#Roundtable

Un pilar en constante evolución

Repasamos el cambio de la figura del productor en términos creativos, de visibilidad y retribución. Nombres de la escena argumentan la creciente importancia de éste en tiempos de Internet y de evolución del Hip Hop.

21.08.17
Aleix Mateu

808s, tresillos, bocinas y gritos de fondo, o percusiones de Garage y líneas de voz femeninas.  Sonidos impensables en el Hip Hop nacional que había dominado público y mercado ibérico hasta hace algunos años.

No hablaríamos de un nuevo estatus para el Hip Hop nacional sin ellos, los productores.

Su papel ha sido clave para la configuración de un sonido contemporáneo y diverso, a la vez que impulsivo y expeditivo.

Parece haber nacido de dentro.

Rotos los prejuicios contra los sonidos que divergen del boom bap más estricto, estos artistas se han liberado de cualquier corsé para dejar brotar unas influencias tan dispares como enriquecedoras.

Un rédito que cobra nuestra música.

La brecha generacional que se ha vivido en este género en reclusión tiene un claro responsable.

Ya no acudimos a los discos de nuestro primo, ni tan solo tenemos que acudir a lo que escuchan nuestros amigos.

Cada cual hace su búsqueda y se construye su propio ADN musical. Un definición del gusto a través de infinitos enlaces de Internet, rastreables como si se tratara de Blockchain, o no.

Esta identidad se ha traducido en un gran número de propuestas musicales distintas que han forzado el cambio, tanto por sus propios medios como colocando a determinados MC’s y vocalistas al frente.

Hablar del colectivo de los productores como algo único y firme sería simplificar y homogenizar un colectivo tan diverso como nombres podamos contar.

A pesar de ello se enfrenten a retos comunes a la hora de relacionarse con la incipiente industria musical nacional.

Como canalizar sus aspiraciones creativas, como hacerse un hueco en la atención de clickbait que recibe el “Trap” o como dejar la forma de su culo en el sofá de la nueva casa para sus ritmos: el club.

Para analizar el estado actual del gremio, hemos hablado con distintos miembros de la escena para valorar este cambio al que está sometido tanto el Hip Hop como su propia figura.

Como ha cambiado el papel del beatmaker y del productor y como van agrandando sus propios límites, y como están siendo valorados por el público.

Hoy la palabra es de aquellos que nunca la toman.

Invitados:

Jayeem: Productor de Future Garage y Wave Music miembro del colectivo withered junto a otros talentos de la electrónica y el Hip Hop.

Oddliquor: Productor y vocalista de R&B con una trayectoria en fase de despegue que vislumbra cumbres altas. En su faceta como productor está relacionado con proyectos musicales como el de Nathy Peluso.

Alicia Álvarez: Periodista y profesora especializada en música urbana y nuevas tendencias en el Hip Hop.

Absolute Terror: Productor relacionado con los principales nombres del Hip Hop nacional y con una trayectoria en solitario a través de labels como Sweat Taste.

¿Trazarías una línea divisoria clara entre beatmaker y productor en el Hip Hop contemporáneo?

Jayeem: A día de hoy para mi el término beatmaker está algo desfasado. No hace falta indagar mucho para ver la transformación que ha sufrido el “Hip Hop” y entender que no hace falta ser el anterior productor de beats para entablar un proyecto relacionado con ello.

Oddliquor: Debemos. De todas formas la palabra beatmaker me suena feísima, me huele como a cueva. Para mi no existen ni productores ni beatmakers, solo músicos artistas que se unen con otros artistas para dar armonía y dinamismo a su proyecto.

Alicia Álvarez: Creo que ahora mismo ya no hay una línea tan clara que divida ambos términos como la que podía haber hace diez años por ejemplo. Como está ocurriendo con todo lo relativo a la música las etiquetas y categorías cada vez están desdibujando más sus propios límites.

Otra cosa que hay que tener en cuenta ahora mismo es que, sobre todo a nivel underground, no se hacen tantos discos como tracks sueltos, y la figura del productor como tal estaba más vinculada al concepto de álbum, de un producto más consistente por decirlo de alguna manera.

Absolute Terror: Depende del caso concreto ya que existen beatmakers que a la vez son productores pero su único interés es crear pistas para otros artistas y también de la forma de trabajar del artista, ya que el espectro es tan grande que podemos trazar la línea pero a la vez no.

