo, en este 2016 no ha presentado nuevos nombres sino que ha sido testimonio del progreso de algunos artistas que ya habíamos tratado en TIUmag: es el caso del estreno en formato largo de Mans O, Niño y Cauto y del esperado nuevo EP de Sunny Graves.

Prueba de la buena salud del sello es que todos esos músicos figuran individualmente en alguna de las categorías de nuestra lista de lo mejor del año. (PC)

NON Worldwide

NON Worldwide representa todo y no representa nada. Al margen de la música que abandera el colectivo y editorial, estos son los puntos definitorios que ya expusimos en nuestro crítico análisis al sello:

1) NON es el reflejo de una sociedad “no consciente” que ha construido una conciencia virtual y superficial que parece radicalizar nuestra necesidad de permanecer a algo mayor que nosotros mismos; no ser parte de la “cultura de masas” o no sentirse identificado por nada. La necesidad de compartir una bandera con otros iguales que compartan nuestra misma visión del desencanto con el mundo.

Esa necesidad de diferenciación  y a su vez de “negación” se traduce en la implementación de la mercadotecnia capitalista, la utilización de simbolismos y rasgos militarizados, además de la reinterpretación de logotipos y creencias que se han desfigurado con el uso o al entrar en contacto con Internet.

2) NON es un “movimiento social” que utiliza el sonido y la explotación de una identidad mucho antes de llevar su megáfono a la calle, reclutar a toda esa gente que pueda comulgar con sus “ideales” y establecerse como un “movimiento real” que responda a unas experiencias o sensaciones compartidas por aquellos representantes de las “diásporas” que dicen abanderar. NON es un sello discográfico o comunidad artística con complejo de movimiento social que utiliza la estética radical y elementos que ya fueron disruptivos para generar una realidad virtual y un storytelling propio.

3) NON es una reclamación: un grupo de gente que dice compartir una posición parecida ante ciertas experiencias y quieren hacerse oír. Luchan contra el “trauma corpóreo” personal y de los pueblos de los que descienden. Proponen “descolonizar la pista de baile”, contestar a la violencia de nuestro entorno y todo lo establecido con más violencia, siendo el primer paso para superarla. “Interrumpir” el flujo de apropiacionismo occidental que ha borrado las señales dejadas por la música de los pueblos de la diáspora particularmente africana en nuestra cultura.

4) NON es un grupo de artistas que se identifican bajo la bandera de y denominación de “NON”, un término que describe su lugar en el mundo: no se sienten parte de nada. Quieren encontrar un refugio donde las leyes sean equitativas, se escriban desde cero. Donde todos los implicados se muevan bajo la misma figura o signo; que no importen raza, nacionalidad, aspecto, estatus o creencias religiosas. Quieren utilizar el sonido como principal herramienta de expresión y denuncia.

5) NON es una entidad que ha ido multiplicando sus objetivos al mismo ritmo que iba aumentando su ritmo de reproducción sonora; un paraguas que protege cada vez a más artistas (todos con algo que criticar o denunciar más allá de la música), que usa la comunicación y distribución vía Internet (Chino Amobi, Angel-Ho y Nkisi han incubado NON en Internet.

Uno desde Richmond, otro desde Sudáfrica y la artista multidisciplinar desde el Reino Unido) y profesa universalidad a la vez que construye un armamento propagandístico que va desde las navajas suizas con la inscripción “exorcise the language of domination”, cuchillos que rezan “IN DEFENSE OF THE PEOPLE”, a las fragancias o perfumes corporativos. Una respuesta a la dominación global inspirada directamente y con trazos que recuerdan a un partido político. Los artículos se definen como “moralmente conscientes”.

6) NON promete una especie de “sanación” para los pueblos y personas que son resultado de la huella del colonialismo a nivel “artístico”, aunque no físico o mental; reclaman su propio “espacio público alternativo” (remitiendo o más bien tergiversando al filósofo británico Paul Gilroy) donde escribir sus propias reglas y aislarse de la sociedad corrupta y desigual en la que nos vemos enclaustrados. La forma de propagar su mensaje es vender antifaces o almohadas hinchables con su imagen; la ruptura o interrupción que propone NON es tan solo virtual, en ningún caso difiere de la que propondría una marca de ropa cualquiera.

7) NON es un colectivo con actitud pseudo-confrontacional que combate “leyes” establecidas reutilizando las estrategias occidentales de evangelización, marketing y captación para teóricamente “alienarlas” como propondría el pensamiento afrofuturista, pero en realidad e inconscientemente pensando en expandirse como lo haría cualquier nación, creencia o multinacional.