Es indudable que el género ha sufrido un gran cambio. ¿Crees que ha cambiado también la figura del beatmaker y del productor?

Jayeem: A eso me refería. No hace falta irse muy lejos para ver que el género del hip hop tal y como lo conocíamos se ha difuminado, y yo creo que la gran culpa de todo esto es la figura de los compositores y productores musicales, y por ende de la industria.

Oddliquor: Me atrevo a decir que el 90% de artistas actuales tanto nacionales como internacionales, sin su productor no son ni la mitad de lo que lucen. Hoy el productor no solo se encarga de crear de 0 la música de tu canción, sino que también maquilla tu voz para que suenes de puta madre, la ajusta y la coloca.

Aparte es de sentido común. Cualquier canción que escuches hoy ya sea en la radio, en la televisión o internet, te das cuenta de que se ha toqueteado.

Alicia Álvarez: Sí. Creo que ha ido en paralelo. La figura oldie del beatmaker ha ido ampliando sus funciones hasta llegar a mimetizarse con la del productor. Para establecer un paralelismo desde el periodismo, por ejemplo, la figura del “cronista” ya no tiene vigencia, ahora lo que hay es una tendencia a la figura de “periodista total” o la multidisciplinariedad.

En la música ocurre lo mismo, por eso lo que antes conocíamos como “beatmaker” es un concepto que se ha visto obligado a evolucionar hacia algo más amplio.

Absolute Terror: Quizás el mayor cambio sea mediático a la hora de visibilizar a los artistas que están detrás de los beats. La figura de ellos como tal no ha sufrido ningún cambio, ya que tenemos desde ejemplos más cercanos de productores que a la vez son beatmakers como Nujabes o J Dilla hasta más lejanos como Dj Paul o el propio Juicy J a principio de los 90.

Ellos creaban beats para otros pero a la vez eran capaces de sacar trabajos llenos de música que habla por sí sola.

Lo que creo es que han aumentado las posibilidades de crear una carrera en solitario sin tener que producir a X o a Y, cosa que hace unos años era muy difícil.

Tiempo atrás hubo un debate sobre la poca visibilidad del beatmaker/productor. ¿Crees que esto ha cambiado o todavía hay una falta de reconocimiento?

Jayeem: Bueno, aún hay gente que se limita a producir a mc’s y en ese caso es normal que no tengan reconocimiento, al menos en nuestro país. Te puedo contar con los dedos de una mano los productores que tengan algo de reconocimiento solo habiendo producido a raperos y sin embargo me faltan miembros para nombrarte gente que tiene el apoyo de mucha gente dentro y fuera del país habiendo producido 4 temas contados a 1 o 2 raperos.

De todas maneras este debate lo veo ya un tanto anticuado, se trata del país en el que estamos y del público que tenemos y no es su culpa en absoluto; son los años que nos preceden. No estamos educados para los nuevos géneros que nacen y solo logramos entender aquello que ya ha conseguido hacerse un gran hueco en la industria de otros países, y puedo hablar del trap como de cualquier otro género que suena en los 40 principales. Creo que la norma general es, primero allí y luego aquí.

Oddliquor: Parece que está cambiando, pero ni por asomo. Aun sigo escuchando y viendo “Este es Pakito, el productor de X” entre otras frases, como si fuese el perrito.

Alicia Álvarez: Está cambiando pero quedan cosas por hacer. Hace algunos años el productor parecía más parte de un proceso mecánico que de la obra en sí misma o de la puesta en escena; ahora ambas figuras tienen casi el mismo protagonismo.

Hace algunos días Skyhook publicaba en sus redes que la revista i-D no le había nombrado en ningún momento en el estreno de uno de los vídeos de su último trabajo con Pedro LaDroga. Hace algunos años no hubiera pasado nada, no creo que R de Rumba se indignase porque no le nombraran al hablar de uno de los temas de Violadores del Verso LOL pero ahora estamos en otro mood obviamente.

Absolute Terror: A nivel de reconocimiento hay un escalón muy grande que no debería existir, no debería ser 0 o 1, o si te reconocen o no. Es como si no hubiera punto medio. Veo a diario como productores/beatmakers pasan de hacer sólo música a sus colegas, a estar súper de moda solo por haber producido a este o al otro, sin valorar toda su carrera anterior, que por lo general suele ser bastante talentosa.

Muchos de los productores de Hip Hop se han movido hacia géneros más creativos. ¿Cuál ha sido en vuestro caso y por qué crees que ha habido esta evolución?

Jayeem: Yo recuerdo haber empezado a producir gracias a J Dilla. Siempre me pareció gratificante como un tipo que hacía beats tan descarados y bonitos pudiera, aparte de tener un sonido más que personal, tener featurings con otros MC’s y su nombre saliera primero.

Creo que ahí fue cuando empecé a desvincularme del todo de la escena y empecé a escuchar otros géneros, sin barreras. Evidentemente la segunda referencia más importante de mi trayectoria sería la de Burial. El misterio que despertaba y la humanidad de sus canciones fue lo que me hizo evolucionar hasta el día de hoy. Copiando esos patrones y esas vibes me di cuenta de que podía hacer muchísimas más cosas de las que hasta hacía poco no me atrevía: fue una verdadera caja de pandora.

Desde entonces he ido evolucionando a otros sonidos y el hip hop también ha ido de la mano con este avance, hasta tal punto de que he producido por ejemplo a Dellafuente en su último disco. Lo ideal es que todo avance, si lo hace la sociedad que lo haga la música y si todo puede convivir en perfecta armonía, ¿por qué nosotros no?

Oddliquor: Culo veo, culo quiero.

Alicia Álvarez: Hmmm pues mira creo que va todo en la misma línea. Uniéndolo a esa evolución del concepto de beatmaker del que hablaba antes, su mutación ha obligado a esta figura a crear una visión mucho más amplia y a abrirse a más posibilidades y combinaciones.

También considero que la fusión del hip hop con otros géneros que miran a la pista de baile (o simplemente con otros géneros como el R&B o el pop) ha influido en este sentido. En realidad esto no deja de ser algo natural creo y volvemos a lo mismo del principio: cada vez hay menos rigidez en cuanto a las etiquetas.

Lo que puede ser más concreto o específico en el caso nacional es que nos ha costado mucho salir de bombo y caja y esto quizá a los productores -digamos- más creativos o vanguardistas les ha obligado a moverse a otros géneros.

Absolute Terror: Desde que comencé mi trayectoria quise hacer música igual a las tapes de DJ Screw o DJ Squeeky, con la misma influencia del sur de Estados Unidos en los 90, mezclándolo con sonidos más actuales. Más que evolución lo que he sentido ha sido la necesidad creativa de hacer música con otros, ya sea con artistas vocales o con otros productores.

A pesar de ello, muchos siguen haciendo instrumentales para vender, “beats 4 sale”. ¿Como funciona este negocio? ¿Te pones limitaciones o todo vale? ¿Como crees que afecta esta relación rapper-beatmaker al Hip Hop?

Jayeem: Yo no hago beats 4 sale y si algún día lo hago es porque realmente necesito la pasta o porque tengo otro alter ego –s/o to hidden y v-tek- pero si que es cierto que como dije antes, puedo producir a algún artista de la escena como por ejemplo Dellafuente.

Sé que él me escucha desde que empecé y yo a él igual y sabemos ambos perfectamente de que pie podemos cojear a la hora de hacer algo juntos. Por otro lado, no estoy en el negocio de los beats 4 sale pero lo respeto; tengo colegas que sacan pasta de esto a ful. Yo prefiero otra cosa con lo mío, puesto que tengo otra concepción de mi música.

Oddliquor: Aplaudo a todos esos valientes que después de tirarse horazas creando tienen el coraje de venderlo por 2 duros para sacarse unos chines. De verdad. Yo no puedo. Tampoco creo que esto afecte, cada uno elige la clase de productor que quiere ser y cada artista elige la clase de productor con el que quiere trabajar.

Alicia Álvarez: Mira esto es una cosa que me suelo preguntar cuando veo que algún productor anuncia que vende sus beats a través de internet. Me imagino que tampoco afecta de forma reseñable, al ser más observadora que participante en este proceso, quizá mi visión no tenga que ver con la de los propios productores y raperos.

Pero supongo que son cosas diferentes, que el productor puede hacer por un lado ritmos para vender y por otro creaciones más personales o que le vinculen de otra forma a la figura del rapero.