8) NON parece un torpe resultado ante nuestra imperiosa necesidad por encontrar una nueva milicia del tipo Underground Resistance; una insignia con un poderoso carisma sonoro, connotaciones políticas derivadas del comunismo y que se resiste a perder “libertad”, “independencia” y “pureza” bloqueando la colonización de la industria musical y educando a nuevas generaciones sobre un mismo culto. Una “resistencia” real que actúa de forma consecuente con su entorno desde su creación.

Además de todo lo que converge en su significado y “no-significado”está su revolucionario uso de SoundCloud: cada uno de los sonidos y obras que impulsan se muestran casi como un hilo de conversación y debate; la música tan solo es la puerta de entrada y en cada caso concreto un punto específico de una crítica permanente sobre nuestra realidad occidental. (FP)

TOTAL TRAX®

Éxtasis, aunque no siempre por la velocidad. Adrenalina a un ritmo constante, aunque no liberada en función de un BPM marcado.TOTAL TRAX® busca esa hormona, y buscan a los productores y sonidos que consigan desencadenar esa reacción en el oyente, “tocarles la fibra”.

De alguna forma la ideología sonora del sello adentra al clubber en una simulación en primera persona donde la tensión no amenaza a pesar de que el deseo único sea el de salir airoso.

Escenarios con referencias paramilitares, bólidos espaciales y realidades virtuales retrofuturistas, como ya imaginaron en el decorado que nos acompañaba en la reproducción de su primera compilación como sello.

Snowy Beatz es el co-fundador de la marca junto a Blastto, y desde la capital quieren encabezar con esta editorial a una nueva generación de productores con un punto de vista compartido y en el que las reglas convencionales del 4X4 se dejaron atrás hace mucho tiempo.

Grime, Ballroom, Trance, Hardcore, Bmore y otros patrones se entrelazan con consistencia y virtuosismo en su idea de música de club, y aunque encuentran inspiración en plataformas como Night Slugs, Classical Trax o Her Records, TOTAL TRAX quiere construir su propio sonido.

TOTAL TRAX®, con su precisa y rutilante estética futurista, trata también de fidelidad y reinterpretación; que las influencias que vienen de fuera no sometan a las que conviven en nosotros y dejaron una huella real en nuestra evolución musical, social y personal. (FP)

Early Sounds Recordings

Early Sounds Recordings ya no es tan solo un colectivo, sino más bien un sonido distinguible; desde Nu Guinea a The Mystic Jungle Tribe, estos proyectos ubicados en Italia se mueven entre la cadencia Disco más inclinada a la exploración del sintetizador, la música de librería, el Funk barroco, el Rock psicodélico y los matices levemente esotéricos que apuntan a Ennio Morricone, Piero Umiliani o el Les McCann del esencial “Layers”.

En otras palabras: amantes del hardware haciendo Jazz-Funk con connotaciones espaciales, rasgos étnicos, percusiones reales y un mood entre la música Disco de P&P Records y la música de librería en nuestros días.

Durante ya varios años, Early Sounds Recordings lleva operando bajo el radar y dando forma poco a poco a una nueva comunidad de músicos y artistas italianos con un punto de vista muy personal a la hora de abordar la música de club.

Se inspiran en la ciencia ficción desde un punto místico y fantasioso, historias antiguas de planetas imaginarios, conformando sus características musicales a partir de un rico abanico de influencias.

Aunque hay delicadeza, existe la cadencia que aportan los instrumentos reales y la percusión captada en vivo; existen las espaciosas líneas de sintetizador y líneas de bajo super expresivas que un día caracterizaron al Herbie Hancock de los 70 y proyectos como los Headhunters; los desarrollos no siguen las dictaduras de la música de club, pero sí se amoldan a esas necesidades.

Cualquier composición de Mystic Jungle Tribe (Dario di Pace, Raffaele Arcella Enrico Fierroo), Pellegrino S. Snichelotto o Nu Guinea (Lucio Aquilina y Massimo Di Lena) parece existir en otra dimensión: los proyectos que definen la marca comparten rasgos impresionistas y una instrumentación orgánica que se consigue a partir de manipular hardware con vocación y hacerlo con la motivación única de la jam session. (FP)

Iberian Juke 

La historia de Iberian Juke es la de una pequeña comunidad dedicada al género Footwork en nuestro país, desde un grupo privado en Facebook a la creación del netlabel que está dinamizando y expandiendo la escena en España.

Aunque empezó a tomar forma a finales de 2014, en realidad Iberian Juke comenzó a gestarse en 2011. Fue el momento en el que el Juke y el Footwork se empezaron a adentrar en los medios especializados de nuestro país sobre música electrónica, coincidiendo con la explosión del movimiento en Europa gracias a la puerta de entrada que ofreció Mike Paradinas con Planet Mu.

Antes de aquello, los nombres de DJ Rashad o DJ Spinn tan solo recibían atención en Japón, en el famoso canal Walacam en YouTube o en la misma Chicago, aunque tan solo en el west y southside.

El electrizante y revolucionario sonido impactó como ninguna otra cosa lo ha hecho en la escena europea, contagiando y reproduciéndose a borbotones desde entonces, mostrándose amable con la hibridación, infectando el terreno experimental y convirtiéndose en un nuevo recurso.

En España, la gente que gira alrededor y sostiene CientoSesenta o Iberian Juke lleva ya tiempo compartiendo sus impresiones en grupos de Facebook, las pocas fiestas que se han podido dedicar al estilo en nuestro país o en encuentros ocasionales; los cimientos de la micro-comunidad enfocada sobre el Footwork en nuestro país se gestó en las inmediaciones de esa sala llamada “JUKE/FOOTWORK SPAIN”.

Hoy tienen un netlabel, un colectivo, una promotora, buenas relaciones exteriores y mejores intenciones. Este 2016 ha sido el de su definición: referencias fundamentales como las de Stayhigh y ejercicios de estilo como el de RIA EKIN hablan por sí solas. (FP)

Staycore / Bala Club

Cosas tan dispares comowrestling, memes, garlic bread, panic! at the disco, megabus…” son las que tienen en común alguien que vive en el sur de Francia con unos chicos chilenos de Londres. Pero todo ello se puede resumir con una misma consigna: Bala Club.

Los hermanos Uli K y Kamixlo jamás encajaron con su entorno y decidieron crear uno propio a base de ritmos Dembow combinados con atmósferas sentimentales en algunos casos y, en otros, con histeria y agresividad. El imaginario que rodea los ritmos del colectivo creado por ambos, y que se ha ido ampliando paulatinamente, nos remite a todas las filias de los artistas, y qué lugar mejor para juntarlas que Internet.

El mismo sitio donde empezaron a difundir su música y hacer sonar su nombre fue el que ha permitido que gente como RULES o Malibu se hayan podido sumar a sus filas. Pero no se han quedado en la red. Como decía, Bala Club quiere tener su propia realidad, pues sienten verdadera apatía por la que les tocó conocer, y han trascendido el plano digital para crear sus propias fiestas en Londres junto a Endgame, otro de los miembros. Un espacio de libertad donde mil sonidos tienen cabida.

De una forma similar, la familia STAYCORE también ha recorrido largo camino. De su genial “SUMMER JAMS 2K15“, inspirado sobre todo en los ritmos Dembow; a “ERELITHA“, un trabajo inspirado en la luz que explora las nuevas sensibilidades Club que la crew ha estado indagando desde hace algún tiempo.

El colectivo esta dirigido por los productores y DJs Dinamarca y Ghazal, asentados en Estocolmo, pero cuentan con activos como Toxe, Mechatok, o Mobilegirl. (AM)

Hyperdub

Algo así como precipitar el futuro es lo que Goodman ha conseguido traspasar del plano académico a la identidad del sello, adaptando la capacidad física del sonido y su potencial militar a su proyecto musical: publicar material de una familia de artistas que se mantienen a la vanguardia de las corrientes electrónicas con una fuerte carga política y social, inspirando las formas en la respuesta artística del futurismo y, más concretamente, del afrofuturismo.

Hyperdub es un sello esencial para la historia de la electrónica reciente. No solo por la divergencia de estilos y voces y por traer a la luz propuestas que han revolucionado la música, también por el poso conceptual, político y espiritual de sus referencias, que se han propagado como un virus desde su primera referencia.

Con más de 10 años de trayectoria, el sello regido por Steve Goodman sigue tan vigente como en sus primeros releases.

Este año Kode9 ha publicado nuevo disco y la respectiva adaptación audiovisual por Lawrence Lek; el álbum de Fatima Al Qadiri, tratando la vertiente política y la experimentación Grime; la nueva referencia de Jessy Lanza y su particular visión del Pop; el proyecto de Hip Hop experimental de Babyfather; el regreso de la música de DVA, la aceptación de los outsiders en la escena club con el EP de Endgame; y el nuevo disco de Zomby, “ULTRA“, una síntesis de su bagaje por la música club ordenado de una forma singular.