Absolute Terror: Siempre he pensado que lo mejor es no ponerte limitaciones en ningún aspecto. Actualmente hay mil plataformas para vender tus beats con muchos tipos diferentes de licencia, pero lo que creo que no abunda es el estilo propio, ya que en el “beats 4 sale”, el negocio por excelencia son los “Type Beats”.

Siempre escuchas el típico: “ quiero que suene a…”.

¿Crees que es una forma de poner una barrera entre proyectos más ambiciosos y personales y los que sirven para ganar dinero?

Jayeem: En absoluto, hoy en día hay una gran escena de productores en USA y UK que sacan mucho dinero produciendo temas de uso libre y luego temas exclusivos con miles de reproducciones en SC y no pierden identidad. La escena hoy en día es otra cosa, no hay beatmakers, hay productores y ellos son los que mandan.

Oddliquor: Como ya he dicho antes, cada uno elige la clase de productor que quiere ser.

Alicia Álvarez: Sí, de la misma forma que también puede ser que del vínculo que se crea a partir de una de estas creaciones más “frías” aparezca una relación más personal o un vínculo más estrecho que se materialice en otro proyecto más ambicioso.

Creo que son productos distintos de los que el beatmaker puede beneficiarse en cuanto a ver esa venta de beats no solo como un proceso para conseguir dinero sino también a modo de “escaparate de tienda” del propio artista, una especie de muestrario donde expone un tipo de colección de obras que no son las mismas que hace al vincularse directamente con un rapero concreto a priori.

Absolute Terror: Nunca me he encontrado con alguna barrera de este tipo. He hecho música sin pretensión de que nadie la utilice como beat y al final la he acabado vendiendo, o incluso, al venderla como leasing ha funcionado de las dos formas: artistas han rapeado encima y DJs la han pinchado en clubes simultáneamente.

¿Puede ser una medida para evitar problemas posteriores con los MC’s (respecto a repercusión en Youtube, etc.)? ¿Cómo valoras estos problemas?

Jayeem: Yo no, quizá lo máximo llamarme hipócrita por decir que el rap me da asco, literalmente. Y es que la gente no conoce esto por dentro y conoce solo a los raperos por sus temas… yo he conocido a unos cuantos incompetentes que me han quitado las ganas de hacerle música a nadie.

Oddliquor: Esto pasa por la falta de comunicación pura entre ambos. No hay cosa que no mueva el interés. Si a mi me mola lo que haces, y a ti te mola lo que hago, do the right thing, pero luego no vale arrepentirse. Queda feo.

Alicia Álvarez: Me parece lamentable que haya artistas que se nieguen a pagar las instrumentales o que haya que perseguirlos para que lo hagan. NO puede ser que porque seas un artista reconocido y el productor se lleve cierta fama por tu nombre como rapero/vocalista/watever eso ya sea el pago.

Ya sé que es una visión muy romántica porque el productor puede decir “es que saco beneficio de su nombre” pero es jodidamente asqueroso, sobre todo porque si eres un artista reconocido tienes el dinero para pagar. Vuelvo al periodismo, ¿tendríamos que escribir gratis para FACT/Resident Advisor/Pitchfork porque son medios internacionales y reconocidos? PUES MIRA NO.

Eso lo único que hace es ir en contra del proceso creativo de ambos artistas (de beatmaker y de rapero) y al final de todos, porque es un poso que queda ahí, que al final tu ritmo está en una canción de Young Thug, A$AP Rocky o quien sea pero que no te han pagado, te han tratado como algo insignificante (o te has dejado tratar como tal aceptándolo).

Absolute Terror: La verdad es que me he encontrado con algún problema, pero gracias a ello me he dado cuenta de lo que más te interesa y musicalmente he pillado ese camino.

La popularización del Hip Hop y su unión con la música de baile ha hecho que muchos productores tengan más espacios en Clubs y Festivales. ¿Qué alternativas tiene el productor o beatmaker ahora? ¿En qué puede afectar al artista más allá del dinero?

Jayeem: Ahora mismo los productores tenemos bastantes alternativas; hemos estado en carteles donde no había ningún rapero pinchando o incluso haciendo directos. Hay festivales a los que no va ningún rapero, eso no es nada nuevo. De hecho creo que es el hip hop el que tiene cabida en los festivales ahora gracias a los productores y la evolución que han significado en el género.