Este año también se han cumplido 10 años del debut de Burial, quizá el actor más trascendente en la historia de Hyperdub.

Es innegable que seguimos “envueltos en el futuro continuo de Hyperdub“. (AM)

Gqom Oh! 

Cuando los tambores comienzan a sonar, la amenaza está cerca; el Gqom tiene la particularidad de sonar como ninguna otra divergencia club bajo unos patrones convencionales, en los que el 4X4 y la cruda percusión dominan la acción.

Tal y como explicamos en nuestro artículo especial analizando la aún pequeña escena ubicada en Durban, en sus primeros estadios el Gqom recuerda a los primeros pasos de Dubstep en Londres.

El italiano Nan Kolè es junto a Lerato Phiri el co-fundador de Gqom Oh!, sello discográfico que ha conseguido la primera imagen real y completa del estilo y su comunidad, gracias a una primera recopilación que se asemeja a la determinante “Bangs & Works” de Planet Mu y que significó la entrada definitiva del Footwork en terreno europeo.

Lo insólito del Gqom es que ha conseguido llegar más pronto a Europa que a otras zonas sudafricanas lejos de Durban; se trata de una combinación de factores, el interés colonizador de la vanguardia club europea y la labor de esta joven editorial, que ha conseguido canalizar lo que sale de Durban y llevarlo hasta las tiendas de discos más importantes sin que parezca un asalto. (FP)

The Death Of Rave 

El subsidiario de Boomkat sigue forzando los límites de la experimentación electrónica con las tres referencias que ha presentado este 2016.

Obras tan conceptuales como la banda sonora de la instalación autobiográfica de Mark Leckey (autor de Fiorucci Made Me Hardcore) y el estudio de deformación y fusión ultraprecisa del Garage y el Footwork que realiza Rian Treanor.

Sin embargo, destaca sobre todo “Disruptive Muzak” (The Death Of Rave, 2016), ensayo académico en el que el autor Sam Kidel ha creado una bella pieza ambiental que reproduce a diferentes teleoperadores de Inglaterra para grabar su reacción sobre la música.

Incluye una segunda versión sin las voces para que cada uno pueda realizar su propio ejercicio. (PC)

Diagonal 

Además de publicar su disco debut para XL Recordings, este 2016 también ha sido un buen año para Powell por lo que se refiere a Diagonal, sello con el edita artistas que por lo general tienen como factor común un sonido EBM/Techno desquiciado y que gusta de proyectos “peculiares”.

Sin embargo este año también ha dado cabida a la deconstrucción rave a base de microtonos ácidos de EVOL y el delirio de N.M.O., inspirado por la actual escena electrónica en Portugal, la no-wave neoyorquina y el Techno belga. Ambos son proyectos de artistas asentados en Barcelona.

De entre las siete referencias que Diagonal ha editado este año también destacan las nuevas entregas de Container y Not Waving, In The Mouth Of the Wolf (proyecto colaborativo entre Ancient Methods y Cindytalk) y el EP más accesible que NHK yx Koyxen ha firmado hasta la fecha. (PC)

Sweat Taste 

Sweat Taste no se encuentra ajena al futuro; la joven marca vasca se siente sensibilizada con los nuevos cambios en la música de club en nuestro país desde hace tiempo, y los sonidos que llegan desde la influencia del Grime, el Ballroom o similares fuentes les representan directamente.

El sello comenzaba 2016 con una nueva apuesta: el primer EP de FOLLOWBACK, una de esas firmas que forma parte de un grupo de jóvenes que están haciendo suyas ese tipo de importaciones sonoras. “Una llave para entender donde nos encontramos” decían desde la editorial.

Además del productor madrileño, en Sweat Taste han aparecido un nuevo comienzo para el co-fundador Mark Luva (“Pæ-lim(p)-sest” llegaba desde un punto de vista más oscuro y con “coros, sirenas, bombos rolleando a través de tu pecho, claps asesinando”), proyectos como NEV-LITURGY, el ensayo sonoro sobre la violencia de Oaht y el Hip Hop instrumental de AbsoluteTerror.

Proyectos jóvenes que van alineándose sobre una ruta estética y conceptual ultramoderna y que no teme agrietar los modelos establecidos. (FP)