Oddliquor: Alternativa económica ninguna salvo que te pongas a pinchar. Alternativa placentera, hacer como lo hacen fuera, el nombre del productor lo primero, y luego el artista como ft.

Alicia Álvarez: Como tú dices tienen más ejes de acción, lo llevamos viendo algunos años en un festival como Sónar (este año con dj sets de productores nacionales como Judah o Sandro Jeeawock) y por lo tanto más escaparates en los que mostrarse. Supongo que pensando más allá del dinero de los bolos, la clave está en que les salgan más proyectos a raíz de las actuaciones, proyección internacional…

Lo interesante precisamente de esto está en algo que señalabas antes, si el productor se abre a otras escenas más allá del rap va a tener más cabida en diferentes citas que no sean exclusivamente de rap (que, por cierto, apenas quedan en España porque fueron cayendo cuando el rap más old school dejó de vender y la gente aceptó la llegada de las nuevas generaciones). Es decir, un mismo productor de muchos de los que tenemos ahora mismo pueden perfectamente aparecer tanto en un line-up de –por ejemplo- ritmos latinos, como en uno más electrónico.

Hace algunos meses, por ejemplo, La Casa Encendida llevaba a Steve Lean (en dj set) y dentro de un cartel en el que compartía escenario con artistas como Yves Tumor o Gaika (al final Steve no pudo ir a la cita pero no me estoy refiriendo a eso sino al hecho de que formara parte del evento). 

Creo que esa es la dirección hacia la que deberíamos ir, es decir, valorar a los productores en todas sus facetas y puestas en escena posibles. Dándoles la relevancia que merecen desde todos los ámbitos (esto incluye que reciban dinero por su trabajo –muy loco- o que la prensa les trate como lo que son: parte de la obra).

Absolute Terror: Personalmente jamás me había planteado pinchar en un club, pero desde que la gente de TRILL me dió esa oportunidad, he continuado pinchando en distintas fiestas, descubriendo una nueva vía para mostrar mi música que nos permite a los productores salir de “la cueva” y acercarnos a otros artistas.

He leído a más de una persona decir que en España hay más talento a nivel instrumental que no al micrófono. ¿Cómo valoras el momento?

Jayeem: Que tienen toda la razón, pero no solo hay productores en el trap… hay gente que no hace beats a nadie y sin embargo todo el apoyo que les falta en España lo tienen fuera. Es el caso de mis compañeros de Withered, antes de casi nadie estaba Kareful, Wavemob y esa gente dando apoyo o incluso Margari’s Kid en Cosmic Bridge y sonando en todos los mixes del Dj Plastician mientras como él dice, “en su barriada” no le conoce ni dios.

Oddliquor: Pienso que hay algún que otro genio que consigue hacer hits con una instrumental básica y lineal nada llamativa. Pero sí, en lineas generales el nivel instrumental destaca por encima indudablemente. Como he dicho antes, sentido común.

Alicia Álvarez: A mí me parece brutal el nivel que tenemos de productores. No sé si hay más talento a nivel instrumental, no me gusta comparar, pero no se puede negar que el nivel que tenemos de productores es espectacular.

Muchos de ellos además de producir también cantan, véase One Path, Miguel Grimaldo, Pedro LaDroga, High Kili o Niño Maldito. Productores como Alizzz, Steve Lean, Skyhook, Fake Guido, Royce Rolo y toda la crü de Banana Bahía… no sé, son muchos pero todos tienen una calidad brutal y en producciones muy distintas.

Creo que es el momento perfecto para que se proyecten no sólo fuera de la escena “rap” -aprovechando el momento de fusión por el que pasa este género- sino también fuera de España.

Absolute Terror: La música actualmente está viviendo un tiempo de cambio y experimentación que a mi me ha permitido trabajar con artistas como Lil Peep o Brennan Savage, que con un beat muy muy simple han hecho un pedazo de tema.

Es posible que en España hace unos años sí hubiera ciertas carencias con el micrófono, pero personalmente creo que se están haciendo cosas muy interesantes tanto instrumentalmente como al micro. Aún así, todavía queda trabajo por hacer en ese sentido, pero es cuestión de tiempo.